Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cuauhtemoc Mavita E. escriba una noticia?

La crisis de los periódicos impresos y de los periodistas

18/11/2012 15:15 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Desde hace más de una década un alto porcentaje de los periódicos impresos están en crisis. Los rebasó la revolución digital. Son una industria moribunda que subsiste, la mayor de las veces, subvencionada por el Estado

Cuauhtémoc Mávita E./Periodista

Desde hace más de una década un alto porcentaje de los periódicos impresos están en crisis. Los rebasó la revolución digital. Son una industria moribunda que subsiste, la mayor de las veces, subvencionada por el Estado. Y al igual que esos medios de comunicación, los periodistas y el ejercicio del periodismo también han sido atrapados por la crisis.

Ante este estado de cosas, son contados los periodistas que ejercen un periodismo más o menos auténtico, dado que la mayoría se han convertido en reproductores de la información que le es suministrada –generalmente- por las oficinas de comunicación de las dependencias gubernamentales.

Esto se refleja en la homogeneidad de la información cotidiana que se publica y en la cual resalta la que se origina en las esferas de gobierno.

Con motivo de lo anterior, el lector tiene la impresión que las empresas periodísticas, el gobierno, los partidos, los políticos y los periodistas, son parte del mismo engranaje y operan como una unidad simbiótica.

Visto desde esta perspectiva, la sociedad, los problemas y necesidades insatisfechas de los gobernados que tienen que ver con el gobierno pasan a segundo término, cuando son la sustancia de la que se nutre el periodismo.

Pero tanto se ha profundizado esa crisis que un alto porcentaje de los periodistas han terminado por someterse a los poderes de dominación. Les ha resultado más cómodo plegarse a los deseos y caprichos de los gobernantes y políticos que mantener consensos profesionales y éticos.

Por cierto, Robert Picard, prestigioso consultor de medios de comunicación y profesor estadounidense, director de Investigación del Reuters Institute de la Universidad de Oxford , considera que la crisis que afecta a los periódicos impresos y los periodistas, se debe a su incapacidad de respuesta ante la revolución digital:

-“Soy –dice- un hombre que dedica su tiempo a pensar sobre lo que está pasando en los medios. ¿Y qué está pasando? ¡pánico! Todo está cambiando demasiado de prisa, y el sector no puede adaptarse a esa velocidad”.

El lector tiene la impresión que las empresas periodísticas, el gobierno, los partidos, los políticos y los periodistas, son parte del mismo engranaje

A los periodistas les sucede exactamente lo mismo, más cuando muchos no hacen el mínimo esfuerzo para ser más competitivos y competentes ante estos cambios.

La crítica de Picard aunque centrada es mordaz:

Se detecta una cada vez mayor “mecanización” de las rutinas periodísticas. Los profesionales no estudian ni investigan más allá de lo evidente debido a la falta de tiempo.

En relación directa con lo anterior, se observa una tendencia a cubrir más las declaraciones de algún político o a comentar si la lesión de una figura del deporte repercutirá en el rendimiento del equipo en el próximo partido.

Se reproduce una “estandarización” de las noticias. La agenda de los periodistas se reduce a informaciones oficiales o notas y comunicados de prensa que instituciones públicas y privadas dan a conocer a través de sus propios canales de comunicación, especialmente digitales. Se ofrece a los lectores de periódicos impresos información enlatada.

Para el citado analista, muchos periodistas carecen de capacidad para darle el valor agregado a la información que demanda el mercado. La comodidad y la rutina son tan solo dos causas.

Hasta aquí dejamos a Picard. Sin embargo, pone “el dedo en la llaga”, ya que no hay mucho interés de abundar sobre el particular entre los propietarios de medios de comunicación y periodistas, dado que continúa prevaleciendo la mentira de que la prensa y los periodistas representan un cuarto poder. La realidad es que el mundo relega el papel impreso y prefiere informarse a través de la computadora y otros medios que están a su alcance cuando así lo desea y a menor costo.

Los periódicos tradicionales están realizando un periodismo que ofrece productos que no satisfacen a los lectores. Los periodistas se han hecho a un periodismo de copiar, adecuar y pegar, sin preocuparse por darle un valor agregado por otras vías como el análisis, interpretación y contexto, a partir de que el que, quien, como, cuando y donde, generalmente ya es de la vox pópuli al momento de ofertarse el impreso.

Hay que ofrecer, como un imperativo, información relevante.

Aunque por motivos diferentes, algunos periódicos tan prestigiados como The New York Times y The Washington Post en Estados Unidos, El Clarín de Argentina y El País en España, han tenido que realizar severos ajustes para sobrevivir ante la revolución de un mundo interconectado a través del desarrollo y expansión de las nuevas tecnologías de la información; otros, al no poder responder a los cambios, como The Irish Post de Londres han cerrado sus puertas.


Sobre esta noticia

Autor:
Cuauhtemoc Mavita E. (70 noticias)
Visitas:
3884
Tipo:
Opinión
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.