Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Mercedesele escriba una noticia?

De la humildad a la consagración

15
- +
12/08/2020 02:12 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La noble intención de consagrar una amistad imperecedera

¿Puede una persona cualquiera llegar a donde quiere? ¿Basta solamente la intención para poder hacerlo? ¿Qué virtudes excepcionales dotan a una persona para lograr su objetivo aun con todo tipo de adversidades en contra?

Hay situaciones objetivas y subjetivas que coadyuvan a lograrlo pero es necesario saber qué es lo que queremos, enfocarnos y luchar para conseguirlo, siempre y cuando sean metas posibles en un medio favorecedor y haya factores que coadyuven a conseguirlo.

De lo que sí estoy segura es que el niño de esta historia en esa temprana etapa de su infancia nunca imaginó que se convertiría en escritor y que cincuenta años más tarde escribiría y recrearía literariamente algunas anécdotas que protagonizó en aquellos memorables momentos de su vida.

La vida marca pautas, señala senderos, traza caminos, obliga, exige, dictamina, planea y organiza de tal modo su propio dominio que muchas veces nos asombramos ante el giro de nuestro destino, nada parecido al que imaginamos. Lo asombroso de la vida es de lo que somos capaces de hacer con un poquito de ilusión, una buena dosis de sufrimiento, una cantidad exorbitante de valentía, muchísima voluntad, bastante perseverancia y toneladas de tesón, cualidades que, a mi juicio, le sobran a nuestro protagonista.

El ser humano tiene un enorme potencial, fuerza y energía y es capaz de crear mundos y mejorarlos, hacer el bien a los demás y olvidarse en muchas ocasiones de sí mismo, transponiendo los umbrales de su época para que “las huellas de la historia no queden en el silencio del olvido”*.

 Eso es lo que hace un historiador, un escritor, un documentalista de la historia, convertirse en testimonio de su cotidianidad en su entorno social para dejar su huella indeleble a la posteridad.

¿Basta solamente la intención para poder hacerlo?

Y eso es Alfredo A. Ballester, un documentalista de su época, que antes fue un niño humilde y travieso como cualquier otro en su reparto del Cotorro, La Habana, Cuba. Toda su infancia hasta la adultez la vivió en la Isla y se crió en un medio familiar que le inculcó los mejores valores morales, ética que lleva hasta nuestros días.

Empíricamente se apropió de conocimientos y técnicas literarias que fue puliendo con ayuda de amigos y comenzó a escribir, primero libros que hablaban de su entorno social como fidedignos testigos de sus experiencias y luego poemarios en los que sus vivencias conforman obras que diseñan la vida del autor; para el escritor lo más importante es ir dejando sus huellas impresas en la historia.

Alfredo a. Ballesteer, es uno de los escritores más prolíficos de nuestros días, sus títulos que abarcan diversos temas llegan a la decena. Forma parte de la Academia de Historia de Miami y es Consejero Cultural del Centro Unesco de Puerto Rico. Llegó a ser Presidente de la Academia Norteamericana de Literatura Moderna (ANLMI) en el capítulo de la Florida. Son tantas sus condecoraciones que no alcanzaría esta página.

Su anecdotario es tan rico y variado como una novela, se olvida de sí mismo para dedicarse a los demás. No ha perdido su humildad ni su modestia porque en el fondo sigue siendo el niño sencillo y travieso de antaño que vivia en el Municipio Cotorro, en Cuba,  el que una vez entró a robar mangos a los predios de La Finca Vigía, remanso cubano del insigne escritor norteamericano Ernest Hemingway, sin imaginar que estaba viviendo un momento histórico de tal magnitud que fue el inicio de una gran amistad que se consolidó con el tiempo hasta inspirarle la idea de fundar un movimiento internacional con el nombre del escritor.  

Por ello actualmente preside el Movimiento Literario Internacional Histórico, Ernest Hemingway (MLHIEH), organización sin fines de lucro que fundó con la idea de homenajear y perpetuar el legado del escritor norteamericano en su vida de veinte años en la Finca Vigía, en La Habana, Cuba.  

Lic. Mercedes Eleine Gonzalez

 Periodista?especialista literaria

 


Sobre esta noticia

Autor:
Mercedesele (3 noticias)
Visitas:
181
Tipo:
Suceso
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.