Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Deposita Aguilar Camín sus obsesiones y temas en nuevo libro

16/11/2010 11:12 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Al hablar de su más reciente obra literaria “Pasado pendiente y otras historias conversadas”, el escritor mexicano Héctor Aguilar Camín (1946) aseguró hoy aquí que “si alguien quisiera leer un sólo libro mío donde estuviesen puestas todas mis obsesiones y mis temas, este es el libro que lo resume y representa mejor”. El también periodista e historiador destacó en entrevista con Notimex, que se trata de un libro “muy querido para mí porque tiene la presencia de historias fundamentales para mi vida personal. Incluye recuerdos de mi madre y mi tía, quienes son las narradoras más naturales que yo he conocido”. Destacó que el libro, editado por el sello Seix Barral, tiene el registro de historias entrañables que ha vivido y le han contado amigos afectuosos. “Es un texto lleno de memoria y lleno de pasado pendiente, porque todas estas historias estaban en mi memoria y tenían que ser desahogadas y escritas; eran un pendiente en mi pasado”, confesó. Aguilar Camín, uno de los autores imprescindibles en las letras mexicanas contemporáneas, dijo que el libro cruza muchos años de su vida. “Son 14 historias, siete de ellas ya publicadas en distintos tiempos y espacios, pero todas han sido reescritas y colocadas otra vez en situación de primera edición para ser presentadas de esta forma”, precisó. Dijo estar muy contento con la diversidad de registros que hay en el libro, el cual, comentó, surgió de la necesidad de hace mucho tiempo. “Es un libro que se había ido acumulando, no fue escrito ex profeso, sino que fueron cayendo las historias en una cosecha de larga maduración”, agregó el también autor de “Morir en el Golfo”. Subrayó que el cuento que despega el libro es una suerte de construcción de la historia que contaba su madre sobre el asesinato de Pedro Pérez. “Un hecho muy célebre en la ciudad de Chetumal. Mi madre y mi tía contaban esa historia, a veces una, a veces otra, a veces al alimón, pero siempre de manera atractiva y fascinante”. Esa es la historia madre del libro y a partir de ella, el autor incorporó otras más, todas ellas provenientes de amigos que le contaban historias de su propia vida, de colegas periodistas, de mujeres conocidas suyas, quienes le contaban sus historias. El común denominador en ellas es el atractivo y el sabor a nostalgia, apuntó. “Este es un destilado de las mejores historias que yo he escuchado en mi vida. No sólo son historias dignas de ser escritas como las escribí, sino que son historias-revelación sobre algún punto central de la vida, de los amores, de las pasiones, de los fracasos de los personajes involucrados”, agregó Aguilar Camín. Destacó que la obra es un recorrido amplio de situaciones, lugares, personajes y momentos históricos, cenas íntimas, memorias universitarias y fantasmas. La primera tentación que tuvo sobre cómo ordenarlas fue de manera cronológica, situándolas no en el momento en que están contadas, sino en el instante al que se refieren. “La primera historia sucede por ahí de 1926 durante La Cristiada (1926-29), otra en 1927, una más en los años 50, en la época de mi infancia, la siguiente es contada por José Revueltas en el 68, luego hay una en los 70 que es una historia periodística. También hay una de los años 80 vinculada al origen del narcotráfico en Sinaloa en los años 40”. Explicó que luego siguen historias más recientes. “La más cercana en el tiempo es una historia en la que evoco con un amigo la vida de Andrés Iduarte, una historia que sucede en las décadas de los años 50, 60, 70 y 80, cuando muere ese personaje. Finalmente, una historia de fantasmas, que sucede en 1986”. Al hablar de la pretensión del libro, el autor explicó que se trata de invitar al lector a entrar a una conversación que de pronto se convierte en una historia, la cual tiene un toque de revelación de un secreto importante para la vida de los personajes. “Ese es el momento catártico o de iluminación de lo que está detrás de la historia”, sostuvo. El deseo del escritor, al llevar al papel estas historias, radica en que quería compartir historias que fueran muy accesibles y fáciles de narrar. Que llevasen la dificultad en esa sencillez. “Esta manera de contarlas a través de una conversación resultó un mecanismo propicio y muy agradable mara mí”. Manifestó que son historias complejas, llenas de resonancias y de ambigüedades internas en una forma transparente y sencilla. Con mucha frecuencia, quien va contando la historia, la cuenta dentro de otra; va contando lo que le contó un tercero, quien explica parte de la misma trama. Es sencillo. “Me pareció fascinante porque es una suerte de juguetería literaria que le da a la narración distintas tonalidades. En una misma conversación aparecen tres, cuatro y a veces hasta cinco narradores distintos, quienes están contando las cosas desde otro lado, que no es ni el lado del narrador, ni el lado de quien está contando la historia fundamental”, concluyó.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
191
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.