Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Ecoliberal escriba una noticia?

La designación de «patrimonio» de los edificios antiguos es tan derrochadora como arbitraria

13/03/2020 00:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

imageUn viejo granero rojo en Londres, Ontario, fue recientemente protegido por el Consejo de la Ciudad. Dos días después , al anochecer, el granero fue demolido.

El dueño John McLeod, citando un consejo legal, no comentó cuando le preguntaron si había demolido el granero, pero dijo: «Estoy encantado de que haya caído».

McLeod había luchado por la designación del granero de Byron, llamando la presión para ello en el ayuntamiento «completa estupidez».

El ayuntamiento respondió a la demolición emitiendo una orden de cese de obra que exigía al propietario «cesar inmediatamente la remoción» del granero «o cualquier parte material del mismo».

La concejala Anna Hopkins dijo que estaba totalmente conmocionada, mientras que el concejal Stephen Turner dijo, «Estoy consternada de que el granero haya sido demolido tan descaradamente a sólo 48 horas de que la propiedad fuera designada como patrimonio por el consejo».

Las opiniones de los políticos no fueron compartidas por la abrumadora mayoría de los lectores que publicaron comentarios en el artículo de noticias . Algunos lectores expresaron su decepción, pero no su sorpresa, por el hecho de que el Consejo estuviera perdiendo tiempo y dinero en este asunto. Otros dijeron que los defensores del patrimonio deberían usar su propio dinero para comprar propiedades que, según ellos, tienen valor patrimonial. Muchos comentaron que el propietario debería ser libre de hacer lo que quiera con su propia propiedad. En resumen, estos comentarios ?con votos a favor y en contra? apoyaron al propietario y su presunto acto de demolición.

Esta historia plantea la pregunta ?una vez más? de si la propiedad privada debe estar sujeta a la protección del patrimonio del gobierno.

¿Protección de los derechos de propiedad o protección de la bola de demolición?

Gene Callahan y Julius Blumfeld escribieron :

El impulso de proteger los monumentos apreciados del pasado... no carece de mérito. Sin embargo, el defecto en los intentos de hacerlo a través de la legislación es que el proceso político no puede equilibrar adecuadamente el valor de dicha preservación con el costo de renunciar a otros posibles usos de la tierra en cuestión.

Sólo los precios de mercado pueden revelar las valoraciones actuales que los interesados asignan a los diversos usos concebidos para cualquier recurso. [énfasis añadido]

Callahan y Blumfeld tienen razón, pero los políticos y burócratas afirman que tienen la experiencia para ejecutar eficazmente este acto de equilibrio. Sin embargo, en lugar de proteger y defender los derechos de todas las personas, este mágico acto de equilibrio no consiste más que en emitir edictos arbitrarios que sirven a los intereses de un grupo pisoteando los derechos de otro grupo.

A pesar de toda su fanfarronería sobre la promoción de la igualdad dentro de la sociedad, los políticos habitualmente promulgan leyes que hacen que los ciudadanos sean desiguales ante la ley. En nuestro caso, la protección del patrimonio político, o la falta de ella, da a algunas personas el derecho de hacer lo que quieran con su propia propiedad mientras que a otras se les niega el mismo derecho. El concejal Turner dice que se horrorizó por lo que llama la «descarada» demolición del granero. Pero si alguien es culpable de una conducta descarada, es Turner y sus secuaces, que insisten descaradamente en la protección desigual de los derechos de propiedad de los ciudadanos.

Según los políticos, la protección desigual del derecho de propiedad es necesaria para preservar el valor del patrimonio. Éticamente hablando, este es un punto de vista muy cuestionable. Además, los edictos políticos son edictos arbitrarios, que no tienen base en ninguna concepción sensata del valor.

Valor del patrimonio y prioridades políticas en conflicto

Hecho 1: Los políticos de Londres conceden la protección del patrimonio basándose en una evaluación subjetiva del valor histórico de una propiedad determinada.

Hecho 2: Los políticos de Londres dicen apoyar el progreso y el crecimiento económico.

Hecho 3: Los hechos 1 y 2 están en contradicción.

El dueño del granero quiere construir una vivienda en el lugar del granero. ¿Pero cómo sabemos si esta propiedad tiene un mayor valor (a) como una llamada propiedad patrimonial, (b) destruyendo el granero y construyendo nuevas viviendas, o (c) asignando la propiedad a cualquier otro número de usos? El futuro es incierto, lo que significa que nadie puede saber la respuesta a esta pregunta, y menos aún los políticos y burócratas.

Sin embargo, podemos estar seguros de que nadie tiene un incentivo mayor que el propietario de la propiedad ?que absorbe directamente el costo de adquisición, mantenimiento y desarrollo? para asignar la propiedad a su uso más valioso. En nuestro caso, la evaluación del valor del propietario del granero se basa probablemente en lo que él cree que soportará el mercado inmobiliario, expresado en dólares canadienses.

Supongamos que a través del proceso de demolición, nueva construcción, y la adquisición de inquilinos (o compradores de vivienda) el propietario obtiene un beneficio, es decir, sus ingresos superan sus costos. Este es el punto clave. Las ganancias indican que ha creado valor. Ha tomado diversos recursos (tierra, mano de obra, materiales) y los ha combinado de tal manera que valen más que la suma de sus partes. Así pues, los beneficios se acumulan tanto para el propietario como para los inquilinos (o compradores de vivienda) que ahora disfrutan de esta nueva oferta de vivienda.

(Por el contrario, si la empresa del propietario produce pérdidas, esto equivale a una destrucción de valor por una mala asignación de los recursos. Por lo tanto, los propietarios que sufren pérdidas se ven altamente incentivados a mejorar sus operaciones o a interrumpir el negocio, conservando así los recursos para otros que son mejores en la creación de valor, es decir, en la creación de riqueza).

Es arbitrario y nebuloso que el gobierno afirme que el granero tiene valor patrimonial. Los valores son siempre subjetivos, no objetivos y siempre cambiantes. Por lo tanto, debemos tener una forma de expresar los valores, y como Callahan y Blumfeld señalaron, «Sólo los precios de mercado pueden revelar las valoraciones actuales que las partes interesadas asignan a los diversos usos concebidos para cualquier recurso».

Pero los políticos ignoran rutinariamente este principio económico básico. Ignoran los precios del mercado al formular políticas diseñadas para satisfacer a grupos de interés especial, como los defensores del patrimonio. Esto invariablemente da lugar a una mala asignación de recursos, e impide que los participantes en el mercado creen puestos de trabajo y riqueza que de otro modo se habrían creado, lo que es lo contrario del progreso y crecimiento económico que el ayuntamiento dice apoyar.

Los políticos se felicitan por preservar las llamadas propiedades patrimoniales mientras ignoran, como escribieron Callahan y Blumfeld, «el costo de renunciar a otros posibles usos de la tierra». La mejor manera de determinar cómo se debe utilizar un inmueble es dejar la decisión en manos de los propietarios y permitir que cualquier persona, incluidos los activistas del patrimonio, que desee hacer una oferta por un inmueble, exprese su propia valoración subjetiva del mismo.

Fuente.


Sobre esta noticia

Autor:
Ecoliberal (2241 noticias)
Fuente:
miseshispano.org
Visitas:
710
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.