Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Salud Y Medicinas escriba una noticia?

Cuide su próstata

15/07/2013 16:18 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Cuide su próstata SyM - Román Chacón Huerta

Si de salud masculina se trata, uno de los temas obligados a tocar es el de la próstata, órgano que cumple funciones específicas dentro del organismo, particularmente en el sistema reproductor del hombre.

Esa glándula, que se localiza delante del recto y debajo de la vejiga, es del tamaño de una nuez y rodea a la uretra, es decir, al canal que transporta a la orina desde la vejiga a través del pene hacia el exterior. Se sabe que contribuye de forma determinante a la fertilidad masculina, ya que segrega sustancias que protegen a los espermatozoides de la acidez existente en los tubos urinarios por los que viajan, además de que les aporta nutrientes al momento de la eyaculación.

Si bien el crecimiento de la próstata es condición natural en el hombre maduro, en muchos casos genera dificultades para orinar, conciliar el sueño y tener desempeño sexual satisfactorio. "Estos problemas no ponen en riesgo la vida, siempre y cuando no se detecte cáncer", explica el urólogo Jesús Alcántara Sánchez, médico adscrito al Hospital Darío Fernández Fierro del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), con sede en la Ciudad de México.

Pequeños grandes problemas

En términos generales, los primeros cambios del crecimiento prostático se observan a partir de los 35 años de edad, constituyendo inicialmente pequeños nódulos (tumor duro y redondeado producido por los mismos tejidos) que al paso de los años suelen crecer lo suficiente para producir molestias. Así, este segmento del sistema genitourinario está sujeto a padecer diversas enfermedades, principalmente infección (prostatitis), hiperplasia prostática benigna (HPB) y cáncer.

La prostatitis puede presentarse a cualquier edad, es decir, la sufren tanto jóvenes como adultos mayores, y se distingue por la inflamación de la glándula referida debido a infección; su tratamiento habitualmente se realiza mediante antibióticos.

Por lo que respecta a la HPB o crecimiento benigno de la próstata, no es otra cosa que el incremento del número de células en este órgano, lo cual hace que aumente su tamaño y, por ello, que se generen múltiples síntomas en el paciente, siendo más notable el incremento en la frecuencia para orinar, chorro débil o intermitente para iniciar la micción, sensación de no haber terminado ésta y urgencia o dificultad para aguantar las ganas de orinar, sobre todo en la noche.

En algunos casos, dicha alteración progresa hasta que la vejiga es incapaz de vencer la obstrucción y, al no desocuparse por completo, puede presentar infección urinaria con ardor y dolor al expulsar la orina. En algunos hombres genera, además, imposibilidad repentina para realizar la micción (retención urinaria aguda), incontinencia (imposibilidad de retener la expulsión de orina), cálculos en la vejiga, progresivo daño renal y dolor agudo en la parte inferior del abdomen.

A fin de aliviar este padecimiento la cirugía es el tratamiento más efectivo. Por otro lado, existen varios medicamentos creados para mejorar las molestias.

Por último, el cáncer de próstata se puede manifestar a cualquier edad, aunque se presenta con mayor frecuencia en varones maduros. En su grado inicial no suele producir signos o síntomas aunque, conforme crece el tumor, es común que se presenten:

  • Dificultad al comenzar o terminar de orinar.
  • Fuerza reducida del chorro y goteo al final.
  • Micción dolorosa, con ardor o sangre.
  • Expulsar poca orina, especialmente por la noche.
  • Eyaculación dolorosa.
  • Dolor continuo en la parte baja de la espalda, en la pelvis o en la zona superior de los muslos.
Amargo trago que salva la vida

Entre las medidas precautorias destinadas a prevenir o diagnosticar cáncer prostático se encuentran exámenes urológicos que deben realizarse de forma periódica a partir de los 40 años, como:

Tacto Rectal. Debido a que la glándula referida se encuentra junto al recto, ésta es la forma más empleada y segura de hacer el diagnóstico. Gracias a este procedimiento el urólogo puede detectar si la próstata ha aumentado excesivamente su tamaño, es irregular o tiene zonas duras que indiquen la presencia de hipertrofia benigna o cáncer.

Antígeno prostático específico (APE). Esta importante prueba sanguínea ayuda a detectar la presencia de sustancias segregadas por el organismo para hacer frente a células malignas; se practica principalmente a aquellos pacientes con:

  • Antecedentes familiares consanguíneos (padre, hermanos, tíos) que hayan padecido cáncer prostático.
  • Dieta alta en grasas (puede aumentar el riesgo).

Estudio de flujo urinario. Mide la velocidad con que sale la orina de la vejiga y es de suma utilidad para valorar el grado de obstrucción.

Biopsia prostática. La única forma de determinar si un tumor es maligno es examinando microscópicamente una muestra de tejido tomada del área. Ésta puede ser extraída mediante aguja colocada directamente en la próstata a través del recto o del perineo (espacio localizado entre el escroto y el ano).

Respecto al tratamiento, éste puede incluir:

  • Cirugía (prostatectomía). Consiste en extirpar totalmente la glándula prostática, al mismo tiempo que se preservan los músculos y nervios que controlan la expulsión de orina y función sexual.
  • Radiación. Utiliza rayos X de alto poder para destruir a las células cancerosas; se utiliza cuando el tumor es de difícil acceso para los cirujanos.
  • Terapia hormonal. Se basa en proporcionar al paciente medicamentos específicos para que deje de producir hormonas sexuales masculinas, a fin de que éstas no penetren a las células malignas.
  • Criocirugía. Se utiliza para congelar las células con una sonda de metal que se introduce en la próstata a través de una incisión en la piel del perineo.

Para concluir, el especialista llama la atención sobre el hecho de que los varones deben incrementar su conciencia respecto a los padecimientos prostáticos para alcanzar niveles no sólo de corrección, sino de prevención de cualquier problema.

SyM

Última actualización: 04-2013


Sobre esta noticia

Autor:
Salud Y Medicinas (358 noticias)
Fuente:
saludymedicinas.com.mx
Visitas:
53
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.