Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Creará la Fundación Nobel nuevo centro de operaciones.

09/12/2011 05:46 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Recientemente la Fundación Nobel, creada por el físico sueco Alfred Nobel, que falleció el 10 de diciembre de 1896, anunció la futura creación de un centro de operaciones en Estocolmo. La fundación señaló que la creación de este centro “destacará el papel de Estocolmo y Suecia como la ciudad y patria del Premio Nobel.” Además destacó la importancia de este nuevo centro, al afirmar que mientras Oslo, ciudad donde se entrega el Premio Nobel de la Paz, posee un sitio destinado a ello, y que en Estocolmo sólo se cuenta con un museo. La inauguración de la nueva sede, que también integraría un museo, se prevé para 2018 y se estima tendrá un costo de 145 millones de dólares. El creador de estos galardones, Alfred Bernhard Nobel, nació en Estocolmo el 21 de octubre de 1833, a los nueve años se traslada con su familia a San Petersburgo, Rusia, donde su padre, ingeniero de profesión, había instalado una fábrica armamento que quebró en 1859. En esa ciudad, donde pasó gran parte de su juventud, Nobel y sus hermanos recibieron una educación centrada en las Ciencias Naturales y Humanidades. Debido a que vivió en varias ciudades, llegó a dominar cinco idiomas, el sueco, ruso, inglés, francés y alemán. Su dominio de estas lenguas queda expuesto en su correspondencia, que carece de errores gramaticales e idiomáticos. Entre las aficiones del científico se encontraba la literatura, que disfrutaba ya fuera leyendo o incluso escribiendo, aunque el mismo destruyó varios de los poemas escritos en su adolescencia, a excepción de uno autobiográfico, escrito en inglés, del que entregó algunas copias a sus amigos. En 1863 regresó a Suecia, donde continuó las investigaciones que había realizado en torno a los explosivos. En 1864 una explosión de nitroglicerina mató a cinco personas, entre las que estaba su hermano menor y este hecho lo llevó a buscar el desarrollo de un método para controlar con seguridad este elemento. Esto lo consiguió en 1867 cuando al absorber la nitroglicerina en un material poroso, como la tierra de diatomeas, creó un polvo que podía ser quemado al aire libre sin que explotara. Esto sólo ocurriría mediante un detonador eléctrico o químico, dando como resultado la dinamita. El uso de este nuevo material hizo que las industrias de la construcción y la minería progresaran como nunca antes lo habían hecho, sin embargo, la aplicación de la dinamita en la fabricación de explosivos se generalizó, al punto de hacerle acreedor al mote de “mercader de la muerte”, no obstante sus labores humanitarias. Asimismo generó otros materiales explosivos como la gelignita y la balistita, inventos que patentó y además creó compañías para comercializarlos y que ubicaron en Estocolmo, Hamburgo y Nueva York. Muchos de estos inventos fueron empleados en la industria militar, para la que expresamente había creado algunos de ellos. Eso le permitió amasar una fortuna que acrecentó con la inversión en pozos de petróleo en el Cáucaso. Además de su faceta científica desarrolló su gusto por la literatura, culminándolo con la publicación de “Némesis”, obra en prosa que fue editada durante su agonía, pero que por haber sido considerada escandalosa y blasfema, fue destruida casi en su totalidad. De esta destrucción sólo pudieron salvarse tres ejemplaras, actualmente existen únicamente dos ediciones de la obra, una sueco y otra en francés. Alfred Nobel llegó a ser propietario de varias fábricas establecidas en 20 países dedicadas a la elaboración de explosivos, además de 355 patentes. Sin embargo, debido al uso que habían tenido sus inventos en la industria armamentista y los daños que pudieran haber causado a la humanidad, Nobel desarrolló cierta culpa que lo motivó a legar la mayor parte de su fortuna para la creación de una fundación encargada de reconocer, de forma anual, a quienes hubieran hecho algo en beneficio de la humanidad. En su testamento, firmado el 27 de noviembre de 1895 en París, estableció que dichos premios debían ser repartidos en cinco partes iguales entre quienes al año precedente hubiesen destacado en los campos de física, química, medicina, literatura y uno más para quien hubiera hecho algo en favor de la paz. Alfred Nobel falleció en San Remo, Italia, el 10 de diciembre de 1896 a causa de un ataque cardiaco.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
66
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares
Empresas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.