Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Sixtojavier escriba una noticia?

De vuelta a los orígenes

6
- +
19/05/2020 22:13 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Por Aarón Rodríguez González.

Fotografías por Rocío Eslava.

La más occidental y pequeña de las Canarias siempre tiene rincones mágicos que ofrecer. Hoy afrontaremos un corto pero bello sendero, ideal para hacer en familia y, para ello, nos dirigiremos al extremo noroccidental de la Isla.

Dejamos el vehículo en el estacionamiento de Arenas Blancas, desde donde parte el pequeño sendero que conduce hasta la playa homónima. Aquí, bien delimitado, encontramos el camino que tomaremos: marcha hacia el oeste, junto al mar rompiente, y sobre angulosas y desnudas rocas ígneas, que abrazan la lava con brazos de espuma. Aquí y allá, puntas, como la de Arenas Blancas; roques, como el de Juan Espinosa; o bajas, como la de Tío Félix, que contemplamos desde el saliente de los Andenitos. La vegetación brilla por su ausencia. Apenas roca, mar y sal, elementos que nos trasladan, con la fuerza combinada de las olas y nuestra imaginación, hasta el mismísimo nacimiento de las Islas Canarias. Antes de que la vida vegetal comenzara su implacable colonización desde el norte de África.

image

Continuamos avanzando. Nos salen al paso las dos puntas de Guillén de Febles: la chica primero, la grande después. Un rosario de bajas, como un pequeño archipiélago de minúsculas islas, adornan un paisaje que, en días despejados, incluye, al norte, a la isla de La Palma. Que no les engañe la apariencia desolada del paisaje: incluso estos parajes han proporcionado útiles recursos a los herreños. Así nos lo gritan los nombres que les han dado a lugares como el pesquero de Pascual y el de Gutiérrez, que probablemente daban buenas viejas, lisas y salemas; o la Punta de la Sal, que en tiempos sin nevera aportó la solución para que la carne y el pescado no se echaran a perder antes de tiempo.

Poco después de cruzar el barranco, llegamos al punto más occidental que alcanzaremos en el recorrido: el Arco de la Tosca, también llamado La Puente. Un magnífico arco de piedra, elevado más de una decena de metros sobre las aguas, que une dos puntas que se adentran, como proas de un barco, hacia el mar: la de Juan Hernández y la del Cabo. Tras contemplar esta magnífica obra de ingeniería de la naturaleza, regresamos al inicio, por donde hemos venido.

image

Desnivel positivo: 100 metros.

Desnivel negativo: 100 metros.

Longitud: 5 kilómetros.

Cota máxima: 25 metros de altitud.

Cota mínima: 8 metros de altitud.

Lugares de interés cercanos: la playa del Verodal, situada apenas a unos minutos en vehículo del estacionamiento de Arenas Blancas, es uno de los escenarios naturales más hermosos e impactantes de El Hierro, con sus arenas rojizas en marcado contraste con el azul del mar. El paisaje volcánico de las bandas occidentales de la Isla del Meridiano hace el resto.

Observaciones: es conveniente llevar un calzado adecuado para andar por los áridos malpaíses, así como abundante agua, especialmente si se va a realizar la ruta en familia, y protección solar.

¿Sabías que... El Hierro es la más joven de las Islas Canarias, y la que presenta un mayor número de conos volcánicos recientes en su territorio?


Sobre esta noticia

Autor:
Sixtojavier (1070 noticias)
Fuente:
revistabinter.com
Visitas:
96
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.