Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Llop escriba una noticia?

¿Cuál es mi sitio ?

14/06/2022 02:13 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Encontrar nuestro sitio en el Mundo, en la vida, en nuestra existencia a todos los niveles, familiar, social, laboral es complicado, pero pienso que es una de las claves para tener alegría y equilibrio personal.

Estar satisfecho con el sitio que ocupas, con el lugar que ostentas a todos los niveles de nuestra vida, creo que es uno de los retos más fuertes que tenemos para poder conseguir nuestro equilibrio personal.

Parece una tontería, pero desde niños, parece que se nos asigna un rol en la familia, en el colegio y eso parece que se contagia a la sociedad ampliándose desde la familia cercana, lejana y las amistades.

Nos asignan un papel, a veces un nombre o mote como "Jesusín" en diminutivo, y suele ser algo que puede durar toda la vida.

A veces ese mote, esa definición de nuestra forma de ser o comportarnos de niños es positiva o nos hace gracia, pero a veces nos fastidia desde la tierna infancia.

Desde luego casi siempre llega un momento en que los apelativos "el gordito" o los diminutivos nos sobran, nos molestan y son peyorativos.

Hay que dejar claro lo que no nos gusta que nos llamen, y pedir que se nos saque del club del que no queremos formar parte, porque simplemente nos molesta.

El flaquito, se aburre de que toda su vida sea ese su seudónimo, y debe de exigir que se le deje de llamar así.

Si hay personas a las que les gusta que les llamen toda su vida "Vicentín" entonces no hay problema, pero si llega a ser o és un lastre, hay que luchar para que se acabe con ese apelativo.

Encontrar el respeto de tus familiares cercanos, padres, hijos, esposa y marido es básico, no sirve que siempre sea uno lo que le asignan en un momento de su vida, no sirve tener siempre ese sambenito cual espada de Damocles.

Es un tema cansino y aburrido, y si empieza a molestar, acabemos con eso, exijamos el fin de nuestro sambenito.

Las personas evolucionamos y no queremos ser toda la vida "el pequeñín" o el zampabollos... eso no sirve, caduca y hay que borrarlo.

¿Por qué hay familia que no logra ver que las personas cambian? Se supone que es por la costumbre, por el cariño y todo ese rollo.

¡ Pero al otro hermano o hermana, dejan de llamarle con su cariñoso apelativo y a ti no !!! ¿ A qué és debido? ¿Cuál es el motivo?

Se que me quieres, pero deja de llamarme Pepeíllo, que tengo 50 años y ya no soy un niño, soy un señor con canas

¿Puede que respetemos más a unos familiares que a otros? Yo apostaría a que por ahí van los tiros...

No hablo de cariño, que puede ser igual de fuerte para unos y para otros, sino del pensamiento acerca de unos y de otros, que parece que no juegan en la misma liga.

El respeto hacia los logros, las nuevas formas que los adultos tenemos de ser y de vivir, deben de hacer que se equilibre la forma de designarnos y los apelativos y motes cariñosos se entierren.

Quizás las personas piensen que siempre será igual y que nunca nos molestará que nos llamen por el diminutivo o por el mote "cariñoso" y jocoso, pero eso no es así normalmente.

A las personas joviales parece que se les respeta menos que a los serios y malasombras a los que nadie tose por su mal carácter.

Al fin y a la postre, parece que sea mejor ser una persona circunspecta y seria, a la que parece complicado llamar Pepín...

Esas actitudes de distinción del trato familiar y amistoso de unos frente a otros es una de las primeras cosas que no permiten desarrollar un equilibrio y encontrar un sitio en la vida.

Sé que diréis que soy exagerado, y puede que lo sea en bastantes casos, pero lo cierto es que conforme nos llaman los cercanos, nos sentimos y parece que nos definimos nosotros mismos de alguna forma.

No se trata de que nos llamen de usted, sino de que nos digan nuestro nombre de adulto y se deje de usar el mote y la tontería constantemente como forma de hablarnos y dirigirse a nosotros.

Si a unos les llamamos por su nombre y dejamos el mote a un lado, tenemos que hacerlo con todos los miembros de nuestra familia y amigos, a menos que a estos les guste y pidan que se les sigan llamando Rocky... por ejemplo.

Encontrar nuestro lugar en el mundo, empieza desde el principio, y en eso la familia tiene mucho que decir, siendo justa en el respeto, en el halago y en la forma de animar y de reñir ecuánime y equilibrada.

Hay que cuidar las formas, para que las mentes de los jóvenes y no tan jóvenes se encuentren agusto consigo mismo y en su propia familia, para que luego al salir a la calle, al mundo, se sientan dignos y fuertes frente a los demás.

Vale.


Sobre esta noticia

Autor:
Llop (209 noticias)
Visitas:
2205
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.