Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Karlsion escriba una noticia?

Cronica de mi encuentro con Sicarios

22/03/2011 11:54 1 Comentarios Lectura: ( palabras)

Solo el tableteo de los rifles automaticos se escuchaba. Despues de eso solo un silencio incomodo y casí sepulcral

Las 12:00 del día me encuentro trabajando en mi oficina ubicada en un fraccionamiento de casas habitación que en esa hora del día esta completamente en silencio ya que la mayoría de las personas sale temprano a su trabajo y regresa después de las 17:00 hrs.

Aproximadamente las 12:15, se escucha el esfuerzo de un motor seguido de un tableteo intermitente. Al momento no hago mucho caso, podría ser cualquier cosa.

Pero ese sonido tan peculiar y tan temido en este estado de mi País se escucha mas cerca y mas nutrido hasta que ya no existe intermitencia solo ráfagas constantes. Ahora se de que se trata y se que cada sonido de esas armas anuncian violencia y muerte. El tiempo sigue transcurriendo y el sonido de las ametralladoras no se detiene.

Inquieto y curioso me levanto de mi escritorio y me acerco a la ventana trasera de la oficina tratando de ubicar la distancia y el sitio exacto en donde se estaba dando el enfrentamiento. Se escucha tan cerca que llego a pensar que es en la calle siguiente a la de mi oficina.

Mi pensamiento divaga y pienso en aquellos que amo y en las posibilidades de que cualquiera de ellos este cerca de la oficina aun cuando pudiera ser o parecer absurdo. Tomo de inmediato el teléfono con nerviosismo e inquieto tratando de localizar a mi esposa y mis hijos para decirles que no se acerquen a la oficina y que no se preocupen, que todo esta bien conmigo. Me levanto nuevamente y me asomo a la ventana. No puedo ver nada pero el sonido inconfundible de las armas y el rugido de motores y rechinar de llantas continua. Después de unos minutos o quizás solo segundos el repicar de las metralletas se detiene por completo.

Pienso ¡Ya termino! Aun no regreso a mi lugar cuando escucho un rechinido de llantas y un acelerar violento de un automóvil. Nuevamente la balacera se escucha nutrida por unos segundos hasta que se detiene bruscamente para después oír cuatro o cinco disparos aislados. Después solo silencio.

Dejo pasar unos momentos, no se cuento tiempo transcurrió quizás solo segundos. Y decido salir para encontrar el lugar de la confrontación. Pienso por unos segundo si voy en automóvil pero finalmente decido mejor caminar.

Lo hago de prisa y volteando para todos lados con los sentidos avispados. Al llegar a la esquina donde pensé que podría haber sido la confrontación disminuyo el paso y me asomo con mucho cuidado. La calle vacía y sin ningún movimiento.

Continúo mi camino saliendo a la avenida principal del fraccionamiento para descubrir la calle vacía y al final en el cruce con Lincoln vehículos detenidos como en desorden.

Aun cuando no veo ninguna evidencia algo en el ambiente me dice que es en ese lugar donde se dio la confrontación o la ejecución. Sabia lo que iba a descubrir en ese lugar, nunca dude de lo que encontraría. Mientras camino al sitio que esta a unos cuarenta pasos escucho un helicóptero que sobrevuela el lugar en círculos.

Llego al entronque con la Av. Lincoln y mi primera experiencia al llegar al lugar fue de asombro y no por lo que vi, sino por lo que oí.

En este punto no se si fue mi percepción por la impresión del momento y la adrenalina recorriéndome, o realmente así fue.

¿Valio la pena?

Lo único que se oía era un incomodo y hasta doloroso silencio. Los camiones, trailer y camión torton de carga, además de los automóviles, estaban detenidos a la altura del semáforo de Lincoln con dirección a García a tan solo unos veinte metros del lugar de los hechos. En el otro sentido estaban a más distancia probablemente ciento cincuenta o doscientos metros, en el otro semáforo.

No se escuchaban los motores, nadie salía de sus autos, no había nadie en las avenidas o en las aceras. Solo ese incomodo silencio. Es como si el tiempo de pronto se detuviera. No había llegado aun ningún vehiculo de emergencias, rescate o policía. Solo el helicóptero sobrevolando el lugar. Sin embargo en ese sitio tampoco el sonido del helicóptero se escuchaba.

