Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cronicasrevista escriba una noticia?

El debate presidencial en Brasil centrado en la economía

01/09/2014 20:19 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imageAgencias

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, y su principal rival en las elecciones del próximo 5 de octubre, Marina Silva, se atacaron hoy mutuamente con los puntos débiles de sus respectivos planes económicos y se acusaron de generar desempleo en el segundo debate televisado entre los candidatos.

Las diferencias en materia económica entre las dos favoritas propiciaron los momentos más tensos y entreveraron todo el debate, organizado por la televisión SBT y otros medios, en el que también participaron el socialdemócrata Aécio Neves, tercero en las encuestas, y otros cinco candidatos.

Rousseff y Marina Silva, candidatas que según las encuestas más recientes están virtualmente empatadas de cara a la primera vuelta de las elecciones, se acusaron mutuamente de poner en peligro la economía brasileña con sus propuestas y de amenazar un repunte del desempleo.

Las dos candidatas se interpelaron tres veces en el debate y en todas ellas eligieron temas financieros, abordando los planes para las riquezas petroleras del país y las principales políticas macroeconómicas.

La actual jefa de Estado, del Partido de los Trabajadores (PT), acusó a Silva de plantear una política económica que generaría desempleo y subrayó que su contrincante no ha presentado planes para apoyar la política que propugna, que contemplaría una elevación del gasto público en salud y educación.

"Cuando se es presidente de la República, hay que explicar cómo se van a hacer las cosas, porque lo vas a tener que hacer el día siguiente. No basta decir que hará una lista de cosas sin decir de dónde viene el dinero", afirmó Rousseff.

Rousseff también advirtió a Silva que si consiguiera ganar las elecciones, no tendría apoyo político suficiente para poner en marcha sus proyectos, a la vez que señaló que ella "apostó por la gobernabilidad".

Más sobre

La jefa de Estado enumeró varios avances sociales de su gobierno, defendió haber sentado las bases para impulsar "un nuevo ciclo de crecimiento", aunque admitió que no está "plenamente satisfecha" con la labor que ha desempeñado, porque cree que su Gobierno "puede y debe hacer más".

Asimismo, Rousseff afirmó que la maltrecha situación de la economía brasileña, que atraviesa una recesión técnica, después de encadenar dos trimestres de crecimiento negativo, es "momentánea".

Entonces Marina Silva, candidata del Partido Socialista Brasileño (PSB) y favorita para ganar en segunda vuelta, arremetió con dureza contra la actual mandataria, a la que acusó de "no ser capaz de reconocer sus errores" y por tanto, de no tener condiciones para solucionarlos.

En ese sentido, dijo que la política de Rousseff "amenaza el empleo por la vuelta de la inflación y el bajo crecimiento" que está experimentando la economía brasileña.

Silva aludió también a las masivas manifestaciones de junio de 2013 para ilustrar el descontento de la población que, según ella, "paga un precio muy alto por la pésima calidad de los servicios que le son prestados".

Neves, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), y tercer candidato en liza, centró sus críticas en el Gobierno de Rousseff, del que dijo que "fracasó" con sus políticas económicas y al que reprochó no haberse apoyado más en el sector privado.

En sus consideraciones finales, Neves expresó su desconfianza en Silva por las "contradicciones" que ve en su proyecto político.

Aunque la economía centró los momentos más calientes del debate, los candidatos también tocaron otras cuestiones como las malas condiciones del saneamiento básico, la violencia en las prisiones y la seguridad pública.

Los sondeos de intención de voto más recientes sitúan a Marina Silva como favorita en las elecciones, que se adjudicaría en una segunda vuelta ante Rousseff.

Marina Silva se convirtió en candidata hace dos semanas después de la muerte del presidente del PSB, Eduardo Campos, en un accidente aéreo y desde entonces se ha disparado en las encuestas y desplazado a Rousseff, quien hasta entonces lideraba los sondeos.

En el debate de hoy, el segundo televisado, también participaron otros cuatro candidatos, cuyas intenciones de voto no llegan al dos por ciento: la izquierdista Luciana Genro, el verde Eduardo Jorge, el derechista Levy Fidelix y el socialcristiano Everaldo Pereira.


Sobre esta noticia

Autor:
Cronicasrevista (4993 noticias)
Fuente:
grupocronicasrevista.org
Visitas:
177
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.