Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

La cristiada, de la historia a la historieta

16/05/2012 06:18 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En cartelera actualmente, la película “La cristiada”, dirigida por Dean Wright y actuaciones de Andy García y Eva Longoria, entre otros, es una producción fantasiosa, con incorrecciones históricas, afirmó el maestro en Historia José Arturo Lomas Maldonado. Entrevistado por Notimex sobre el filme estrenado el 20 de abril pasado, que narra el episodio de la Guerra Cristera (1926-29), iniciado tras el cierre de templos de culto por parte del gobierno de Plutarco Elías Calles, añadió que esta realización podría ejemplificar la diferencia entre la historia y la historieta. Lo anterior, porque cuando se carece de los elementos necesarios para recrear la verdadera historia, se tiende a buscar vías, como el cine, para inventar hechos, llegar a conclusiones que no son reales y, desde luego, sacar de su contexto lo ocurrido, añadió el egresado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). El catedrático e investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM) dijo que lo mismo ha sucedido antes con películas como “Zapata” (2004), de Alfonso Arau, y “El Álamo” (2003), de John Lee Hancock, entre otras que no han sido rigurosas con los hechos de un periodo histórico. La primera contradicción de la película que se cuenta con el lema “La historia de México que te quisieron ocultar” es cómo se presenta el hecho histórico, pues el movimiento armado no se originó con la ley promulgada en 1926 por parte del presidente Plutarco Elías Calles, basándose en el artículo 130 de la Constitucional Mexicana. Dicha norma, recordó el historiador, pretendía la sujeción de las iglesias a fin de limitar su participación en la vida política del país. Desde su perspectiva, se trata en el fondo de la lucha que desde los inicios de esta nación sostuvieron los masones y la iglesia católica, como se vio incluso en la Guerra de Independencia y durante las Leyes de Reforma, en particular la de Desamortización de las fincas rústicas y urbanas de las corporaciones civiles y religiosas de México, expedida el 25 de junio de 1856. En este contexto ubicó el especialista las bases de la Guerra Cristera, una confrontación entre masones y la Iglesia, en la que no había vencedores ni vencidos y el único que salía perdiendo era el pueblo. Lomas Maldonado refirió que los sucesos no tiene inicio con el cierre de iglesias a partir de la llamada Ley Calles, como se aprecia en la película, sino en los agravios que sufrieron los campesinos por parte de dicho presidente de la República, e incluso Álvaro Obregón y hasta Venustiano Carranza, al quitarles sus tierras para otorgarlas a empresas extranjeras. Además, la filmación termina con la muerte de Enrique Gorostieta Velarde, jefe militar de los cristeros, pero no termina el enfrentamiento, lo que deja un final a la imaginación, contrario a lo ocurrido en la realidad, en la que las partes firman el fin de la guerra. De las inconsistencias de los personajes en la película, refirió que los biógrafos indican que Gorostieta no conoció a ninguno de sus hijos y que dejó a su mujer embarazada cuando tuvo que partir a la guerra, pero en la película se le ve con dos hijas de 10 y 12 años al acudir a la iglesia pero que no pueden confirmarse por el cierre del templo. Para el historiador, se trata de una producción que busca ensalzar a un determinado grupo social o alguna institución religiosa contra el grupo masón, pero expuso que durante dicha confrontación hubo negociaciones secretas entre el gobierno de Calles y la Embajada de Estados Unidos para detener la guerra. De éstas, indicó, hay una escena que las sugiere, lo que para Lomas Maldonado es muestra que a los líderes del movimiento cristero no se les tomó en cuenta para finalizar los combates. Sobre la representación de Calles, personaje actuado por el cantante y actor panameño Rubén Blades, lo señaló como un desacierto, pues al ex presidente se le conoció por la forma vertical en la que llevó a cabo su gobierno, mientras que en la película parece una caricatura. Asimismo, continuó, las batallas que presenta la película parecen asonadas, sin una organización, sin una estrategia militar, de lo que se encargó precisamente Gorostieta, y a la toma de Tepatitlán se le presenta con el motivo inverosímil de conseguir una ametralladora. También criticó el vestuario, pues es de una época y lugar que no corresponden, ya que aparecen niños con un perfil más europeo, del siglo XIX, como “José Sánchez” o “Joselito”, quien porta boina al estilo francés. Igualmente, a la cabeza del levantamiento aparecen personas de la clase media con aspiraciones, pero no se representa a las humildes o a los campesinos, el grueso del ejército cristero. Arturo Lomas Maldonado es profesor investigador de la UAM Iztapalapa; ha publicado en más de 30 publicaciones especializadas, nacionales y extranjeras, como la Memoria del XXIX Simposio de Historia y Antropología de Sonora y las XIX Jornadas de Historia Económica de Argentina.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
584
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.