Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cronicasrevista escriba una noticia?

La CorteIDH evalúa las garantías de extradiciones a China en un caso de Perú

06/09/2014 15:54 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageAgencias

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) trató este miércoles en una audiencia de las salvaguardas para las extradiciones a China desde países de América Latina, a partir del caso de un ciudadano chino contra el Estado de Perú.

El tribunal de mayor nivel sobre derechos humanos de la región no se ha pronunciado nunca sobre las garantías que deben respetarse en los procesos de extradición, por lo que su dictamen sobre este caso abrirá un nuevo área de jurisprudencia.

En la audiencia de hoy, celebrada en Asunción como parte del 51 periodo extraordinario de sesiones de la Corte, se puso en tela de juicio tanto el proceder del Estado peruano en el proceso contra Wong Ho Win Wong como si China cuenta con un sistema legal justo.

El ciudadano chino, solicitado en extradición a Perú, está privado de libertad desde 2008, aunque en los últimos tres meses en arresto domiciliario, según dijo a Efe su abogado, Luis Lamas Puccio.

China le acusa de contrabando de mercancías por un valor de 150 millones de dólares, una operación que privó al erario público de 100 millones en recaudación tributaria, según testificó ante la Corte Interamericana Bingzhi Zhao, un perito presentado por el Estado peruano.

"China no ofrece las garantías mínimas necesarias como para poder afirmar categóricamente que Wong Ho Wing si fuera extraditado no podrá ser sometido a tratos crueles e inhumanos", aseveró Lamas.

Le apoya la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), la entidad que envió el caso a la Corte, cuyo representante en la audiencia, James Cavallaro, denunció el empleo "amplio" de la tortura en China y "el uso indiscriminado y en secreto de la pena de muerte".

El Estado peruano intentó refutar esa imagen de China con el testimonio de dos expertos legales de ese país, que defendieron su sistema judicial.

Bingzhi, profesor de derecho penal, enfatizó que Wong no puede ser condenado a muerte, pues una reforma legal en 2011 eliminó esa pena para el delito de contrabando con mercancías comunes, es decir, cuando no se trata de material atómico, por ejemplo.

El acusado podría recibir una condena que va entre 10 años y cadena perpetua, explicó Bingzhi, quien dijo que un supuesto cómplice de Wong ya juzgado en China cumple 13 años de prisión.

Aunque el Gobierno de China ha asegurado que Wong no recibiría la pena de muerte, el Tribunal Constitucional peruano consideró que las garantías ofrecidas eran insuficientes, pues las autoridades de Pekín no han demostrado ante la ONU "que garantice la tutela real del derecho a la vida".

Por ello, esa corte ordenó en 2011 al Ejecutivo peruano a abstenerse de extraditar a Wong, una resolución que es inapelable.

El Estado peruano señaló en la audiencia que ha cumplido con ese dictamen, pues no lo ha enviado a China, aunque tampoco lo ha dejado en libertad, un argumento para el que se apoyó en el testimonio de un tercer perito, Víctor García Toma, un exministro de Justicia.

En cambio, la CIDH opina que tras el dictamen del Tribunal Constitucional el Ejecutivo ya no tiene ninguna base legal para mantenerlo arrestado, por lo que pidió a la CorteIDH que ordene al Estado que deniegue formalmente la extradición y ponga punto final a ese proceso contra Wong.

También acusó al Estado de cometer irregularidades, al no reclamar a China, por ejemplo, cuando en su petición de extradición original el Gobierno chino omitió mencionar que Wong podría ser condenado a muerte por el delito que se le imputaba, como decía la ley antes de la enmienda de 2011.

En su testimonio, Bingzhi citó como precedente el caso de Lai Changxing, en el cual Canadá aceptó las garantías de China para mandar a ese ciudadano de vuelta a su país, donde fue condenado a cadena perpetua en 2012.

Lai también estaba buscado por operaciones de contrabando, con las que según China dejó de pagar 1.500 millones de dólares en impuestos.

Canadá le deportó a China en 2011 por violaciones de las normas de migración, ya que los dos países no cuentan con tratado de extradición, aclaró el perito.


Sobre esta noticia

Autor:
Cronicasrevista (4993 noticias)
Fuente:
grupocronicasrevista.org
Visitas:
56
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.