Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Lucia Aragón escriba una noticia?

Del Totalitarismo a la Democracia

17/03/2010 20:49 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Por David Kilgour

Es un honor como canadiense reunirme con legisladores de muchos países en este primer Foro Parlamentario de la Comunidad de Democracias, en especial en el vigésimo aniversario de la restauración de la independencia de Lituania.

David Kilgour

Canadá tiene muchos ciudadanos cuyo origen son las naciones ocupadas por los nazis y luego por los comunistas. Entre los años 40 y 50, mis padres tenían viviendo con nosotros a varios refugiados de las naciones cautivas europeas. A una edad impresionable, escuché con horror sus relatos de crímenes cometidos por gobiernos totalitarios.

Es difícil para un niño comprender que una ideología política pudiera tratar a los seres humanos con tanta crueldad. Muchos años después, cuando fui observador en las elecciones de 2004 en Ucrania, un anciano trajo esos recuerdos cuando me tomó por los hombros en una votación rural y me contó con honda angustia como de niño vio a sus padres morir de hambre, durante la hambruna de 1932-33 creada por Stalin.

Entre 1940-41, el comunismo en Lituania y en el resto de Europa del este incluyó el asesinato, la tortura, encarcelamiento de los pueblos tiranizados; fracaso económico continuo; la persecución a las comunidades de fe; obligar a los agricultores a trabajo duro en los colectivos; torcer el noble concepto de la igualdad humana en un escudo para los privilegios especiales de la nomenklatura del partido, eliminar todos los derechos de los trabajadores y sindicatos, destruir el concepto de estado de derecho e independencia de los jueces; hundiendo el arte y la cultura en la propaganda estéril y obligando a muchos artistas y escritores al exilio.

El libro de Richard Krickus Momento Decisivo, explica en términos generales como los lituanos ponen en marcha las fuerzas que rompieron el imperio soviético después del "Domingo Sangriento", el 13 de enero de 1991. Primero, hace veinte años, los representantes de Seimas votaron 134-0 para restablecer la independencia nacional luego de las primeras elecciones libres y justas en la Lituania controlada por los soviéticos. Los soldados rusos, que dispararon contra indefensos civiles ese domingo en Vilnius, asesinaron a 14 e hirieron a muchos otros, no eran sin duda conscientes de que al mismo tiempo clavaban una estaca en el corazón de la Unión Soviética.

Más sobre

Verdades Incomodas

El apoyo a la democracia puede ponerse en el camino del comercio, las inversiones y las demandas de seguridad. ¿Qué precio estamos dispuestos a pagar por el autogobierno y por los que se esfuerzan por ello a pesar de un alto costo personal? Admiramos a Nelson Mandela en Sudáfrica, Aung San Suu Kyi en Birmania, Gao Zhisheng que ahora languidece en una cárcel en China y muchos más, que lo dan todo por ideales democráticos que reclamamos como nuestros. Nosotros mismos, rara vez pagamos un precio como naciones. La democracia es a menudo rehén de intereses económicos y otros más.

La bandera de la democracia voló literalmente cualquier modelo de gobierno en la segunda mitad del siglo XX, no importa lo mucho que la realidad se burló de la posesión ciudadana de su gobierno. Las democracias están contra la opresión, corrupción, segregación, terror y muerte. Prosperan en la diversidad, diferencias y el respeto para todas las personas.

Enfocarse en el poder de la sociedad civil es esencial, pero no suficiente. Los actores políticos deben comprometerse. El Instituto de los Países Bajos por la Democracia Multipartidista, por ejemplo, lo hace mediante la combinación del apoyo al desarrollo del partido sobre una base estrictamente no partidista, sino como facilitador del dialogo entre las partes. Este instituto está recibiendo reconocimiento internacional por su capacidad de convocatoria política y por conminar a los políticos al dialogo, aún en circunstancias difíciles, como sus recientes iniciativas en el conflicto en Burundi y Uganda.

Conclusión

Nosotros los demócratas de todas partes no podemos ser complacientes ni demasiado confiados. Hay aún muchas tiranías o casi-dictaduras en el mundo, haciendo mucho daño a los seres humanos y al medio ambiente natural. Consideremos, como ejemplo bien conocido, el papel que el partido-estado en China está desempeñando en Sudán, Birmania, Zimbabue y quebrantando gobiernos democráticos dondequiera que puede. En su patria, persigue a comunidades espirituales, incluso el budismo, Falun Gong (www.david-kilgour.com ), cristianos y musulmanes.

Vamos hoy a tratar de aplicar las lecciones del 13 de enero de 1991 para todos nuestros gobiernos, sociedades civiles y ciudadanos. Debemos a la humanidad seguir expandiendo la democracia multipartidista, el pluralismo y los derechos humanos. La dignidad humana es indivisible a través de nuestro reducido mundo. El querido anciano de Ucrania que mencioné antes, merece morir en paz algún día en su cama, convencido de que ningún tirano deliberadamente matará de hambre a seres humanos en ninguna parte otra vez. El liderazgo lituano de la Comunidad de las Democracias junto con esta dimensión parlamentaria fortalecerá nuestra capacidad para abordar estas cuestiones esenciales de nuestro tiempo.


Sobre esta noticia

Autor:
Lucia Aragón (1063 noticias)
Fuente:
deorienteaoccidente.wordpress.com
Visitas:
8215
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Distribución gratuita
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.