Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Creó Novo un modelo subversivo en la literatura mexicana: Celorio

12/01/2012 08:23 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La modernidad fue el gran legado del escritor y cronista mexicano Salvador Novo, cuyos textos forman parte sustancial del pensamiento del México contemporáneo, expresó el también literato Gonzalo Celorio (1948). A propósito de la conmemoración mañana viernes del 38 aniversario luctuoso de Novo, el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta) reprodujo una entrevista que le concedió Celorio, quien se ha especializado en la obra del cronista que falleció el 13 de enero de 1974. Como un hombre de matices, contrastes y algunas contradicciones, pero cuyo rasgo distintivo fue apostar siempre por el futuro, fue como calificó Gonzalo Celorio a Novo, quien formó parte del grupo de Los Contemporáneos, así llamado por la revista que comenzaron a publicar a partir del año 1928. En el grupo participaron también los poetas narradores, escritores y dramaturgos caracterizados por un anhelo de modernidad un tanto contestataria con respecto a ese proceso de institucionalización de la cultura posterior a Revolución mexicana. Este grupo lo conformaron autores como Carlos Pellicer, Xavier Villaurrutia Gilberto Owen, Bernardo Ortiz de Montellano y José Gorostiza. “En este grupo, otro de los escritores más conspicuos e iconoclastas era Jorge Cuesta, quien puso en entredicho la idea misma del nacionalismo, durante la polémica que sostuvo con Ermilo Abreu Gómez, a quien le dijo que hasta el nacionalismo en México podía ser considerado un artículo de importación”, indicó. Aseguró que Novo fue uno de los escritores más representativos de este anhelo de modernidad y de esta intención de ruptura, conceptos que en opinión de Octavio Paz van siempre de la mano, al grado de que romper con la tradición es símbolo de modernidad y se ha vuelto recurrente en el contexto mexicano. Por ello, dijo, habría que hablar no solamente de la ruptura de la tradición sino de la tradición de la ruptura, en ello, Salvador Novo se distinguió no sólo como escritor y dramaturgo, sino como un formidable cronista, sobre todo en su libro “La nueva grandeza mexicana”, que desglosa y moderniza el gran poema de Bernardo de Balbuena con el que se inaugura la literatura barroca en nuestro continente. Novo, menciona Celorio, retoma esta idea y la traslada a la modernidad de mediados del siglo XX, publicando la obra en 1946, casi 330 años después de que Bernardo de Balbuena escribiera su gran poema. “Se distingue nuestro cronista contemporáneo por hacer ante todo un recorrido sabroso, extraordinario y simpático sobre todo los elementos que constituyen una ciudad”, exaltó. Sobre esos pasajes subversivos que daban cuenta de la clara postura de modernidad por parte de Salvador Novo, Gonzalo Celorio recordó el momento en que habla de los “Ladies Bars”, donde describe aquellos espacios donde las mujeres, hasta entonces impedidas para entrar a bares y cantinas, encuentran su propio ambiente, mostrando que también sabían divertirse. “Era allí donde las mujeres tenían autorización para codearse con los hombres y Salvador Novo, haciendo gala de su gran ingenio, dice que no era codearse, sino “arrodillarse” por debajo de las barras y las mesas”. “Salvador Novo era un gran conocedor de la literatura y sabía los temas que podían tocar al público. Afortunadamente otro escritor, Carlos Monsiváis, se convirtió en uno de los principales especialistas de Novo y con el tiempo se creó un aspecto de continuidad en las crónicas de ambos”, explicó. Para Gonzalo Celorio, Novo no tuvo mayores miramientos en el manejo de sus fuentes literarias para su trabajo profesional, llegando a afirmar que si invertía más de 15 minutos en redactar una cuartilla ya no era negocio. “Fue uno de los primeros en cobrar en las conferencias por el número de palabras dichas, y como decía el propio Carlos Monsiváis, cobraba hasta la risa”, reveló. Mencionó que la cultura es un proceso de acumulación de datos, historias y de elementos que llegan a ser parte de un patrimonio colectivo, y lo que hizo Salvador Novo fue utilizar esa rica fuente para recrear nuestra vida cotidiana de manera constante, dándole a menudo un sentido burlesco, paródico y crítico. No obstante, advirtió, hay otros legados de Salvador Novo que son más oscuros, pues fue muy censurada su postura con respecto al movimiento estudiantil de 1968, su afiliación al régimen de Díaz Ordaz y que ha sido muy criticada a lo largo del tiempo. En este sentido, señala que otro aspecto en la obra de este Novo es que fue muy irregular, pues escribió muchas veces por encargo y cumplió con funciones como cronista oficial, no nada más en el periodismo escrito sino en la televisión.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
78
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.