Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Miseshis escriba una noticia?

El desastre de la política de intereses negativos

13/09/2019 01:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageLos que esperaban que las cosas no empeoraran con la política monetaria del Banco Central Europeo (BCE) se han equivocado. En su última reunión, celebrada el 25 de julio de 2019, el Consejo de Gobierno del BCE mantuvo sin cambios los tipos de interés: el tipo principal de financiación se mantuvo en el 0, 00% y el tipo de depósito en el -0, 40%. Al mismo tiempo, sin embargo, el presidente del BCE, Mario Draghi, ha preparado el terreno para reducir aún más los tipos de interés en los próximos meses. ¿Cuál es el razonamiento detrás de eso?

Según el Consejo de Gobierno del BCE, la inflación es demasiado baja y la economía de la zona del euro demasiado débil. Precisamente esta valoración fue la que señaló a los mercados que esperaban un recorte de los tipos en un futuro próximo. Ahora es muy probable que el tipo de interés de los depósitos se reduzca en 0, 2 puntos porcentuales, hasta situarse en el -0, 60% en la próxima reunión del BCE de septiembre, y que el tipo de interés de las operaciones principales de financiación descienda hasta el -0, 20%. Sin embargo, la continuación del camino hacia el mundo de los intereses negativos tiene consecuencias bastante dramáticas.

La esencia del tipo de interés

Esto se hace evidente al considerar qué significa la tasa de interés. En resumen, representa el descuento de valor que sufre una satisfacción posterior de un deseo en comparación con una satisfacción anterior del mismo deseo (en otras circunstancias idénticas). El tipo de interés «puro» o «originario» es positivo, siempre y en todas partes. No puede desaparecer, no puede llegar a cero, y mucho menos caer por debajo de la línea cero; la lógica de la acción humana nos informa de que el tipo de interés puro no se puede apartar de las acciones y valores humanos.

Sin embargo, existe la «nueva teoría de los tipos de interés negativos», que dice que el «nuevo tipo de interés natural» -o el «tipo de interés social puro»- se ha convertido en negativo. Y aunque esta teoría es errónea, ya ha encontrado su camino en la formulación de la política monetaria; presumiblemente porque es muy atractiva para el Estado y los grupos estrechamente asociados con él, porque si el banco central obliga a los tipos de interés a entrar en territorio negativo, endeudarse se convierte en un negocio rentable, y los Estados y los bancos con problemas financieros pueden reducir su carga de deuda a expensas de los acreedores.

El hecho de que muchos tipos de interés de mercado de la zona del euro se encuentren ahora en una banda negativa no es en absoluto una prueba de la validez de la «teoría de los tipos de interés negativos». Los tipos de interés del mercado se manipulan hasta el fondo. Son dictados por los bancos centrales, y no sólo los tipos de interés a corto plazo, sino también los tipos de interés a largo plazo: Las autoridades monetarias compran títulos de deuda, con lo que aumentan sus precios y bajan sus rendimientos. Por eso muchos tipos de interés se han vuelto negativos; no es una evolución «natural»; ha sido orquestada por el BCE.

Interés negativo para todos

¿Es concebible que en la zona del euro los préstamos al consumo, a la construcción de viviendas y a las empresas se ofrezcan en breve a un tipo de interés negativo? Sí, es posible, en efecto. Para ilustrar cómo podría ocurrir esto, suponemos que los bancos comerciales en euros obtienen crédito del BCE por menos el 2% anual: Los bancos piden prestados 100 euros, y después de un año, devuelven 98 euros. Así, los bancos obtienen fácilmente un beneficio de 2 euros. Sin embargo, el BCE permitirá que los bancos sólo tomen préstamos a tipos de interés negativos con la condición de que presten el dinero.

Para seguir con nuestro ejemplo: Un banco pide prestados 100 euros durante un año a menos un 2% anual del BCE. Presta el dinero a los consumidores a, digamos, menos el 1% (dándoles 100 euros y recuperando 99 euros después de un año). En general, el banco obtiene un beneficio de 1 euro: Gana 2 euros tomando prestado del BCE y pierde 1 euro en el negocio de préstamos. Un mundo retorcido, y no augura nada bueno para la prosperidad de las economías.

