Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Julio Phandret escriba una noticia?

De peluqueros y terrores

03/03/2013 04:43 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Es extraordinaria la labor que hacen los peluqueros al cortarnos el pelo, además de esto sirven como noticiero, psicólogo, historiador y creador de terror, si eso lo he podido comprobar personalmente, en cierta forma asistir a una peluquería, me refiero a nuestras costumbres varoniles, es todo un ritual, si no obsérvelo usted mismo cuando le toque corte de pelo.

En primer lugar uno se sienta en alguna de las sillas de espera, ya que los peluqueros son altamente solicitados y por lo general hay al menos cinco personas en espera de los servicios del figaro antes de nosotros, el tiempo varia entre los 20 minutos a la hora antes de ser atendidos el cual lo pasamos leyendo el periódico, revistas atrasadas o conversando de política con alguno de los asistentes.

-¿Qué le parece a usted el plan de reducción de la deuda? – le pregunta algún asistente.

- bueno – contesta uno – me da igual ya que de todas maneras sigo igual de pobre.

Después de esto el interlocutor procede a darnos un análisis sobre la mejor forma de gobernar, los políticos que debían ir a la cárcel y los que deberían soltar, el dinero que deberían de gastar, todo lo anterior sazonado por uno que otro comentario del peluquero que trabaja.

Cuando al fin nos atiende el peluquero comienza su trabajo preguntándonos:

-¿Cómo esta la familia Don Pedrito?

A lo que contestamos que esta muy bien sin corregirle que no nos llamamos "Don Pedrito" ya que de todas formas seguirá llamándonos igual, mientras nos atiende nos empieza a platicar sobre la vida de su familia, los hijos que tiene y cual seria la mejor forma de criar a nuestros hijos, el hecho de que a el lo criaron "a la antigua" usando un cinturón de 4 pulgadas de grosor para castigarle cuando se portaba mal, cosa que de todas maneras no servia como disuasorio ya que después de 5 minutos de haber sido "castigado" ya estaba realizando mas pillerías merecedoras no de un par de "cinturonazos" sino de una verdadera corte marcial.

Mientras cuenta esto podemos darnos cuenta de que en ocasiones vemos volar las tijeras ante nuestros ojos cortándonos un par de pestañas y sin que el peluquero mira siquiera lo que hace ya que en ese momento se encuentra dando su opinión a un tipo que habla de política a otro en la sala de espera y que esta explicando exactamente lo mismo que un cliente anterior nos dijo mientras esperábamos, eso me ha llevado a pensar ¿existe una revista o manual que indique las platicas a seguirse en la peluquería? Ya que parecen ser exactamente las mismas con puntos y comas.

Después de rebajarnos el pelo, el figaro en cuestión nos coloca alrededor de la nuca y tras las orejas un jabon helado, si el tiempo es caluroso es refrescante pero si estamos en pleno invierno se siente exactamente lo mismo que si nos hundieran la cabeza en agua con hielo, es entonces cuando la navaja fría empieza a raspar suavemente rasurándonos, y es cuando a alguno de los clientes que esperan se le ocurre hablar de futbol, en mi caso, por alguna extraña coincidencia siempre me toca ir al peluquero exactamente el dia que jugo el America, que es su equipo favorito y para colmo perdió, huelga decir el terror que uno llega a sentir al responder el peluquero al cliente que le recordó dicha derrota mientras por el cuello de uno se siente el filo de la navaja de hoja libre acariciarnos, he temido en ocasiones que se le pase el corte o, peor aun, que en un ataque de furia decida vengarse de la derrota de su equipo degollándome sin piedad, hubo una ocasión en que me sentí libre de peligro al ir, fue cuando la temporada de futbol acabo y mientras sentía que nada podría perturbar la mano firme del peluquero un marchante le comento:

-¿es posible?, los bravos de atlanta apalearon a los yanquis

-no me diga usted- contesto el figaro en ese instante – y pensar que los yanquis fueron siempre mi equipo

Es entonces cuando de nuevo se siente la afilada navaja correr por el cuello mientras que el figaro habla sin mirar siquiera lo que hace.


Sobre esta noticia

Autor:
Julio Phandret (31 noticias)
Fuente:
phandret.blogspot.mx
Visitas:
92
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.