Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Destacó por su valentía el militar mexicano Mariano Escobedo

21/05/2012 04:36 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Defensor de la soberanía nacional en las guerras de Reforma, Intervención Francesa y en la batalla del 5 de mayo de 1862, entre otras, el militar mexicano Mariano Escobedo falleció hace 210 años, el 22 de mayo de 1902. Nacido en Galeana, Nuevo León, el 16 de enero de 1826, Escobedo recibió la educación elemental en su entidad y se dedicó a la agricultura; fue hasta 1846, durante la invasión estadunidense, que se alistó como soldado raso, señala la biografía del portal en línea “bicentenario.gob.mx”. De acuerdo con ese testimonio, de ideología liberal, Escobedo participó en el combate de Santa Rosa; en la Revolución de Ayutla levantó en Galeana una compañía, que comandó con el grado de capitán y se incorporó a las fuerzas de Vidaurri y en Saltillo asistió a la batalla en la que fue derrotado el general Güitián; tiempo después sirvió a las órdenes de Zuazua para combatir a Parrodi. Asimismo, luchó en Nuevo León, San Luis Potosí y Zacatecas; siguió prestando sus servicios a su estado combatiendo a los indios bárbaros que asaltaban las haciendas y los ranchos. Siempre dentro de las filas liberales, Escobedo volvió a combatir durante la Guerra de Tres Años, y con Vidaurri lo hizo en Carretas, Zacatecas, Lagos y Atetenique, destacando por su gran valentía. En un ataque a México entró hasta la Garita de San Cosme; marchó a Guadalajara y rechazó a los conservadores en Juanacatlán. Se retiró hacia Monterrey, donde se distanció de Vidaurri. Como comandante del distrito de Catorce, en Río Verde fue prisionero de Tomás Mejía pero escapó y siguió luchando contra los conservadores. En la Intervención Francesa combatió en las cumbres de Acultzingo y luego en la batalla del 5 de mayo en Puebla. No obstante, en 1863 fue hecho prisionero. Se fugó en Orizaba y se unió al general Porfirio Díaz, a quien ayudó a organizar el Ejército de Oriente con grado de general de brigada. Después de la rendición de Oaxaca, cuentan, se trasladó a la frontera, donde organizó el Ejército del Norte, con el que fue recuperando gran parte del territorio nacional. Su valentía y entereza lo llevó a conseguir varios triunfos, de los últimos antes de su fallecimiento destaca la derrota a los franceses. Posteriormente, el presidente Benito Juárez lo nombró general en jefe de las operaciones, y después de la caída de Querétaro, y al restaurarse la República, fue dos veces gobernador de San Luis Potosí. Continuó sirviendo en los gobiernos de Juárez y Lerdo de Tejada, siendo gobernador también de Nuevo León en 1865 y 1866. Además fue presidente de la Suprema Corte de Justicia Militar y Ministro de Guerra en 1876, sitio desde el cual combatió los levantamientos porfiristas. Al triunfo de Porfirio Díaz, Escobedo se expatrió y trató de luchar en contra de su gobierno pero fue hecho prisionero. Ya radicado en la Ciudad de México, Escobedo fue designado diputado al Congreso General, cargo desde el cual murió el 22 de mayo de 1902; sus restos fueron sepultados en la Rotonda de las Personas Ilustres.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
220
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.