Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Crece en festejos bicentenarios la figura del escritor Manuel Gálvez

17/07/2010 06:44 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El poeta, ensayista, historiador y biógrafo argentino Manuel Gálvez, nacido el 18 de julio de 1882, en Paraná, cobra importancia en este año de festejos bicentenarios, ya que supo combinar la recuperación del pasado histórico de su país con los ingredientes específicos de la narrativa. A Gálvez se le identifica con escritores de comienzos del siglo XX, como Ricardo Rojas y Leopoldo Lugones, quienes iniciaron la "reacción nacionalista", en la que ocupó un lugar esencial el rescate del legado cultural español y el sentimiento de orgullo por pertenecer a una misma raza hispánica. Nacido en el seno de una familia acomodada que alcanzó un considerable poder en la política activa, Gálvez vivió sus primeros años en la provincia de Santa Fe, donde recibió una esmerada formación escolar que pronto orientó sus esfuerzos intelectuales al área de las Humanidades. De acuerdo con los datos biograficos disponibles, en su juventud se trasladó a Buenos Aires para cursar estudios superiores de Derecho, pero al graduarse desestimó la posibilidad de ganarse la vida ejerciendo la abogacía y tampoco quiso seguir la tradicional carrera política familiar. Alentado por un firme orgullo nacionalista, Gálvez se consagró de lleno al cultivo de la creación literaria para explotar la tradición ligada a los valores, las costumbres y las formas de vida provincianas de la Argentina interior, y a un nacionalismo incipiente alentado por las clases dominantes de su entorno. Sus primeros escritos, de naturaleza periodística, aparecieron en la revista “Ideas”, fundada en 1903 por el propio Gálvez. Pronto empezó a desarrollar, en éste y en otros medios de comunicación, una infatigable labor de animación cultural. Consagrado a defender la profesionalización del escritor, y a promover a numerosos autores jóvenes como una de las figuras más destacadas e influyentes del panorama intelectual, fundó la sección argentina del "Pen Club". Ingresó en la Academia Argentina de las Letras y fue elegido miembro correspondiente de la Real Academia Española. Entre los múltiples galardones que recibió en su país, destaca el Premio Nacional de Literatura (1935), así como su nominación, en tres ocasiones, para obtener el Premio Nobel de Literatura. Su carrera como escritor inició con la publicación de dos poemarios que marcarían la definición del autor en el camino de la prosa: "El enigma interior" (1907) y "Sendero de humildad" (1909), dos colecciones de versos inscritos en la corriente postmodernista. En esas dos obras, Gálvez reflejó sus preocupaciones espirituales por aspectos religiosos, muy intensos por aquel entonces, debido a su reciente conversión al catolicismo. En 1910 escribió "El diario de Gabriel Quiroga. Opiniones sobre la vida argentina", que anunció el gran talento de su autor para expresarse en un género híbrido entre la ficción narrativa y la reflexión ensayística. Sin dejar de lado su adscripción a la corriente nacionalista. "El solar de la raza", obra escrita en 1913, que profundizó en los valores nacionalistas que se aliaban con la espiritualidad del autor y su firme convicción hispanista, tuvo como objetivo fortalecer la identidad nacional argentina en la pureza tradicional de la cultura española y la religión católica. En 1913 escribió "Informe sobre el paro forzoso", ensayo en el que realizó una compilación de sus trabajos periodísticos acerca de investigaciones de la sociedad argentina, pero el lector medio de aquel tiempo prefería las entregas novelísticas del escritor. Gálvez se lanzó de lleno a la materialización de un ambicioso proyecto narrativo con gran influencia de Honorato de Balzac, Emile Zola, y, acaso, de Benito Pérez Galdós y Pío Baroja. El plan abarcaba unas 20 novelas agrupadas en trilogías. Los temas a los que se hacía referencia en la obra debían ser la vida provinciana, la vida porteña y el campo, el mundo político, intelectual y social; los negocios, las oficinas y la existencia obrera en la urbe, el heroísmo, tanto en la guerra con el extranjero como en la lucha contra el indio y la naturaleza, entre otros. La sabia combinación de los temas y argumentos rurales propios de la ficción que se venía escribiendo hasta entonces, con los novedosos aspectos que, a comienzos del siglo XX, estaban transformando la sociedad argentina, comenzaron a tomar forma para plasmar la historia contemporánea del país porteño. Algunas de las obras más destacadas del autor son "La maestra normal" (1914), "El mal metafísico" (1916), "La sombra del convento" (1917) y "Nacha Regules" (1919). En las décadas siguientes, Manuel Gálvez siguió desarrollando su proyecto de publicación novelística con "Historia de un arrabal" (1922) y "Hombres en soledad" (1938). El autor de Paran fue evolucionando hacia el subgénero de la novela histórica, enfocado en su obra creativa desde una perspectiva didáctica. Gálvez propuso entonces al lector argentino una profunda revisión de la historia, explicada por los políticos e intelectuales de sesgo liberal, con narraciones históricas dotadas de un reaccionarismo ideológico que presenta al pueblo argentino como una comunidad ligada al sufrimiento para encontrar su redención. Para el autor, los héroes son aquellos caudillos condenados por la historiografía liberal, los hechos relatados son los episodios públicos más sangrientos del pasado argentino y, en general, todos los temas y argumentos constituyen un discurso ideológico claramente superado por una sociedad cosmopolita. Manuel Gálvez no influyó demasiado en las generaciones de autores argentinos posteriores, que pronto rechazaron su ideología literaria que llevaba implícitas tantas cargas de conservadurismo. El progresivo avance de Gálvez hacia posturas firmemente reaccionarias, impidió que su influjo se extendiera más allá de la década de 1920. Gálvez continuó enviando entregas de su monumental proyecto literario, entre novelas, ensayos históricos y literarios, y en su última etapa acercamientos biográficos a algunas de las figuras más notables de la historia de Argentina, como Juan Manuel de Rosas y Sarmiento. Otros títulos del escritor son "La vida múltiple. Arte y literatura" (1916), "La tragedia de un hombre fuerte" (1922), "El cántico espiritual" (1923), "El espíritu de la aristocracia y otros ensayos" (1924), "La pampa y su pasión" (1926), "Una mujer muy moderna" (1927) y "Los caminos de la muerte" (1928), entre otros. Manuel Gálvez falleció el 14 de noviembre de 1962 en Buenos Aires, Argentina.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
128
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.