Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Salud Y Medicinas escriba una noticia?

Cuando la escuela deprime

10/07/2013 14:35 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Cuando la escuela deprime SyM - Sofía Montoya

Escaso deseo de ir al colegio, bajo rendimiento académico, cambios inexplicables de conducta, cansancio, pérdida de apetito y sueño, tristeza constante y, sobre todo, sensación de inutilidad en un niño deben alertar a sus padres, ya que es probable que la depresión infantil lo esté rondando.

Volver a clases representa para muchos niños la posibilidad de reencontrar amistades, adentrarse en nuevas aventuras a través del conocimiento e intercambiar con sus compañeros historias vividas durante vacaciones; pero no es así para todos. Aunque no lo crea, hay muchos infantes para quienes la escuela u otras rutinas son agobiantes, porque no tienen interés en realizar ni siquiera lo que antes les era gratificante, les cuesta sociabilizar y se sienten tristes: padecen depresión.

El principal problema de esta alteración conductual radica en que, por lo general, los padres rara vez piensan en la posibilidad de que su niño padezca esta enfermedad, de modo que se preocupan sólo por los síntomas, confundiéndolos con indisciplina o estado anímico pasajero e intrascendente, y no buscan ayuda especializada para atender el verdadero origen.

Cierto es que este padecimiento puede deberse a exigencias excesivas hacia el niño, presión académica de padres o maestros por el inicio de clases o pérdida de un ser querido, pero también se caracteriza por ser un transtorno bioquímico con síntomas tanto emocionales como físicos que tiene en muchas ocasiones origen hereditario; se presenta por igual en ambos sexos.

Asimismo, se sabe que la depresión infantil puede ser de dos clases: la mayor, aquella que es evidente porque el niño sufre un cambio radical y de un momento a otro, y la conocida como distimia, difícil de diagnosticar debido a que es muy discreta pero latente.

La depresión puede reincidir varias veces, y de hecho se ha comprobado que más de la mitad de los niños con un cuadro leve desarrollará en aproximadamente dos años una enfermedad más severa. Por ello, es importante que los padres estén conscientes de que esta dolencia no sólo afecta a víctimas de abuso o violencia doméstica, sino que puede presentarse en cualquier niño, aún en aquellos que crecen en un ambiente estable.

Niños tristes
Más sobre

Se calcula que 5% de niños y adolescentes experimentan depresión en algún momento; no hablamos de breves períodos de melancolía, sino de una condición persistente que interfiere con habilidades y actividades, y que afecta principalmente a pequeños que viven con mucha tensión y exigencias, con problemas físicos, déficit de atención o hiperactividad, que han experimentado una pérdida o con antecedentes de dicha enfermedad en su familia.

La depresión en los menores se manifiesta de manera distinta que en adultos, por lo que los padres deben mostrarse atentos si uno o más de los siguientes síntomas aparecen y persisten en su hijo, ante lo cual deben buscar ayuda especializada:

  • Tristeza constante y llanto abundante.
  • Desesperanza.
  • Pérdida de interés en sus actividades favoritas.
  • Aburrimiento continuo y falta de energía.
  • Aislamiento social, pobre comunicación.
  • Baja autoestima y alta culpabilidad.
  • Sensibilidad extrema ante el rechazo y fracaso.
  • Dificultad para relacionarse; muestra coraje u hostilidad.
  • Quejas constantes de enfermedades o dolores de cabeza o estómago.
  • Ausencias frecuentes de la escuela y bajo rendimiento académico.
  • Cambios repentinos de comportamiento.
  • Aburrimiento.
  • Cansancio excesivo.
  • Pérdida de apetito y peso.
  • Sensación de inutilidad.
  • Pobre concentración.
  • Cambios notables en los horarios y patrones para comer o dormir.
  • Tratar de escaparse de la casa o hacer mención de ello.
  • Pensamientos o expresiones suicidas (dicen a veces que quisieran estar muertos).
  • Comportamiento autodestructivo.

No necesariamente se presentan todos estos rasgos al mismo tiempo o con la misma intensidad y, como puede apreciarse, los pequeños que se portan mal o de manera agresiva en escuela o casa pueden sufrir depresión aun sin dar la impresión de estar tristes, por lo que maestros o progenitores no se percatan de la situación.

Cómo actuar

Si un niño presenta síntomas de depresión, es recomendable que los padres acepten el problema y visiten a la brevedad a un especialista, que puede ser un psicólogo o paidopsiquiatra (psiquiatra especialista en menores). El matrimonio nunca debe pensar que se tiene un hijo loco, simplemente que el pequeño presenta una enfermedad delicada para la cual hay que buscar tratamiento y colaborar, pues el apoyo familiar es fundamental en la recuperación.

Además, los progenitores deben tratar de no empeorar la situación con ideas preconcebidas sobre la depresión, ya que al crear culpas, reprochar o etiquetar sobre el comportamiento del niño sólo se conseguirá que el problema se agudice. En cambio, deben hacer notar al niño que lo apoyan y aman en todo momento, y que no está solo para enfrentar la situación.

De este modo, la familia deben trabajar en equipo para lograr que la estabilidad del niño se restablezca, y de esta forma el pequeño vuelva a realizar con normalidad sus actividades habituales, asista a clases como cualquier otro chico y, ante todo, que se desarrolle plenamente para llegar a ser una persona plena.

SyM

Última actualización: 07-2013


Sobre esta noticia

Autor:
Salud Y Medicinas (358 noticias)
Fuente:
saludymedicinas.com.mx
Visitas:
35
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.