Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cronicasrevista escriba una noticia?

Sobre la deuda de los Estados y la manipulación política de la crisis /Teresa Da Cunha Lopes

07/09/2014 19:36 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

imagePor Teresa Da Cunha Lopes

"El auge económico, y no la crisis, es el momento adecuado para la austeridad". John Maynard Keynes

El gran economista Irving Fisher en 1933, definió un concepto interesante y por demás actual, a que llamó "deflación de la deuda" : "Cuanto más pagan los deudores, más deben".

Lo que vivimos hoy, ilustra sobremanera, la verdad contenida en la definición de Fisher y contraria la mania que tienen los políticos de insistir en aplicar medidas de austeridad durante la crisis de la deuda.

Existen dos grandes confusiones en el discurso (narrativa) de nuestros políticos sobre la crisis de la deuda : 1.- confunden la solucción de la crisis con una reducción del estado; 2.- Confunden la economía nacional con la economía familiar.

Basados en premisas que no son reales toman entonces como paradigma para soluccionar la crisis de la deuda, la austeridad. Austeridad que interpretan como reducción del gasto público. Ahora bien, reducir el estado significa desaparecer programas, eliminar puestos de trabajo en la admnistración pública, cerrar dependencias, acabar con los subsideos y dejar de hacer obras de infraestructura. O sea instalar la miseria, pauperizar a los trabajadores, desaparecer la clase media.

Incluso, las consecuencias serán más graves. Reducir el estado, significa retirar al estado los medios para poder funcionar. Como consecuencia, el estado no estará en condiciones de asegurar las tareas de seguridad, de nos proporcionar el acceso a una justicia rápida y eficiente, ni estará en condiciones de proveer un acceso a los derechos constitucionales a la salud, a la educación, a una vivienda digna y a la protección social

Acciones perfectas para la implementación de "receta del desastre". Desastre que no será, solamente, económico, pero que, tal como la Historia nos ha demonstrado en el siglo XX, produce el desastre social que por ende crea el contexto propicio a la emergencia de los totalitarismos. El regreso a la barbarie, a la calle, a la represión.

Veamos:

1.-Recortar el gasto mientras la economía está en recesión es una estrategia contraproducente porque no hace más que agravar la depresión. Esto porque en recesión, el sector privado no puede (o no quiere) invertir, porque está bajo la carga de la deuda (la cual intenta desesperadamente pagar) y, por lo tanto, es el sector público el único que puede (y debe) gastar para evitar la parálisis.

2.-Por otro lado, aun cuando se tenga un problema de déficit a largo plazo, equiparar los problemas de deuda de una economía nacional (o estatal) con los problemas de deuda de una familia individual, no es una mala metáfora, es una PÉSIMA metáfora.

¿Qué tiene de malo esta comparación?

La respuesta es que una economía no es como una familia endeudada. Nuestra deuda es en su mayoría dinero que nos debemos unos a otros; y lo que es aún más importante, nuestros ingresos provienen principalmente de lo que nos vendemos unos a otros.Resumiendo: sus gastos son mis ingresos y mis gastos son sus ingresos.

¿Y qué pasa si todo el mundo simultáneamente reduce drásticamente el gasto en un intento de pagar lo que debe?¿y que pasa si llegamos a un punto en que ni siquiera tenemos ingresos para pagar lo necesario para la sobrevivencia mìnima?

La respuesta es que los ingresos de todo el mundo se reducen; mis ingresos disminuyen porque ustedes están gastando menos, y sus ingresos disminuyen porque yo estoy gastando menos.Ciclo infernal, pero real.Y, a medida que nuestros ingresos se hunden, nuestro problema de deuda se agrava, no mejora. O sea, entramos en depresión económica.

Ante esta perspectiva, debemos, por lo tanto, denunciar la confusión (o mejor, la manipulación) en las narrativas que los políticos crean sobre la crisis de la deuda. En particular, debemos denunciar la tentación a que sucumben los políticos de usar el discurso del déficit, como excusa para recortar los programas sociales.

Cuando estamos dentro del ojo del huracán de la crisis, los programas sociales son esencialescomo instrumento de sortear y permitir la salida de la misma. No nos dejemos engañar por la manipulación de la narrativa por los conservadores. Tal como me comenta un amigo por Facebook ( Alonso Medina Miravete) en frase que retomo : "En los periodos de crecimiento elevado sí aplica reducir el gasto público para reducir la inflación, y en los periodos de crecimiento nulo, aumentar el gasto público, para reactivar la economía."


Sobre esta noticia

Autor:
Cronicasrevista (4993 noticias)
Fuente:
grupocronicasrevista.org
Visitas:
180
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.