Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Teresa Da Cunha Lopes escriba una noticia?

Desconstrucción de algunos mitos sobre el papel y función de la Universidad

26/11/2013 13:52 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Una buena educación puede ser la más poderosa herramienta con que se cuente para elevar el crecimiento económico de México, pero no es la panacea

Por: Teresa Da Cunha Lopes

Desconstrucción de algunos mitos sobre el papel y función de la Universidad

1.- La Universidad no es, por si sola la panacea del desarrollo, pero sí un factor importante para la competitividad y la movilidad social

 

Una buena educación puede ser la más poderosa herramienta con que se cuente para elevar el crecimiento económico de México, mejorar la competitividad y promover la inclusión social .Sin embargo, contrariamente al mito vigente, la universidad no es la panacea del desarrollo. Tan sólo es un elemento más en un conjunto complejo de variables.

Me explico: una alta tasa de universitarios no garantiza, como una variable única, prosperidad económica para un país. Esto no significa, sin embargo, que el acceso a una educación superior pueda suponer una pérdida de tiempo. Aún y cuando la tasa de paro entre los titulados superiores mexicanos se incrementó al 16 % y que la prospectiva de ANUIES para el presente trienio 2012-2015 (Ver el documento de ANUIES “Mercado laboral de profesionistas en México. Diagnóstico 2000-2009 y prospectiva 2012-2015”) sea negra, el promedio de ingresos del profesionista es significantemente mayor que entre las personas con enseñanza secundaria obligatoria.

Pero existe un problema de fondo que no debemos esconder. Los egresados del Sistema de Educación Superior ganan conocimientos generales, pero no salen preparados para las tareas reales que enfrentarán en el mercado laboral, tal como lo refiere el documento publicado por Manpower “Se buscan jóvenes con Energía y Enfoque Profesional”. O sea, tenemos como asignatura pendiente, tanto  las universidades como la sociedad mexicana, redefinir la pertinencia de ciertas carreras, para ofrecer a nuestros egresados mayores posibilidades de inserción en la vida activa y en el mercado de trabajo cada vez más competitivo y globalizado.

Sin embargo, a pesar de estas consideraciones prácticas, si consideramos las universidades como un lugar donde en muchos casos se genera, comparte y discute conocimiento, podemos afirmar que la mayoría de las personas que han pasado por una de ellas no se arrepentirán demasiado de haberlo hecho.

Por otro lado, debemos considerar que si la población universitaria mexicana ha crecido exponencialmente en las últimas décadas tal es debido al hecho de que no existen alternativas reales y eficientes de formarse profesionalmente sin acudir a la universidad. Percepción social que parece ser validada por la inexistencia de alternativas profesionalizantes en el medio-superior de calidad y adaptadas al mercado de trabajo dinámico del siglo XXI volteado para los servicios y para los sectores tecnológicos.

2.-La universidad no debe verse únicamente como una fábrica de profesionales calificados, si no más bien como un lugar donde formarse como personas adultas

En consonancia con varios autores, considero que la mayor aportación que la universidad puede ofrecer a la Sociedad mexicana es la posibilidad de formar integralmente a los individuos, de ayudarlas a potenciar sus calidades y convertirlas en adultos. En mi segundo año en la universidad, un carismático profesor de Historia de las Instituciones en la Sorbona, el Profesor Robert Fossier exponía lo siguiente: “debéis ver los estudios que estáis completando como una forma de aprender una metodología, de aprender a pensar, a ser críticos, esta es la mayor lección que os puede dar la universidad, una herramienta intelectual para vuestras vidas”.

O sea, si la educación no contribuye a incrementar nuestra conciencia de manera crítica es probable que no nos sirva de mucho.

Sucede, no obstante, que la mayoría de mis colegas no comparten este punto de vista y argumentan de forma significativamente diferente: el alumno tiene que completar sus estudios en un tiempo X, si tardan más están perdiendo su tiempo porque no consiguen un buen trabajo.

La verdad es que, recordando mis años en la universidad, me doy ahora cuenta de que nuestro objetivo era realmente acabar los estudios lo más rápido posible. Para nosotros, la posibilidad de volvernos adultos se vislumbraba después de la universidad. De este modo, muchos estudiantes mexicanos siguen viviendo hoy en día con sus padres hasta la treinta, contrariamente, a gran parte de los estudiantes de países europeos, canadienses o norteamericanos que abandonan sus hogares al empezar la universidad y llevan una vida independiente.