Ubico mi espacio en esa escena y al mirar al frente veo una camioneta negra no me fije en la marca. Volteo a mi derecha y mis ojos topan con un cuerpo en el piso, al pie de la fuente que es el símbolo del fraccionamiento. Me acerco. No se ve Sangre sin embargo hay un hombre joven de tez morena mas bien de baja estatura que no parece nativo del estado de Nuevo León. Caído en una posición incomoda con los pies juntos doblados en postura fetal hacia la izquierda y su dorso boca arriba con los brazos extendidos y un arma no muy grande pavonada en negro a un lado de su cuerpo. En su rostro puedo ver miedo, dolor y sorpresa. Sus ojos abiertos me miran sin verme y me traspasan para ver al infinito. Volteo a mi derecha y en medio, en el camellon que divide la avenida observo un vehiculo blanco y un cuerpo mas. Este con una playera amarilla. Se observan los puntos rojos del orificio provocado por las balas. Su rostro denota casi la misma expresión que el anterior solo que este tenia los ojos cerrados. Regreso sobre mis pasos hacia donde se encontraba el primer cuerpo, llego a la fuente y al voltear al frente veo una camioneta gris con la portezuela abierta y en el piso a unos cuentos metros un cuerpo mas.

Ya había visto suficiente no quería acercarme mas. Que manera tan absurda de perder vidas jóvenes. Que manera tan triste de acabar de estos jóvenes mexicanos. Que triste fin el de todos y cada uno de ellos.

En que Cruce de caminos equivocaron la dirección. Todo este tiempo que a mi me pareció eterno. Me acompaño ese extraño silencio y no había una sola alma. Me detuve a unos metros de la fuente en donde existe una banca para esperar el autobús. Y me quede de pie en el lugar.

Ahora el tiempo volvió a iniciar la marcha y escuchaba claramente el sonido del helicóptero y ahora las sirenas de los vehículos policíacos y de rescate. Llegan los primeros oficiales. Un joven con facciones de niño enfundando un arma larga y que llega con mucho nerviosismo al lugar del primer cuerpo, me mira mientras apunta para todos lados. Trata de adivinar si mi actitud es amenazante. Decide que no soy una amenaza y continúa paseando su mirada hacia todos lados. Llegan mas patrullas y se apostan a reconocer el terreno y ver los estragos ocasionados. Comienzan a acordonar el área y es cuando un policía sin pasamontañas (porque otros si lo Traian) Se percata de mi presencia y en tono amenazante mientras camina hacia mi me grita “Llégale” mientras me señala con el dedo que camine en la dirección por el marcada. Inicio mi caminar hacia mi oficina.

Al llegar enciendo el televisor. Es ahí cuando me entero que habían atentado contra la vida del Presidente municipal de García Y que los muertos eran sicarios. También por el televisor supe que aun había dos sicarios en la alcantarilla que se encontraba a un costado de la camioneta negra. Incluso pase por arriba de esa rejilla y estuve a unos 3 metros de donde finalmente los detuvieron. Fue en ese lugar donde encontraron a una Joven sicaria herida y a otro de sus compañeros.

Ya para terminar quiero decir lo siguiente: “En el momento que vi a aquellos jóvenes muertos, tan vulnerables, tan humanos, tan indefensos, les hice tres preguntas con el pensamiento”

¿Dónde estaban tus padres cuando tú tomaste malas decisiones?

¿Tienes gente que te ama, llorara por ti y te extrañaran?

¿Valió la pena?

Hubiera querido encontrar a uno solo con el último aliento para preguntarle si se arrepentía de sus pecados y si como el ladrón de los evangelios aceptaba al Sr. Jesucristo como Señor y Salvador. Pero llegue demasiado tarde para ellos……….

Es como si el tiempo se detuviera


Sobre esta noticia

Autor:
Karlsion (14 noticias)
Visitas:
5191
Tipo:
Suceso
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

×
¿Desea borrar este comentario?
Borrar
1
+ -
Responder

padre (15/04/2011)

valio la pena... si. seria mi respuesta. por que al tener esta experiencia vivida y al leer tu reflexion te das cuenta que si vale la pena poner mas atencion a nuestros hijos.