Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Destacó Gertrude Stein por su gran capacidad de mecenas

26/07/2010 03:43 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La escritora y mecenas estadounidense Gertrude Stein, fallecida el 27 de julio de 1946, fue peleada por las casas editoriales para publicar su obra, aunque sobresalió más por su gran capacidad de mecenas de las artes plásticas, sobre todo, de los grandes pintores de principios del siglo XX. Nacida el 3 de febrero de 1874, trasladó su residencia a Francia en 1903, donde llevó a cabo su vida ideal: comer bien, de ser posible cosas deliciosas, leer con pasión, todo menos poesía y libros sobre libros; conversar con todo el mundo, escuchar y pasear para tomar aire fresco. Llegó tarde a la escritura, pero lo hizo sin cansancio, lo que sería otra de sus placenteras ocupaciones. Todo esto, a pesar de las dos Guerras Mundiales. Todo lo compartió con su compañera, la escritora estadunidense Alice B. Toklas, desde que la conoció en París. Stein publicó su visión de las experiencias durante la Segunda Guerra Mundial (1939-1945) en “Guerras que he visto” y externó su tributo al soldado estadunidense en “Brewsie y Willie”. A partir de entonces hizo una gira por la Alemania ocupada, donde dio conferencias a los soldados y escribió al respecto para la revista estadounidese “Life”. En una ocasión dijo: “siempre he querido ser histórica, casi desde que era una bebé, ahí en adelante sentí que quería serlo”, y durante la mejor parte de su vida lo fue. Al principio, en los primeros años del siglo XX, compartió los honores con su hermano Leo. Al lado de su hermano Leo y Toklas fundó lo que se llamó “El Grupo Stein”, una meca para las personas con mentalidad moderna y los generadores de las vanguardias artísticas de las movidas primeras décadas de los años 20. La atracción principal de la sede del grupo era la colección de óleos y acuarelas de Paul Cézanne, los primeros cuadros de Henri Matisse y Pablo Picasso, los de Pierre Auguste Renoir, Edouard Manet, Paul Gauguin y Henri Toulouse-Lautrec, que ella y Leo pudieron y supieron comprar. De acuerdo con crónicas de la época, las paredes de su taller estaban llenas hasta el techo de cuadros ahora famosos; las puertas dobles del comedor estaban enmarcadas por bocetos de Picasso. En las primeras décadas del siglo XX cientos de visitantes asistían a la muestra de arte de vanguardia en el que se considera el primer museo de arte moderno, en número 27 de la Rue de Fleurus de París; muchos iban a burlarse, pero algunos se marchaban convertidos. Mientras Gertrude descansaba en un sillón del lugar, como una patrona de mansión, su hermano Leo exponía a los grupos de visitantes las perspectivas sobre el arte moderno. Incluso, entre la muchedumbre de pintores húngaros, intelectuales franceses, aristócratas ingleses y estudiantes alemanes podrían verse las figuras de Pablo Picasso y su amante de la época Fernande Olivier. En otro punto, el hombre de barba rojiza y gafas, con aspecto de catedrático alemán, sería Henry Matisse y junto a él podría estar el poeta Guillaume Apollinaire y su eterna acompañante, la pintora Marie Laurencin. La figura más alta de todos los cubistas sería Georges Braque, el cuelga-cuadros oficial del taller. En los años 20 y 30, sin embargo, ya no eran los cuadros, sino la fama de Gertrude como escritora expatriada y su estilo literario, inflexible, radical - un torrente de poemas abstractos, muy condensados, y de difíciles retratos de palabras de sus amistades - lo que atraía a su puerta a curiosos y verdaderos interesados. Leo y ella se separaron en 1912, con un aceptable reparto de cuadros. La verdadera apoteosis de Gertrude empezó en 1933, con su bestseller “Autobiografía de Alice B. Toklas”, memorias sobre los años de vanguardia parisina vistos desde los ojos de su compañera. De 1934 a 1935 efectuó una clamorosa gira de conferencias por Estados Unidos, a donde no había vuelto desde hacía 30 años, sobre arte moderno, literatura modernista y Gertrude Stein. Durante la Segunda Guerra Mundial, conflicto que Geretrude no creyó que llegara a suceder, ella y Alice vivieron lo más tranquilamente posible en su casa de Blignin, en lo que eufemísticamente se llamó la Francia no ocupada. Pero con la llegada del ejército estadounidense y la liberación de París volvió a florecer. Su nuevo salón en la Rue Christine era frecuentado por el victorioso ejército estadunidense. Soldados con regalos, cartas de presentación y paquetes de poemas propios. Todo esto acabó el 27 de julio de 1946, cuando Gertrude Stein falleció en plena gloria, debido a una repentina enfermedad y a una fracasada operación de cáncer.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
326
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.