Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Fiscalitomx escriba una noticia?

Cultura Contributiva En 12: Impuestos Verdes

19/07/2013 10:04 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageLa Procuraduría de la Defensa del Contribuyente, con su proyecto: La Cultura Contributiva en 12, dedica su primer número a los impuestos verdes, vinculando la materia medioambiental al derecho tributario.

El derecho a un medio ambiente adecuado.

El derecho a un medio ambiente equilibrado o sano, constituye un derecho humano de los llamados de tercera generación, que encuentra sustento en instrumentos internacionales ambientales y de derechos humanos, y constitucionalmente en varios países del mundo.

En el ámbito regional, en 1988, la Organización de Estados Americanos (OEA) reconoció explícitamente el derecho a un ambiente sano como prerrogativa fundamental, al establecer en el artículo 11 del Protocolo de San Salvador, –instrumento jurídicamente vinculante para los Estados que lo hayan ratificado, entre ellos México– que:

  • Toda persona tiene derecho a vivir en un medio ambiente sano y a contar con servicios públicos básicos.
  • Los Estados Partes promoverán la protección, preservación y mejoramiento del medio ambiente.

El Concepto de medio ambiente engloba "el ámbito biofísico natural y sus sucesivas transformaciones artificiales, así como su despliegue espacial. Se trata específicamente de energía solar, el aire, el agua y la tierra; la fauna, la flora, los minerales y el espacio, así como del medio ambiente construido o artificializado y las interacciones ecológicas entre todos estos elementos y entre ellos y la sociedad".

Es obligación por parte del Estado, respetarlo y garantizarlo, a través de una variedad de medios que aseguren la utilización racional de los recursos humanos, como puede ser, entre otros, los instrumentos económicos con fines ambientales.

¿Qué son los impuestos verdes?

El término impuesto verde, también se utiliza de manera genérica para referirse al conjunto de figuras fiscales mencionadas, aunque no sean propiamente impuestos. Por tanto, aunque aquí se refiera preponderantemente a impuestos verdes, en ocasiones, como se verá más adelante, también incluirá otras figuras tributarias.

Los impuestos verdes pueden definirse como "aquellos cuya base imponible consiste en una unidad física (o similar) de algún material que tiene un probado impacto negativo, comprobado y específico, sobre el medioambiente"; y tienen un doble objetivo:

  1. Generar recaudación a partir de lo que la sociedad considera males ambientales, en contraposición a recaudar a partir de tasar bienes, y
  2. Modificar señales económicas que reciben individuos y empresas sobre los costos ambientales de sus acciones.

La finalidad de estos impuestos es que las personas que contaminen o de cualquier forma causen una afectación al medio ambiente, sientan la carga social de sus acciones, en atención al principio quien contamina paga.

Tipos de impuestos verdes.

Los instrumentos tributarios medioambientales han logrado una considerable expansión en los países miembros de la OCDE.

Existe una variedad de impuestos verdes, siendo los más representativos en los países de la OCDE, aquellos que gravan productos energéticos, emisiones al aire, vehículos, contaminación del agua, el uso de agua, la generación de residuos y el manejo de la biodiversidad y vida silvestre.

Los impuestos ambientales a productos energéticos , constituyen los impuestos verdes más importantes en los países de la OCDE. Se aplican principalmente al consumo de gasolina.

Estos impuestos fueron creados en un primer momento por razones meramente fiscales, en virtud de que tienen un impacto en el medio ambiente, posteriormente se consideraron impuestos verdes. Los combustibles comenzaron a gravarse por su contenido de azufre o plomo.

También se consideran impuestos a productos energéticos aquellos que gravan la electricidad, combustible nuclear y los productos que contienen dióxido de carbono (CO2).

Los Impuestos a emisiones al aire son aquellos que gravan la expulsión de compuestos generados por la combustión. La tasa se calcula con base en estimaciones o mediciones de las emisiones, y varía según el tipo de contaminante, el nivel de contaminación o toxicidad y la ubicación de la fuente emisora.

Por su parte, los impuestos a vehículos se pueden dividir en tres principales categorías:

  1. Impuesto por la adquisición de autos nuevos;
  2. Impuestos anuales a vehículos usados por el derecho a utilizar el vehículo; y
  3. Cobro de derechos por el uso de caminos o carreteras.

