Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Destaca especialista renovación teatral a partir del “Ulises”

28/10/2010 04:41 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Con la intención de provocar, renovar y modernizar el teatro durante los años 20 del siglo pasado, un grupo de intelectuales mexicanos concibieron la idea de generarle un nuevo perfil, dando origen al Teatro de Ulises, encabezado por Salvador Novo, Xavier Villaurrutia y Antonieta Rivas Mercado, como mecenas. Durante la ponencia "El Teatro de Ulises", la especialista Guillermina Fuentes, integrante del Centro de Investigación Teatral "Rodolfo Usigli", señaló que la idea de este grupo de intelectuales era generar un nuevo perfil en el teatro mexicano y para ello optaron por incorporar autores franceses e ingleses que hablaran de temas diferentes desde la perspectiva moderna. Como parte de las actividades desarrolladas durante el XXXIV Coloquio Internacional de Historia del Arte, La Metrópoli como espectáculo, que concluye hoy, la investigadora hizo un análisis de la escena mexicana durante el llamado Teatro de Renovación. Así fue, dijo, como Salvador Novo, Xavier Villaurrutia, Antonieta Rivas Mercado, Clementina Otero, Julio Castellanos, Julio Rueda, entre muchos otros, concibieron el Teatro de Ulises, antes de que todos ellos resultaran funcionarios culturales. A estos intelectuales se sumaron escritores, poetas, quienes adoptaron el papel de actores al ponerse la máscara de éstos. Otros amigos pintores realizaron las escenografías de cada acto, propiciando cambios en el espacio escénico. El montaje, continuó, se llevó a cabo en varios actos, los correspondientes a cada una de las obras elegidas y presentadas a lo largo de enero a junio de 1928, entre ellas "SIMIL", de Claude Roger Marx, "Ligados"; de Eugene O'Neill; "El Peregrino" de Charles Vidrac; "Orfeo" de Jean Cocteau, y "El tiempo es sueño" de Henri Lenoimard. "La escenografía, el foro construido y adaptado en una pequeña vivienda de la vecindad ubicada en la calle de Mesones, del actual Centro Histórico de la Ciudad de México, donde se cobraban cinco centavos por persona, que eran destinados a cubrir los gastos del velador y la recepcionista del teatro", comentó Fuentes. Entre el público de las primeras funciones, contó la investigadora, estuvieron Jean Charlot, Andrés Henestrosa, José Gorostiza, el propio Xavier Villaurrutia y Francisco Monterde. Público, actores, directores, escenógrafos trataban de perfilar un teatro de arte, de vanguardia, dirigido a generar un nuevo gusto entre el público mexicano que pudiera fijar la sensibilidad contemporánea. Antonieta Rivas Mercado hablaba, entusiasta, del mensaje visual del Ulises, a través de atrevidas y novedosas formas escenográficas, muchas de ellas diseñadas por Roberto Montenegro. Por su parte, Carlos Lazo volvía a México después de una estancia en París en la que se había vinculado con el entorno escénico internacional que trató de verter en el proyecto. En voz del propio Novo, añadió Guillermina Fuentes, la intención de "Ulises" era marcar una regeneración completa del teatro; desde la dirección, la actuación, la escenografía, debía producir un efecto provocador y emocional en el público, alejándose del rigor de la literatura dramática del momento. El grupo pensaba que con obra nueva ayudarían a cambiar el vetusto teatro que se veía en otros escenarios de la ciudad y contribuiría al nuevo gusto del público. Aunque también se presentaron en el teatro Fábregas, a petición de intelectuales que solicitaban que accedieran a actuar más representaciones en espacios más amplios, el perfil de Ulises siempre fue el de teatro de búsqueda que hoy día es conocido como Teatro experimental. En palabras de la ponente Guillermina Fuentes, después de Ulises siguió con este perfil el Teatro Orientación, que luego seguiría con proyectos de José de Jesús Aceves, quien traería obras existencialistas, y quizá después en el proyecto "Pienso en voz alta" que tuvo lugar en la UNAM, para después abrir camino a varios grupos independientes en la década de 1960. Finalmente, para Fuentes, esta intención queda hoy en el espíritu del performance y el teatro de cabaret.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
283
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.