Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Derrama Marissa Saavedra el dolor de su corazón sobre el escenario

05/02/2011 03:42 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Hay una mujer sola en la barra de un bar. Con música en vivo, canta, llora, se embrutece con alcohol y sigue con su música. Ella es Marissa Saavedra, quien la víspera reestrenó su espectáculo de teatro-cabaret “Concierto... Desamor”, en el que derrama todo su inmenso dolor. No es un dolor cualquiera. Es el que produce el corazón roto. Marissa lo tiene así y en su espectáculo conquistó al público que asistió a verla y escucharla en el Foro “A poco no”, acompañada por los maestros Leonardo Soqui (director musical y acordeonista), Alonso Borja (guitarra) y Jorge Cortés (bajo). Sobre el escenario, nada más que una mesa y un banco de cantina. En el piso, alfombra roja y en las paredes cortinas negras. José Alfredo Jiménez, Cuco Sánchez, “Chava” Flores, Tomás Méndez, nombres de compositores e intérpretes que dieron lustre al cancionero popular mexicano, se leen en un montón de cajas. Del perchero cuelga un reboso color rojo, muy mexicano. Marissa comienza a cantar; aturdida por las copas, bota su abrigo y su bolso de mano. Más canciones, más música y más alcohol. Ella se quita el vestido y queda en diminuto y atractivo body, medias y liguero, todo en color negro. Hay una mujer sola en la barra de un bar. Como muchas en el cine, en su trabajo, en el banco, en el súper mercado, en los cafés, en los gimnasios, en la calle... hasta en sus propios ¿hogares?, mejor dicho, en sus casas, explica una quebrantada voz en off, para poner al público en contexto. Marissa interactúa entonces con los asistentes, algunos de ellos con una cerveza (esa sí de verdad) en la mano. Brinda con ellos, les pregunta cosas y les cuenta: “Una enfermedad se puede curar, una herida sana, pero un corazón como el mío, roto, nunca se puede componer”. Más llanto y más canciones. A partir de anoche y hasta el 27 de este mes, Marisa ofrecerá su espectáculo musical que hace sentir en carne viva los latigazos del desamor, al tiempo que lleva al público por los senderos de la ironía, el drama y la intimidad, en un paseo por el lado ridículo del amor al desentrañar canciones muy “pegadoras”. Canta temas de mexicanos como “Chava” Flores, José Alfredo Jiménez y Cuco Sánchez para reír y llorar con el espectador, sobre todo con quienes no tienen a quién amar. Es un show unipersonal, con pocas herramientas en escena, donde cuenta sus experiencias personales que le hicieron idear este espectáculo de teatro-bar. Dentro del repertorio, seleccionado por ella misma, interpreta “La media vuelta” y “El enamorado”, de José Alfredo; “Soy infeliz”, tema que inmortalizó Lola Beltrán; “Imperdonable”, de “Chava” Flores, y otras más, siempre respetando los arreglos originales para ejecutar puras esas obras. La vez pasada que Marissa Saavedra presentó “Concierto... Desamor” fue en el Festival Internacional de Cabaret, el año pasado, y ahora ocupa el Foro “A poco no” del centro de esta ciudad en un homenaje al amor. Hay una mujer sola en la barra de un bar...


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
136
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Organizaciones

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.