Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Espectáculos escriba una noticia?

Describen a Buñuel como multidisciplinario y devorador de libros

03/03/2011 05:48 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Como un devorador de libros y un cineasta multidisciplinario, creativo y provocador calificó el investigador José Antonio Valdés Peña al realizador español Luis Buñuel. El también jefe de información de la Cineteca Nacional agregó que durante 10 años se ha dedicado a indagar sobre temas fílmicos, y una de las materias que le ha tocado hurgar fue la obra del director de "El extraño encanto de la burguesía", partiendo de literatura. Valdés Peña encabezó, la víspera, la charla "La literatura en el cine de Luis Buñuel", en el marco de la XXXII Feria Internacional del Libro, que se lleva a cabo en el Palacio de Minería de la Ciudad de México. Señaló que sin duda el cineasta aragonés ha sido uno de los más influyentes en la historia del Séptimo Arte, y quien cambió la historia del cine con sus películas: "Era un hombre que leía incesantemente y que muchos de sus proyectos, tanto de los que se lograron como los que no se concretaron, tienen que ver con el mundo de las letras". Indicó que Buñuel filmó entre 1928, año en que rodó el cortometraje "Un perro andaluz", y 1977, en que hizo su último largometraje en Francia ("Ese oscuro objeto del deseo"), unas 32 películas, de todas ellas, 16 fueron adaptaciones literarias de autores diversos que enriquecieron su obra. Precisó que le tocó crecer en un ambiente lleno de literatura, producto de la herencia de don Leonardo Buñuel, su padre, un ingeniero agrónomo muy culto. "Además, estuvo rodeado de dos generaciones de escritores de españoles como fue la Generación del 27, y en la que conoció a Salvador Dalí, así como a su gran amigo, Federico García Lorca". Explicó Valdés Peña que la Generación del 27 se formó al amparo de la Generación del 98, entre ellos Miguel de Unamuno y José Ortega y Gasset, escritores españoles que fueron maestros del joven Luis Buñuel. Explicó que Buñuel fue un poeta que lo mismo escribió cuento, poesía y ensayos, que crítica de cine desde el punto poético y literario. Apuntó que hubo dos eventos que tuvieron que ver en la incursión de Buñuel en el cine. Uno de ellos fue el consejo de Ortega y Gasset, quien le vio decisión y capacidad por lo que un día le sugirió incursionar en el Séptimo Arte, pues consideraba que se trataba un medio nuevo en el que podría ir más allá de la literatura. Comentó que un día Buñuel decidió entrar a un cine, en donde tuvo la oportunidad de ver una película titulada "Las tres luces", de Fritz Lang, que narra la historia de una mujer a quien se le muere su ser amado. A partir de ese momento quedó fascinado y decidió dejar la carrera de Filosfía y Letras y dedicarse al cine. Viajó a París y se unió a quienes en ese momento fundan la industria, después de la Primera Guerra Mundial, y conoció a Abel Ganz, director de "Napoleón", y a mucha gente. Se vuelve a encontrar a su amigo Salvador Dalí, con quien filmó su primer cortometraje de corte surrealista, "El perro andaluz", con el que empieza su carrera y su relación con la literatura. Valdés Peña hace un recorrido de la interconexión del cineasta con la pintura y la literatura, dos de sus grandes pasiones. El investigador señaló que aunque filmes como "Un perro andaluz" y "La edad de oro" no están basados en obras literarias, "surgen de las anotaciones de ir contando sus sueños durante un viaje de ambos; sin embargo, fue El marqués de Sade uno de los escritores que más influyeron en la obra de Buñuel". Aseguró que bajo la influencia de Sade, Buñuel marca su tendencia en el cine, pues con él aprende que el hombre sólo puede ser feliz logrando lo que la imaginación le sugiere nunca en el plano real. Entonces, los personajes de Buñuel, como sucede en "Un perro andaluz", tiene esa doble vida que se puede ver como sucede en "Ensayo de un crimen". En esta película, el personaje de Ernesto Alonso es un señor de la burguesía que vive en Coyoacán, Ciudad de México, y siempre quiere asesinar a alguien, pero todo el tiempo se le adelantan. Valdés Peña dijo que Buñuel llegó a México a los 45 años, cuando la industria estaba en un mal momento, saliendo de la Época de Oro y entrando a una crisis de calidad. Fue en ese tiempo que un productor argentino radicado en México, Óscar Ratzinger, le ofrece hacer cine aquí. "Comenzó su carrera de la manera más errática, filmando 'Gran casino', un proyecto en el que se le ocurrió juntar a Libertad Lamarque con Jorge Negrete". Esa historia se basa en una novela llamada 'El rugido del paraíso', de Michel Weber que, según Valdés Peña, debe ser más espantosa que la película. Dijo que desde ese momento Buñuel comienza a tomar lo que considera importante de las obras literarias, lo que representará un sello de su aportación cinematográfica. El investigador narró la disputa que sostuvieron Buñuel y Rodolfo Usigli por la manera en que el cineasta adaptó la novela "Ensayo de un crimen", y que cuando Usigli vio la película se enfadó de tal manera que provocó una gran polémica. Buñuel se dedicó a hacer adaptaciones de lo que le gustaba de las novelas que seleccionaba, indicó. Explicó que "fue el cineasta más repudiado por llevar a la pantalla situaciones como la que se vio en 'Los olvidados', en la que expone de manera cruda, y con la que provocó un gran escándalo al acabar con la mina de algunos productores que pensaban que 'Nosotros los pobres' era la forma en que se debía explotar el fenómeno de la pobreza". Otras de las novelas que el cineasta español adaptó al cine fueron: "El", que narra las memorias de la escritora española Mercedes Pinto, que Buñuel plasma en la pantalla con Arturo de Córdova en el papel principal, un esquizofrénico. Una de las que más le apasionaron fue "Cumbres borrascosas", de Emily Bronté que llevó a la pantalla grande en 1954 bajo el título de "Abismos de pasión", la cual, según Valdés Peña, se arrepintió de haber filmado. Cabe señalar que Benito Pérez Galdós fue uno de los autores preferidos por el realizador de "Viridiana", pues fue un hombre que representó al realismo español en el siglo XIX, y Buñuel llevó al celuloide dos de las novelas menos apreciadas de Galdós: "Nazarín", en 1958, y "Tristana", en 1970. El investigador señaló que Buñuel tuvo la fortuna de hacer siempre de las malas novelas una buena película, pues de esa forma tiene mayores probabilidades de hacer lo que quiere con ellas. Destacó que nunca traicionó a la literatura, que únicamente reinterpretó las historias y las plasmó como él consideró que debía y las explotó a su manera. Otras de las novelas que llevó al cine, luego de ganar la Palma de Oro en Cannes, con "Viridiana", fue "Ese oscuro objeto del deseo", su última película, la cual se basa en un relato del siglo XIX llamado "La dama y el pelele", en la que se describe a una joven que pregona que es virgen a un pretendiente que la acosa. Este relato está basado en una novela de Pierre Arditi, un legendario pornógrafo francés, también está "Belle de día", de Joseph Kessel, en el que se expone la doble moral de la alta burguesía francesa que Buñuel lleva al cine a su manera.


Sobre esta noticia

Autor:
Espectáculos (21096 noticias)
Visitas:
116
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.