Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Desplegó Pedro Flores todo su arte en “La hora del cuento”

13/05/2011 12:44 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El narrador oral, cuentero y cronista Pedro Flores desplegó hoy todo su arte en el Centro de Creación Literaria “Xavier Villaurrutia”, donde ofreció su espectáculo unipersonal “Un tren de cuentos” dentro del ciclo “La hora del cuento”. El artista contó al público asistente un ramillete conformado por las historias más celebradas dentro de su repertorio, las cuales fueron oídas con toda la atención que la gente fue capaz de acopiar durante el breve tiempo y espacio. Flores contó historias donde desfilaron pericas, palomas, colibríes, quetzales, gatos ratones, murciélagos y muchos otros seres vivos, y hasta uno, dos o tres seres humanos, quienes protagonizaron algunas de las historias que él contó. La historia que más gustó al público, lo que fue claro por la fuerte ovación con que agradeció al narrador, fue la del vampiro que un buen día quiso ser ave, tener alas preciosas y volar por los aires como otras tantas en el bosque. “Hay narraciones de miedo, de romance, de amor y de tradición oral, y éstas son las que cuentan los abuelos, los papás y los hijos a las demás personas; son historias que viven gracias a que se pasan de generación en generación”, explicó el narrador oral. Tras decir lo anterior, contó que ese murciélago, cansado de tanto frío que él y todos sus parientes y ancestros habían sentido por muchos siglos, fue a ver a los Dioses de la Montaña para que le ayudaran en algo. “Los Dioses de la Montaña le dijeron al murciélago que regresara al bosque y que pidiera, a cada una de las aves que habitan ese lugar, una pluma, para que ellos se la pegara y con ello pudiera mitigar el intenso frío que padecía siempre. “La perica le dio una pluma fea, mugrosa, arrancada de su cola. El murciélago se la pegó en su cola y fue con la paloma de la paz, quien le obsequió una pluma hermosa, blanca, limpia, y el murciélago se la pegó en la espalda. “Luego, visitó al colibrí, quien le regaló la pluma más grande que tenía... y, sin embargo, era chiquitísima; se la pegó en el cuello. Finalmente, fue a ver al quetzal, quien le regaló una pluma enorme, bonita, y con ella, se fue contento”, expuso. Narró que “desde entonces, todas las tardes, al caer el Sol y pintar de rojo el cielo, el murciélago abría sus alas y presumía su belleza. Tan hermoso se sentía que dejó de hablarles a los animalitos que le habían obsequiado sus plumas. “Cansados de esa actitud del malagradecido y vanidoso murciélago, todos los animales del bosque fueron con los Dioses de la Montaña, quienes hicieron presentar ante ellos al mismísimo murciélago, quien pronto asistió”, continuó Flores. Dijo que “los Dioses de la Montaña le ordenaron que esa tarde, al ponerse el Sol y pintar de rojo el cielo, volara. Así lo hizo, y cuando cruzaba los aires, las plumas, una a una, se le fueron desprendiendo hasta quedar como era antes. “Con esas plumas se formó el Arco iris, y a partir de ese día el murciélago vuela sólo por las noches, dando círculos en el cielo, como deseando atrapar plumas imaginarias”, así finalizó Pedro Flores el cuento estrella que narró este viernes a niños y adultos. El ciclo “La hora del cuento” tiene la participación de diversos miembros del Foro Internacional de Narración Oral (FINO), quienes realizan la labor de difundir este género, así como la divulgación de las tradiciones orales y literarias.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
454
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Organizaciones

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.