El camino hacia la economía planificada

Si alguien puede obtener repentinamente un préstamo con una tasa de interés negativa, entonces es de esperar que la demanda de crédito se salga de control. Para evitarlo, el BCE tendrá que recurrir al racionamiento del crédito: Determina por adelantado cuántos nuevos préstamos desea repartir y, a continuación, asigna esta cantidad de crédito. El mercado crediticio ya no decide quién recibe qué, cuándo y en qué condiciones; esas decisiones las toma el BCE.

Más sobre

¿Según qué criterios deben asignarse los préstamos? ¿Alguien que pide crédito debe recibir algo? ¿Deben favorecerse los sectores económicos intensivos en empleo? ¿Deberían los nuevos préstamos destinarse únicamente a «las industrias del futuro»? ¿Deben apoyarse las industrias que se debilitan con crédito adicional? ¿O el sur de Europa debería recibir más que el norte de Europa? Estas preguntas ya indican que la economía planificada se establece a través de una política de tipos de interés negativos.

Más que nunca será el BCE quien reine sobre el crédito: determinará efectivamente qué se financiará y producirá y dónde y cuándo; determinará quién estará en condiciones de comprar y consumir a crédito. Como autoridad central de planificación, el BCE ?o los grupos que influyen en gran medida en sus decisiones? lo determina todo: qué industrias serán promovidas o suprimidas; qué economías pueden crecer más fuertes que otras; qué bancos comerciales nacionales pueden sobrevivir y cuáles no. Bienvenido a la economía planificada de la Eurozona!

Burbujas especulativas

Pero eso no es suficiente. El proceso hacia tasas de interés cada vez más bajas impulsa la inflación del precio de los activos: Existencias, casas y tierras ?todo se vuelve más caro. Porque cuanto más baja sea el tipo de interés, mayor será el valor presente de los pagos futuros y, por lo tanto, los precios de mercado de los activos. La política de tipos de interés bajos facilita una inflación espectacular de los precios en los mercados de activos; una gigantesca burbuja especulativa se infla.

Esto ofrece inicialmente a los inversores una alta rentabilidad. Al mismo tiempo, sin embargo, las perspectivas de rendimiento futuro empeoran. Esto puede explicarse de la siguiente manera: Los tipos de interés cero hacen que los inversores suban los precios de las acciones y las viviendas hasta que los rendimientos futuros esperados de estos activos se aproximen al tipo de interés cero fijado por el banco central. En el caso extremo, cuando el banco central fija tipos de interés negativos, los rendimientos de mercado esperados pueden incluso caer por debajo de cero.

Una vez que la política del banco central haya logrado empujar todos los retornos a cero o por debajo de cero, la economía de libre mercado está a punto de terminar. Sin un retorno positivo a la vista, el ahorro y la inversión se detienen: Debido a que el hombre activo tiene una tasa de interés original positiva, ya no vale la pena ahorrar e invertir. La economía de la división del trabajo se detiene a gritos. Las inversiones de sustitución y expansión ya no tendrán lugar. Comienza el consumo de capital, y la economía moderna vuelve a caer en una economía de subsistencia primitiva.

El fin de la sociedad libre

La política monetaria de tipos de interés cero y negativos ?si se piensa de forma consecuente? conduce a la desaparición (de lo poco que queda) de la sociedad libre tal y como la conocemos en el mundo occidental. Los efectos destructivos de una política de tipos de interés negativos no son inmediatamente obvios para la mayoría de la gente, porque el camino hacia tasas de interés negativas puede ir acompañado de un repunte económico artificial que da la impresión de que la economía se ve bien, aunque en realidad vive de su sustancia.

Sólo gradualmente, el daño se hace visible. El crecimiento económico está disminuyendo; los conflictos políticos sobre la distribución del ingreso están aumentando; el Estado se vuelve cada vez más poderoso; el grado de libertad para los ciudadanos y las empresas disminuye; y en algún momento, los precios de los activos colapsan y la burbuja estalla a medida que el rendimiento económico se deteriora cada vez más: Las empresas obtienen menos beneficios, se pierden puestos de trabajo y los consumidores deben frenar su demanda.

Todo esto conduce al empobrecimiento económico y, muy probablemente, al caos político. La política de tipos de interés negativos corta proverbialmente la rama sobre la que se asienta la democracia del bienestar en el mundo occidental. Las consecuencias perjudiciales de una política de tipos de interés negativos ya son claramente visibles hoy en día. Si no se impide a los bancos centrales empujar los tipos de interés a cero o a territorio negativo, ésta será una de las mayores tragedias de nuestro tiempo.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Miseshis (1691 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
1138
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.