Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cuauhtemoc Mavita E. escriba una noticia?

Corrupción, impunidad y cinismo

02/05/2012 06:17 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

Se nos califica como un país de corruptos en el cual se ha perdido la capacidad de asombro para reemplazarla por el cinismo

Cuauhtémoc Mávita E./Periodista

El orador, un político de “izquierda” forjado a la usanza mexicana, subió al estrado y nos desafió a todos: ¿Por qué los funcionarios de gobierno y los representantes políticos, empezando con el Presidente de la República, hacen y deshacen con los recursos públicos, y no se les enjuicia para que respondan por sus actos, muchos de ellos tipificados como robo, peculado, malversación de fondos, desvío de recursos, y entre otros el tráfico de influencias y el nepotismo?

Ese personaje que ponía en ese momento “el dedo en la llaga” era José Gerardo Fernández Noroña quien, independientemente de su formación ideológica e inclinaciones políticas, acostumbra ser muy “claridoso” y por lo general juega con la información que supura el sistema político.

Y mencionó una frase muy manoseada con la cual se nos califica en el mundo, pero no por ello mordaz y vergonzosa: vivimos en un país de corruptos en el cual, por la extensión y propagación de la corrupción, hay muchos que han perdido su capacidad de asombro para reemplazarla por el cinismo.

Fernández Noroña increpaba a los diputados federales sobre los porqué se le tienen tantas consideraciones al presidente y a su equipo de colaboradores, aún cuando estos son los inmediatos responsables de presuntos ilícitos cometidos en contra del Estado y por consiguiente de los gobernados que, finalmente, somos los que sostenemos a este país, a las entidades federativas y a los municipios. En respuesta solo obtuvo el sarcasmo, la gritería nefasta encaminada a desviar la atención, y la indolencia ante un reclamo que exige sea atendido,

Sin embargo, esas conductas no son privativas de los diputados federales o del Senado, sino que se padecen también en los congresos estatales y en los gobiernos municipales. Da la impresión que la política es una patente de corso para saquear las arcas públicas en beneficio propio y de los incondicionales que le siguen el juego a quienes detentan el poder. Por algo somos el país o la entidad de los corruptos, y esto es que en este caso solo estoy haciendo referencia a la corrupción política.

De acuerdo con el Indice de Percepción de la Corrupción (IPC) de Transparencia Internacional (2011), México es el país más corrupto de los 34 que integran la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), y ocupa asimismo la posición 100 de 183 países en el mundo con un índice de 3.0 en una escala donde 0 es la mayor percepción de corrupción y 10 la menor percepción; es decir, somos súper corruptos. Ese es, quizás, el único lugar que mantenemos sin esforzarnos mucho.

México es el más corrupto de los 34 que integran la OCDE

Ser corrupto en México, parece ser propio de la naturaleza del mexicano y no tan solo de los políticos, y ante lo cual este problema no se soluciona con la alternancia política. 71 años de PRI y 12 de PAN son testimonio de corrupción y corruptelas.

En 2000, Vicente Fox se comprometió a terminar con la corrupción y esta se agravó desde el momento que se dio cuenta que estaba en una posición inmejorable para hacer negocios desde el gobierno. Son públicos los actos de corrupción como la impunidad que existe alrededor de ella. La justicia se vuelve selectiva: para estos sí, pero para estos no.

Hace tiempo se le preguntó a Carlos Ugalde, ex titular del Instituto Federal Electoral (IFE) y quien pasó a la historia por la posición asumida por el IFE en la elección presidencial del 2006 en la que se le otorgó el triunfo al panista Felipe Calderón y se hundió al “presidente legítimo de México” Andrés Manuel López Obrador: ¿Qué ocurrió? ¿Por qué al parecer somos más corruptos que antes? ¿Falló la democracia? ¿Fallaron las personas? ¿Falló el sentido común?.

- Sin excepción, dijo, todos los indicadores disponibles señalan que México padece un problema grave de corrupción y que sus altos niveles no mejoraron con la alternancia política de 2000.

Pero afirma que: “En México, el camino para acotar los niveles de corrupción que merman el crecimiento económico y el intercambio político es de doble vía: implica crear instituciones políticas y administrativas que la restrinjan, pero también promover una cultura política y una educación cívica que rechacen a la corrupción, al influyentismo y al nepotismo como métodos de intercambio político y como formas de vida”. Eso asienta.

Sin embargo, aunque esas instituciones han sido creadas el mal se extiende, el cinismo prolifera y la clase política es cada día más obesa al engullirse sin recato los recursos públicos. ¿Qué se puede hacer? ¿retirar el fuero y encerrar tras las rejas a los representantes políticos ladrones? Piénselo.


Sobre esta noticia

Autor:
Cuauhtemoc Mavita E. (70 noticias)
Visitas:
422
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares
Organizaciones

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
0
+ -
Responder

NICHO ROD (04/06/2012)

MUY BIEN LIC. PERO RECUERDA EL DICHO QUE REZA ASI
PERRO QUE COME HUEVO, AUNQUE LE ROMPAN EL HOCICO.
POS ENTONCES EMPEZEMOS MATANDO LOS PERROS.