Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Fue un destacado historiador, jurista y político Jesús Reyes Heroles

02/04/2011 05:17 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Reconocido historiador, jurista, académico y funcionario mexicano, a quien se recuerda sobre todo por la reforma política que impulsó en 1977, que anuncia la modernidad del país en la materia, Jesús Reyes Heroles nació el 3 de abril de 1921. Las primeras luces las vio en Tuxpan, Veracruz, y en 1944 se recibió como abogado con Mención Honorífica por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Realizó estudios de posgrado en Derecho en Argentina en 1945, tanto en la Universidad de Buenos Aires como en el Colegio Libre de Estudios Superiores de Buenos Aires y en la Universidad Nacional de La Plata. Fue miembro numerario de la Academia Mexicana de la Historia en 1968 y honorario de la Real Academia de la Historia de Madrid en 1969; le fue también otorgado el doctorado Honoris Causa de la Universidad de Alcalá de Henares en 1981. Al poco tiempo de egresar, y por más de tres lustros (entre 1946 y 1963) fue catedrático de Teoría General del Estado en la Escuela Nacional de Jurisprudencia -renombrada al tiempo como Facultad de Derecho- de la UNAM. En esa clase fue maestro de varios futuros servidores públicos, como el ex presidente Miguel de la Madrid. Además, por cuatro años (1948-1952) fue maestro de Economía Política en la Escuela Nacional de Comercio y Administración, hoy Facultad de Contaduría y Administración de la misma casa de estudios. También dio clases en la Escuela Superior de Comercio y Administración del Instituto Politécnico Nacional, escribiendo simultáneamente su extensa obra, enriquecida de su experiencia profesional, compuesta por ensayos y producciones. Entre estas se encuentran “Tendencias actuales del Estado”, su tesis de grado convertida en libro por su calidad (1945); “La carta de La Habana” (1948), y “Acuerdo arancelario general: actualidad y perspectiva” (1950). Igualmente, “La industria de la transformación y sus perspectivas”, “Comentarios a la revolución industrial en México” y “Bajo el signo de la inflación” (1951); así como “El papel del Estado en el desarrollo económico”, “Restauración, revisión y tercer camino” (1952) y “Continuidad del liberalismo mexicano” (1954). Otros títulos son “Economía y política en el liberalismo mexicano” (1956); “El liberalismo mexicano” (en tres entregas, entre 1957 y 1961), considerado texto indispensable sobre el tema y la Reforma, y “La Iglesia y el Estado en México: cincuenta años de Revolución” (colectiva, 1960). Lo mismo que “Rousseau y el liberalismo mexicano” (1961); “La nacionalización de la industria eléctrica” (1962); una recopilación, selección, apuntes y estudio preliminar de las “Obras de Mariano Otero” (1967); “Dos ensayos sobre Mirabeau: Mirabeau o el político, Mirabeau o la política” y “Política macroeconómica y bienestar en México” (1983). Como funcionario público ocupó diversos cargos, entre ellos asesor en la Secretaría del Trabajo en 1944 y de la presidencia de la República en 1952. En dicha administración se le encomendó la jefatura de estudios económicos de Ferrocarriles Nacionales de México, de 1953 a 1958. En el último año, fue subdirector general técnico del Instituto Mexicano del Seguro Social y más adelante resultó electo diputado federal a la XLV Legislatura, de 1961 a 1964, por el Partido Revolucionario Institucional, representando a su estado natal. Asumió la dirección general de Petróleos Mexicanos de 1964 a 1970, creando en 1965 el Instituto Mexicano del Petróleo; la dirección del Combinado Industrial de Ciudad Sahagún, Hidalgo, de 1970 a 1972; la presidencia del Comité Ejecutivo Nacional del PRI de 1972 a 1975 y la dirección general del IMSS de 1975 a 1976. Su responsabilidad más importante fue la de secretario de Gobernación de 1976 a 1979, y, finalmente, fue secretario de Educación Pública de 1982 a 1985. Para muchos, su mayor legado en la política fue la reforma política que impulsó y que se concretó en 1977, con la Ley Federal de Organizaciones Políticas y Procedimientos Electorales, conocida como LOPPE, que incluyó la creación de una estructura de colegio electoral y abrió registro a varias organizaciones que permanecían proscritas, como el Partido Comunista Mexicano. Esta ley, en la que muchos historiadores y politólogos encuentran la modernización política del país, también abrió tiempos oficiales en radio y televisión para la promoción de las distintas fuerzas políticas. Contempló la fórmula de la representación proporcional -consistente en la repartición de 100 escaños entre los partidos según el porcentaje nacional de sufragios que obtuviesen en ese rubro de votación, independientemente de los distritos electorales ganados o perdidos, garantizando de ese modo la presencia parlamentaria de todas las siglas y corrientes-; y aumentó de 186 a 400 el número de diputados que integrasen la Cámara Baja. Como parte de esta reforma política, un año después se promovió una ley de amnistía para exonerar a los militantes de grupos subversivos urbanos y rurales. En 1982 se hizo cargo de la Secretaría de Educación Pública, cartera de la que sólo pudo encargarse poco más de dos años, al enfermar de cirrosis hepática y cáncer de pulmón. Jesús Reyes Heroles falleció el 19 de marzo de 1985 en Denver, Colorado, a donde viajaba para atenderse.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
472
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.