Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Crear metodología formativa en la que se fusione cuerpo y voz

02/06/2009 07:43 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Er actor o actriz es más que subir a un escenario y representar un personaje, es un papel que exige una formación integral, contar con otros conocimientos artísticos que vayan más allá de la actuación. Esta es la convicción que lleva a Micaela Gramajo a emprender su propia metodología de entrenamiento para ser una actriz integral. Para lograrlo, cuenta con una beca del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes (Fonca), de Conaculta, dentro del rubro Creadores Escénicos del Programa Jóvenes Creadores. Tal sistema está conformado por tres tipos de enseñanza que está recibiendo Gramajo: corporal, vocal e instrumental. Tres elementos que, desde su punto de vista, la están enriqueciendo para mejorar su papel como actriz. Gramajo, egresada de la Facultad de Filosofía y Letras de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), comenta que a partir de esta metodología está explorando en la musicalidad del actor, bajo la premisa de que éstos pueden recibir un entrenamiento, a partir de esta disciplina. Explicó que si bien este proceso lo aplica primero en su persona, no descarta que en un futuro pueda compartirlo con los colegas, pues está convencida de sus efectos positivos: "Yo planteo que la música puede servir como una herramienta de formación, pues posee muchos elementos que la vincula con el trabajo teatral. Recibir un entrenamiento a partir de esta propuesta considero que puede expandir las capacidades de un actor". El detonador para crear esta metodología fue la propia experiencia de la joven de 33 años dentro de los escenarios. Desde que egresó de la carrera comenzó a realizar varias obras de teatro donde tenía que cantar o tocar un instrumento, y al no dominarlos esos territorios, tuvo que resolver la situación durante la marcha. Frente a esas situaciones adversas, pensó que debía ampliar sus conocimientos artísticos: "Por desgracia, en otros países, los actores ya salen dominando otras artes, como cantar o tocar un instrumento, no sólo la actuación. Aquí no ocurre tanto, con sus excepciones". Para hacer frente a las exigencias del teatro mexicano, Gramajo pensó en diseñar su propio entrenamiento profesional. "Me acuerdo que cuando estuve en la obra Zorros chinos, de Emilio Carballido, dirigida por Carlos Corona, yo estaba aún muy verde, estaba en la escuela". "El reto era grande porque no sólo se hacían varios personajes, sino que había que manipular distintas clases de títeres, además tocar la flauta y cantar. Fue algo que padecí, tenía miedo porque no tenía las herramientas para hacerlo", precisó. Al preguntarle si actualmente existen actores y actrices con una preparación integral, respondió: "Considero que no habría que hablar de cantidad, porque los compañeros se van especializando en lo que les gusta y no necesariamente tienen que tomar un curso para aprender a tocar un instrumento por ejemplo. Su formación dependen de sus intereses". Respecto de si con su planteamiento formula una invitación a que sus colegas enriquezcan su trabajo con el aprendizaje de otras artes, expuso: "Claro que es algo que me gustaría que se subrayara más en las escuelas de teatro, aunque más bien yo pensaría que a todas las escuelas en general, es decir, para que uno desde pequeño tenga acceso al mundo de las artes, como la música. Estoy convencida que debiera ser parte del quehacer educativo en general". Desde noviembre pasado, Gramajo se ha sometido a una rutina de entrenamiento intensa desarrollando los tres elementos propuestos en su metodología personal. Será en octubre cuando concluya este proceso. Por lo que se refiere al ámbito corporal, está tomando talleres de danza contemporánea, especialmente con Antonio Salinas, quien domina las técnicas de release y contact. En la parte vocal, está llevando a cabo cursos donde no sólo se explora la musicalidad de la voz, sino la colocación y liberación de ella. También participó en algunas sesiones de canto, armonía, solfeo y teoría musical. Actualmente participa en una comedia musical que está favoreciendo su entrenamiento. La parte instrumental es completada con clases de violonchelo con la maestra Pilar Gadea. La decisión de elegir este instrumento se debe al gusto personal que tiene la joven actriz por éste; considera que contribuye a sensibilizar mucho el oído. Participante de montajes de gran éxito en taquilla, como El enfermo imaginario y Malas palabras, la becaria comentó que durante estos meses de entrenamiento ha regresado a una dinámica ardua que le permite confrontar sus conocimientos y reafirmar su tesis de que un actor integral puede enfrentar con mayor profesionalismo el reto que impone el escenario. Asimismo ha podido comprender que ya es momento de dejar de separar las disciplinas artísticas, pues "quienes nos desempeñamos en el mundo de la cultura, requerimos de todas las artes".


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
186
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.