Este impuesto varía según el tamaño de la máquina o de su poder, el peso del vehículo, las emisiones del vehículo y el tipo de certificación.

Más sobre

Ahora bien, los impuestos por contaminación del agua son aquellos que gravan:

  1. Productos que tienen una alta probabilidad de contaminar ríos y acuíferos en general, tales como pesticidas, fertilizantes artificial, excedente en abonos, entre otros.
  2. Emisiones o descargas directas al agua, que se identifican mediante la fuente generadora.

Por otro lado, los impuestos por el uso de agua existen en la mayoría de los países miembros de la OCDE, conforme a diferentes estructuras de precio para el cobro de su uso, tales como tasas fijas y tasas basadas en volumen que requieren de un medidor.

Los Impuestos por generación de residuos son cobros que se hacen por la recolección y tratamiento de residuos sólidos, ya sea mediante una tarifa fija durante cierto periodo, o bien con base en su volumen. También se incluyen dentro de esta categoría los impuestos a productos por los residuos que generan.

Los Impuestos por el manejo de la biodiversidad y la vida silvestre son aquellos que se relacionan con los siguientes aspectos: tarifas para la entrada a parques naturales; permiso para la práctica de la caza y pesca de especies; impuestos a la tala de árboles; impuestos a los diferentes usos de suelo que implican cambios de la agricultura o silvicultura a otras actividades.

Respecto al caso mexicano, a nivel federal no existen impuestos verdes propiamente, ya que ninguno de los que están en vigor fue creado con un propósito de protección medioambiental.

Impuestos verdes: ventajas y desventajas.

La aplicación de impuestos verdes, como todo instrumento de política pública, tiene ventajas y desventajas que deben tomarse en consideración a la hora de instrumentarlos.

Ventajas

- Eficiencia estática. La implementación de impuestos verdes permite alcanzar mejoras ambientales al menor costo posible para la sociedad, ya que los agentes se adaptan en función de sus capacidades y preferencias; es decir, no se utilizan soluciones uniformes.

- Eficiencia dinámica. Se incentiva la adopción de tecnologías limpias y la innovación en los procesos productivos de tal forma que se reducen las emisiones contaminantes.

- Tratamiento generalizado. La introducción de impuestos verdes hace que todos los contaminadores se enfrenten a una misma tasa, con independencia de sus características tecnológicas y económicas individuales y, sin embargo pueden ajustar el nivel de reducción según dichas particularidades.

- Potencial mínimo recaudatorio. Aunque la generación de rentas no es el objetivo de los impuestos verdes, su recaudación genera ingresos para la administración tributaria, aunque éstos deben ser cada vez menores si se pretende que el impuesto sea "ambientalmente exitoso".

Desventajas

- Los impuestos verdes no son el único y, en ciertos casos, tampoco son el mejor instrumento de política medioambiental. Hay ocasiones en las que una prohibición es más factible y efectiva.

- La eficiencia de un impuesto verde puede verse reducida en situaciones en las que el daño causado depende de la fuente de emisión; aunque este problema podría solucionarse aplicando tipos diferenciados.

- La efectividad de los impuestos verdes depende de cómo reaccionen las personas y las empresas ante el incentivo o desincentivo de actividades o bienes.

- Puede darse el caso de que se generen reacciones adversas a los impuestos ecológicos si los contribuyentes asumen que el pago les da el derecho o el permiso para contaminar.

- Si el resultado de aplicar un ecotributo coincide con la percepción de que éste es regresivo por ser indirecto, se puede tomar algún tipo de medida compensatorias debidamente focalizada, como la desgravación de un tramo básico de consumo, la inclusión de tasas progresivas, la creación de subsidios temporales, entre otras medidas.

Conclusión.

El Estado se puede valer del instrumento fiscal para que las personas que contaminen o de cualquier forma causen una afectación al medio ambiente, resientan la carga social de sus acciones. En este sentido, los impuestos verdes pueden ser una opción para proteger, conservar, mejorar y prevenir que se dañe el medio ambiente.


Sobre esta noticia

Autor:
Fiscalitomx (517 noticias)
Fuente:
fiscalito.com
Visitas:
135
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.