Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Derrocha la FILIJ pasaportes a mundos maravillosos vía la lectura

11/11/2012 03:48 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

* Títulos sobre todos las áreas del conocimiento humano, para niños y adultos * Sorpresas, gritos, brincos, sonrisas y berrinches en el primer fin de semana Por Juan Carlos Castellanos C. México, 11 Nov. (Notimex).- La XXXII Feria Internacional del Libro Infantil y Juvenil (FILIJ), que del 9 al 19 del mes en curso se lleva a cabo en el Centro Nacional de las Artes (Cenart), ofrece a sus legiones de visitantes un derroche de pasaportes a mundos maravillosos, a través de miles de títulos sobre todas las áreas del conocimiento humano. Ayer sábado, y durante las primeras horas hábiles de este domingo, jóvenes y niños han llegado al Cenart para sorprenderse por el cúmulo de actividades y la amplia oferta cultural que ofrece la feria. Los más grandes observan, luego analizan y se animan a preguntar y a participar; los chicos, entre brincos y no pocos berrinches, consiguen sus libros. Escenarios como el Foro Principal, el Aula Magna, la Carpa Geodésica, la Biblioteca Bagabunda, la Biblioteca de las Artes, la Sala de Lectura, la Bebeteca, el Librobús, los diversos foros pequeños, así como las galerías y el Centro Multimedia, no se dan abasto. La energía proviene de todos lados y envuelve a los visitantes. Del espacio llega el solar con su intenso calor. A nivel de tierra, la de los incansables niños que no cesan de admirarse con lo que exponen los stands, de preguntar… y de pedir todo lo que miran; todo se les antoja. Las presentaciones de libros como “Que los niños metan su cuchara”, “La más faulera”, “Nunca seré un superhéroe” y “La noche de la reina roja”, llaman de manera poderosa la atención de los lectores. El primer título se presentó ayer y los otros tres, el miércoles próximo. La Bebeteca es para los más pequeñitos. Ahí, durante toda la feria hay cantos, cuentos, arrullos y juegos para que bebés y niños de hasta tres años gocen en compañía de sus familiares y se apropien de las palabras, las imágenes y los sonidos, base de su cultura. Para los de preescolar y primeros años de educación primaria, hay una zona de juegos y de actividades en las que echan a andar su imaginación al tiempo que ejercitan su cuerpo. Mente sana en cuerpo sano. Las áreas verdes del Cenart son en estos días un paraíso para ellos. Para los preadolescentes, la mayoría de las casas editoriales representadas en la FILIJ tiene títulos que van de la ciencia ficción a la novela histórica, de los temas de actualidad en las bellas artes a las biografías de sus ídolos musicales. Todos los temas para todos los lectores. Los mayores encuentran “temas sesudos” de materias que hasta hoy los han hecho sufrir en las aulas, como matemáticas, química, inglés o física, pero en ediciones amables, lúdicas, alejadas de la solemnidad de los profesores y de los lenguajes académicos. Los niños gritan, los jóvenes comparan, las mamás consienten y toleran, y los papás hacen cuentas mentales para ver hasta dónde llegará el presupuesto destinado a la FILIJ. Como don Julián Antonio, quien llegó con el larguirucho Juliancito y el pequeño Toñito. “¿Qué cuánto dinero traje a la feria? Mil quinientos pesos y ya me los gasté todos. Juliancito me pidió dos de los clásicos de la literatura universal y un libro de José Emilio Pacheco, ‘Las batallas en el desierto’, porque se lo pidieron en la secundaria”. Don Julián añadió: “Toñito quiso un libro de adivinanzas, uno sobre temas de ecología y un rompecabezas. Lo demás nos los gastamos en comida, pero no crea que en los grandes platillos, no. Apenas nos alcanzó para unos refrescos y unos sandwichitos de mediana pinta”. Presentaciones editoriales, talleres, artes escénicas, música, exposiciones, proyectos multimedia, clases magistrales de ilustración y edición, laboratorio de proyectos y un encuentro internacional de cultura lectora son algunos de los atractivos de la feria este año. El acceso es gratis para todo público. Lo que cuesta es el estacionamiento, los alimentos y, lógicamente, los libros. Si bien no son precios competitivos, ofrecen el atractivo de la cercanía. Todo bajo un mismo cielo: Las palomitas y el refresco, y el libro firmado por el autor.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
122
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.