Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Sociedad Mexicana escriba una noticia?

Destrucción de territorio tarahumara, origen de crisis: Del Val Blanco

28/01/2012 07:04 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Kuira bá rarámuri (hola, qué tal, gente), es el saludo convencional que hace eco en aquellas profundas barrancas y elevadas cumbres al norte del país, señaló José del Val Blanco, director del Programa Universitario México Nación Multicultural (PUMC) de la UNAM. “Los rarámuri son un pueblo de enorme complejidad cultural, que no construyen pirámides ni implementan métodos de dominación, tampoco son muy dados a hablar, porque la lógica de su cultura no está en el valor de la palabra, sino en su caminar”, explicó. El etnólogo universitario, con experiencia de trabajo en la región, dijo que cada año las condiciones de vida en ésta se complican por la constante depredación de la zona, que se acentúa por la sequía atípica que azota al país desde 2010. “El problema que tenemos es que su territorio fue devastado; la estructura boscosa de la sierra, de esos enormes árboles de 50 a 60 metros, ha sido arrasada. Vuela uno por encima de esa área y sólo se notan pequeños manchones, el resto son árboles resembrados por empresas papeleras”, detalló. Además, el saqueo maderero de la zona ha modificado el metabolismo ecológico del suelo, con los consecuentes efectos adversos en los animales que tradicionalmente consumen, indicó, de acuerdo con un comunicado de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Los tarahumaras no desean necesariamente tener un proyecto de desarrollo, no les interesa; es decir, ellos tienen una forma de vida y exigen un poco de respeto a la misma”, indicó Del Val Blanco. “Lo que sucede es que existen concesiones mineras muy importantes en varias zonas y les argumentan que la tierra tiene esa vocación productiva, pero no es así, porque ellos son los dueños de ella y deben determinar qué es lo que quieren”, defendió el etnólogo. Jurídica y constitucionalmente, recordó, México es un país pluricultural, sustentado en los pueblos originarios que tienen derecho a su desarrollo y autonomía propios. Destacó que por ello el Estado debe garantizar mínimamente las condiciones de alimentación, salud y educación de los indígenas en su conjunto. “Son casi 80 mil seres humanos, tenemos que respetar su propiedad. No es a partir de la admirable voluntad filantrópica como se resolverán los problemas de los pueblos indígenas de México”. aseguró. Del Val Blanco explicó: “lo que tiene que hacer la sociedad civil no es suplir al Estado, sino exigirle que les cumpla sus derechos constitucionales, porque tiene los instrumentos y los recursos para que no ocurran estas crisis”. Ha sido insuficiente el esfuerzo por garantizar los derechos de este sector de la población, lamentó el investigador universitario. La ahora Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas (CDI), antes Instituto Nacional Indigenista (INI), lleva al menos 50 años de operar en la sierra y no ha implementado en esta emergencia bancos de alimentación o clínicas localizables a los que pudieran acudir los rarámuri en situaciones complejas, sostuvo. Esto refleja la carencia de políticas públicas comprometidas, de largo aliento, dirigidas a este sector particularmente vulnerable de la población.


Sobre esta noticia

Autor:
Sociedad Mexicana (21910 noticias)
Visitas:
37
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.