La fórmula para conseguir esta emancipación temprana, dirán algunos, se debe a que en otros países se dan enormes facilidades económicas a los estudiantes, en particular becas que realmente permiten sobrevivir de forma independiente y toda una serie de posibilidades de trabajos de medio-tiempo para reforzar un poco la”dieta”. Yo no estoy de acuerdo con esta interpretación puramente economicista, creo que se trata de un trazo cultural, en que el joven no es preparado para ser independiente de la familia.

3.-Las universidades sí tienen mucho que aportar a las empresas y a la sociedad, y de hecho lo hacen en muchos países

Las innovaciones tecnológicas que las empresas aplican a sus productos provienen, en muchos casos, del conocimiento que se genera en la investigación básica a lo largo de los años. Esto se conoce como transferencia de tecnología. En algunos casos, esta transferencia se da de forma directa cuando los descubrimientos que se generan en las universidades se utilizan para fundar lo que se conoce como spin off, es decir pequeñas empresas emprendedoras. Una segunda fuente de transferencia de conocimiento se da cuando las empresas tienen proyectos de colaboración con las universidades, sea directamente, o a través de fondos estructurales manejados por entidades federales, tales como CONACYT. Si en México, el conocimiento que se genera en la investigación no se traduce en productos que las empresas puedan desarrollar se debe, en muchos casos, a un claro déficit del proceso de transferencia de conocimiento. Éste déficit puede provenir en muchos casos, como por ejemplo el de Michoacán, por el poco interés de las empresas en la investigación universitaria. En otros países, y nuevamente cito el caso de Alemania, la empresas valoran y sacan mucho más beneficio de las universidades, hasta el punto que se llega incluso a hablar  de explotación de las empresas respecto a la universidades.

Pero las universidades no sólo tienen mucho que ofrecer a las empresas sino también a la sociedad en general. Es interesante ver cómo en algunos países (no en todos) se acostumbra a invitar a profesores universitarios para debatir sobre temas de actualidad en la televisión o cómo algunos de los mismos profesores son asesores empresariales e incluso políticos.En Morelia, para citar un caso contrario, sólo los medios alternativos lo hacen

4.-Las Universidades mexicanas no tienen que envidiar, pero sí que aprender, algunas cosas de las extranjeras (y viceversa)

Creo que existe en México la creencia generalizada, que en mi humilde opinión es profundamente errada, de que fuera de nuestras fronteras todo es mejor, también las universidades. Este complejo de inferioridad no es sólo en muchos casos infundado sino además altamente contraproducente. Si me remito a la parcela de la ciencia, que es la que me concierne, las Ciencias Jurídicas, tengo que decir que los juristas mexicanos a los que he ido conociendo durante estos años demostran, en general, un alto nivel de conocimientos, en ningún caso por debajo de la media de otros colegas europeos o norteamericanos. En mi opinión, las carencias de las personas formadas en México no son de índole académica sino más bien endémica. Me explico: a los mexicanos no se nos educa para presentar en público, para defender y argumentar nuestras tesis, proponer ideas, llevar la iniciativa. En otras palabras, a nuestros estudiantes no se les enseña a usar las herramientas que están a su alcance para convertirse en personas adultas e independientes. Seguramente, buena parte de la culpa la tengan, la masificación en las aulas y el, para ser diplomática, el adormilamiento de muchos profesores.

5.-México está regalando su capital humano, tal vez de forma irreversible

Hacemos inversiones multimillionarias en formación de recursos humanos altamente calificados y después no creamos las estructuras de empleo para los mismos, o, a través de nuevas reglamentaciones, como la muy contestada nueva normativa sobre el ingreso y promoción en la Universidad Michoacana, cerramos los pocos espacios existentes a los jóvenes investigadores.

6.- No Tenemos suficiente movilidad estudiantil ni docente

Es bien verdad que, hoy en día hay más estudiantes becados por CONACYTt, Erasmus Mundi, del Programa Delfin y becados por la Fundacion Carolina (para citar algunos de los programas de movilidad y becas) que nunca. Sin embargo, en números globales, el porcentaje de estudiantes que aprovechan estos instrumentos de movilidad son nínimos, principalmente cuando comparamos los datos brutos con los programas de otros países, en particular de Brasil. Ahora bien, la movilidad estudiantil es uno de los factores que podrá contribuir (algún día…) a cambiar la mentalidad que impera en nuestras universidades, siempre que estas personas decidan volver a México y que México decida crear las estructuras de empleo calificado para ellas.

Sin embargo estamos muy legos de los apoyos tanto en cantidad como en nivel de financiamiento a que tienen acceso, por ejemplo, los alumnos brasileños.

X


Sobre esta noticia

Autor:
Teresa Da Cunha Lopes (220 noticias)
Visitas:
411
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.