Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Negocios escriba una noticia?

Debe gasto corriente cumplir con objetivo de eficiencia: CEESP

21/08/2011 02:46 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP) consideró que aunque el gasto corriente sea necesario, este debe cumplir cabalmente con el objetivo de eficiencia. Refiere que durante años se ha cuestionado el crecimiento del gasto corriente del gobierno federal, al considerar que en su mayoría son recursos que se destinan al pago de la nómina gubernamental y a gasto de operación que no tienen un impacto significativo en el crecimiento y bienestar de la población. En este entorno, la mayoría de las propuestas apunta a que este tipo de gasto se reduzca a cambio de un incremento sustancial en los recursos destinados a la inversión, que son los que al final pueden incidir directamente en una mejora de la actividad productiva del país. El organismo privado señala que este cuestionamiento tomará fuerza conforme se acerque el periodo de análisis y aprobación del paquete económico 2012, que volverá a generar importantes discusiones acerca de la necesidad de reducir las erogaciones corrientes. En su reporte semanal “Análisis económico ejecutivo”, recuerda que hace unos días la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) justificó el gasto corriente bajo el argumento de que “es imprescindible para que el gobierno funcione”. El gasto corriente incluye dentro de sus componentes lo destinado al pago de pensiones, compra de medicinas, subsidios, programas y servicios personales de todos los funcionarios públicos, es decir, los sueldos de maestros, policías, efectivos militares, médicos y enfermeras, entre otros. De acuerdo con la SHCP, el componente del gasto corriente relacionado con los servicios personales redujo su peso relativo, pues en 2000 representó 44.8 por ciento del gasto corriente de las dependencias y entidades gubernamentales, y en 2011 se ubicó en 31.4 por ciento. Atribuyó lo anterior en buena medida a la política salarial instrumentada, que considera el congelamiento de salarios desde 2002, así como la reducción de 10 por ciento en las percepciones de los más altos funcionarios, decretada al inicio de esta administración. Señala que los salarios reales para secretarios, subsecretarios, oficiales mayores y jefes de unidad se redujeron 60.56 por ciento por ciento, y para directores generales, directores generales adjuntos, directores de área, subdirectores y jefes de departamento bajaron 56.17 por ciento. En opinión del CEESP, esta cifra parece excesiva, porque quién podría aceptar una disminución en sus percepciones reales de esta magnitud sin considerar la búsqueda de otro empleo. De acuerdo con cifras del Presupuesto de Egresos de 2004, señala, en ese año el salario de un secretario de Estado se ubicó en cerca de 229 mil pesos mensuales, mientras que el Presupuesto 2011 reportó un ingreso de casi 273 mil pesos. Ello implica un incremento nominal de 19.2 por ciento, que al eliminar el efecto inflacionario se convierte en una baja real de 10.4 por ciento en ese lapso, lejos de los porcentajes que menciona la SHCP, cuestiona el organismo privado. Por otro lado, añade, el mayor gasto corriente se atribuye al aumento en la asignación de recursos para el rubro de subsidios, donde se concentran las asignaciones a programas sociales como Seguro Popular, Fondo Pyme, Oportunidades, Procampo, 70 y más, entre otros. El organismo de investigación del sector privado considera que este entorno hace evidente el tema de la eficiencia en la asignación de recursos. “No hay duda de que cada rubro de gasto debería tener su razón de ser, pero al mismo tiempo es importante considerar que cada peso que se asigna debe generar un beneficio importante para la población y para el funcionamiento de la actividad productiva del país”. Independientemente de que el gasto corriente sea necesario, continúa, este debe cumplir cabalmente con el objetivo de eficiencia. El CEESP estima que a pesar del argumento de que el gasto corriente se canaliza a programas de beneficio social, es evidente que su asignación no ha cumplido sus objetivos en muchos temas. Aunque se puede decir que ha habido algunas mejoras en temas como el de cobertura de salud a través del Seguro Popular, mayor trabajo en seguridad pública y el funcionamiento del programa Oportunidades, es claro que otros objetivos aún están lejos de ser cumplidos, como el caso de combate a la pobreza y mejoras en educación.


Sobre esta noticia

Autor:
Negocios (21643 noticias)
Visitas:
111
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.