Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Estados Mexicanos escriba una noticia?

Detonó El Chichonal hace 30 años en los cielos de Chiapas

27/03/2012 04:22 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El volcán Chichonal cumple mañana, 28 de marzo, 30 años de haber pasado a la historia como símbolo de la furia de la naturaleza y detonador de la cultura de la prevención y Protección Civil en el estado más poblado del sureste mexicano. La noche del domingo 28 de marzo de 1982, a las 23:32 horas, un volcán despertó intempestivamente con una erupción del tipo pliniana (muy violenta y con expulsiones continuas de gases tóxicos). De acuerdo con crónicas de la época, la columna eruptiva abarcó, en sólo 40 minutos, 100 kilómetros de diámetro por casi 17 de alto. Pocas horas después, la madrugada del lunes 29, una lluvia de ceniza cayó sobre Chiapas, Tabasco, Campeche y parte de Oaxaca, Veracruz y Puebla. El 4 de abril ocurrió una explosión más fuerte y prolongada que la del 28 de marzo, generando una columna que penetró en la estratosfera en unos cuantos días. La porción más densa de la nube de ceniza circundó el planeta. Hoy día, el cráter del Chichonal es un enorme “tazón” de un kilómetro y medio de diámetro, en el fondo se encuentra un hermoso lago con aguas termales de color verde-amarillo. En su orilla derecha es posible apreciar fumarolas y nubes de vapor, percibiendo un olor inconfundible a azufre. A 30 años de su última erupción, El Chichonal está activo con un panorama, desafortunadamente, no muy diferente a cuando ocurrió su última manifestación con asentamientos poblacionales a su alrededor de entre 8 mil y 12 mil personas. Al cumplirse tres decenios de lo ocurrido, la directora del Centro de Investigación en Gestión de Riesgo y Cambio Climático de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas (Unicach), Silvia Ramos Hernández, señaló las medidas que especialistas y autoridades toman para vigilar la actividad del volcán.Una de esas medidas ha sido el establecimiento de tres estaciones sismológicas que monitorean la actividad del coloso. Admitió que no es fácil construir una estación sismológica en esa parte del volcán, a 600 metros de su cráter, pues hay dificultades técnicas y operativas, pero era fundamental hacerlas. De acuerdo con la especialista, la información de las estaciones es enviada en tiempo real hacia la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas (Unicach) como parte del seguimiento (desde 2000) del monitoreo volcánico con apoyos del servicio geológico de Estados Unidos y del Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred). La siguiente etapa consistió en la medición de ruido sísmico para instalar la primera estación sismológica denominada “Viejo Volcán” en 2003, y hacia el año 2005 inició otra más con la gestión y construcción de dos estaciones en el municipio de Francisco León y en la localidad Nicapa, municipio de Pichucalco. Antes, a partir de 2004 comenzó la gestión de recursos para ampliar la capacidad de monitoreo volcánico, en tanto que para 2007 ya fue posible contar con un mayor equipamiento para la toma de registros. Ramos Hernández comentó que el volcán tiene una actividad sísmica baja comparada con la del Popocatépetl, aunque hoy en día presenta mayor actividad, con movimientos que definió como “muy clásicos”. En tanto, el monitoreo geoquímico se ha fortalecido con registros de emanaciones de las fuentes termales al medos dos veces al año. De acuerdo con la especialista, la actividad en el cráter es muy cambiante, pues mantiene una estructura dinámica y algunas veces está lleno suficientemente de agua y en otras ocasiones muestra una mancha en la que el agua se ha retirado de manera importante. De esta evolución, dijo que llevan un registro. Asimismo, otro de los grandes aportes de la Universidad de Ciencias y Artes de Chiapas es la señalización de la ruta de ascenso y evacuación que inicia desde la localidad de Chapultenango. Desde allá comienzan las recomendaciones para los visitantes y por todo el sendero existen señalamientos sobre peligros por las cañadas erosionables y zonas de derrumbes. Ramos Hernández agregó que este miércoles, al cumplirse tres decenios del inicio de la actividades en El Chichonal, comenzará a operar el semáforo de alerta volcánica, acción que ella considera necesaria. “Es necesario ampliar las medidas de prevención puesto que mucha gente se mete a bañar al cráter, y quien lo hace es bajo su propio riesgo, “hay gente irresponsable”, dijo. El semáforo, explicó, va a familiarizar a la población con tres colores: verde, de normalidad, amarillo cuando incrementa actividad y rojo si existe peligro real e inminente. La entrevistada recordó que El Chichonal es un volcán estratificado de mil 60 metros de altura, localizado en una región montañosa del noroeste de Chiapas que comprende cuatro municipios. Dichas demarcaciones son las de Francisco León, desaparecida con la erupción y reactivada años después, Chapultenango, Ostuacán y Pichucalco, donde, sostuvo, el peligro se mantendrá como un factor latente para su población. Ramos Hernández afirmó que a 30 años de aquel acontecimiento El Chichonal es ahora un recuerdo en la memoria colectiva de Chiapas y el país.


Sobre esta noticia

Autor:
Estados Mexicanos (36803 noticias)
Visitas:
284
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.