Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Espectáculos escriba una noticia?

Dejó huella Lon Chaney como la primera leyenda del cine de terror

31/03/2011 02:18 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El actor estadunidense Lon Chaney, conocido como “El Hombre de las Mil Caras”, por sus interpretaciones grandiosas durante la era del cine mudo, sobre todo de personajes grotescos, es recordado a 128 años de su natalicio, como la primera leyenda del género de terror e histrión clave del cine fantástico. Considerado como uno de los pioneros de dichos filmes en los comienzos del Séptimo Arte, su trayectoria es parte influyente en las nuevas películas y series de terror, caracterizadas y enriquecidas con un buen maquillaje para diversos monstruos, zombies, vampiros y momias, entre otros. Sus personajes, siempre vistos como extravagantes y exagerados, han servido de modelo para el trabajo de destacados maquillistas, como Tom Savini y Gregory Nicotero. Lon Chaney nació el 1 de abril de 1883 en Colorado Springs, Estados Unidos, donde fue bautizado con el nombre de Leonidas F.Chaney. Sus padres Frank y Emma eran sordomudos, hecho que le sirvió para su posterior evolución actoral en el teatro y el cine. A temprana edad y debido a la incapacidad de su madre -afectada por dolores reumáticos-, Chaney abandonó el colegio para cuidar a sus hermanos pequeños, pero tuvo la oportunidad de unirse a varios grupos escénicos de su localidad, como al de su hermano mayor John. A los 22 años se casó con la corista Cleva Creighton, quien tenía problemas mentales derivados del excesivo consumo de alcohol, razón por la cual en 1914 se separó de ella. De esta unión nació su hijo Creighton Tull Chaney, convertido años más tarde en el popular Lon Chaney Jr., futuro continuador de la carrera de su padre en el cine de terror. En 1912 firmó un contrato con los estudios Universal para actuar brevemente en varias películas. Tras este primer periodo logro hacerse un nombre gracias a su caracterización de lisiado en "The miracle man" (1919), un filme dirigido por George Loane Tucker. En 1915 contrajo matrimonio por segunda y última vez con Hazel Hastings. Su habilidad con el maquillaje y sus esplendidas caracterizaciones le valieron el sobrenombre de "El Hombre de las Mil Caras" y lo convirtieron en toda una leyenda del Séptimo Arte y en uno de los actores más conocidos de la década de los años 20. En su filmografía destacan películas como "The penalty" (1920), de Wallace Worsley; "Oliver Twist" (1922), de Frank Lloyd; "El jorobado de Notre Dame" (1923), de Worsley; "He who gets slapped" (1924), de Victor Seastrom; "El fantasma de la opera" (1925), de Rupert Julian, y "The monster" (1925), de Roland West. Así como "Tell it to the marines" (1926), de George Hill, y sus trabajos con el director Tod Browning, como "El trío fantástico" (1925), "Maldad encubierta" (1926), "Garras humanas" (1927), "La casa del horror" (1927), "Los antros del crimen" (1928) y "Los pantanos de Zanzbar" (1929). A la llegada del cine sonoro, Chaney se mostró reacio a este avance técnico. No obstante, debutó en el ámbito en 1930 con un "remake" realizado por Jack Conway denominado "El trío fantástico", filme con el que consiguió una muy buena interpretación, lo que presagiaba la continuación de su reinado en el cine fantástico en la década que iniciaba. Sin embargo, cuando Tod Browning quiso hacer una adaptación de la obra de Bram Stoker, "Drácula", pensó de inmediato en su amigo Lon Chaney, pero este declinó la oferta debido a que sufrió una pequeña afección de garganta y el actor de origen húngaro, Bela Lugosi, ocupó el lugar. Empero, ese pequeño dolor de garganta ocultaba un terrible cáncer que termino con la vida del actor el 25 de agosto de 1930. Hollywood le rindió un homenaje unas décadas después con el biopic "El hombre de las mil caras" (1957), filmado por Joseph Pevney y protagonizado por James Cagney, Dorothy Malone (en el papel de Cleva) y Jane Greer (representando a la segunda esposa Hazel). Así pues, la figura de Lon Chaney es sin duda alguna de vital importancia para el desarrollo de importantes caracterizaciones. Con él aparecieron personajes que conseguían producir en el espectador la sensación de terror y miedo, porque estaban llenos de realismo. En el filme "El fantasma de la ópera" se colocó alambres en el interior de la nariz para dar el realismo que muy pocos actores han logrado proyectarle al público. En 2006, Andrew Kevin Walker retomó elementos básicos de la caracterización que Lon Chaney hizo en 1941 en el clásico de terror "El hombre lobo", para incluirlos en la nueva versión del filme.


Sobre esta noticia

Autor:
Espectáculos (21096 noticias)
Visitas:
162
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.