Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Diego Velázquez, un pintor que se consolidó en la corte

05/06/2012 03:10 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Considerado por los críticos como uno de los máximos exponentes de la pintura española y universal, Diego Velázquez es un ícono del arte, cuya obra puede apreciarse a profundidad en el Museo Nacional del Prado, donde se concentra en su mayoría el acervo del pintor, nacido el 6 de junio de 1599, en Sevilla, España. Diego Rodríguez de Silva y Velázquez fue hijo de Juan Rodríguez y de Jerónima Velázquez, y estudió bajo la tutela de Francisco Pacheco. Según los datos difundidos en el sitio electrónico “biografiasyvidas.com”, desde temprana edad el joven Velázquez aprendió a dibujar y fue guiado para crear aquello que su imaginación le dictara, desde esa época se creó una fuerte amistad entre discípulo y maestro. Esta relación se volvió más estrecha cuando el joven talento contrajo matrimonio con Juana, hija de su profesor, cuando apenas tenía 19 años. Ya casado, Velázquez viajó a Madrid e intentó servir a la corte de Felipe IV, quien era conocido por su afición a las artes, sin embargo, en este primer viaje no consiguió tener éxito por lo que regresó a Sevilla, donde sus obras continuaban impregnadas con un estilo manierista que pronto se convirtió en realismo barroco. En 1813 creó “El aguador”, una de las primeras obras en difundir su gran talento por la corte española. En 1622 pintó para su suegro y maestro “Don Luis de Góngora y Argote”, que fue muy celebrado y copiado luego al pincel y al buril, lo que fomentó su reputación de retratista en la capital. Impulsado por su maestro Pacheco, en 1922 decidió trasladarse con su familia a Madrid, donde se dedicó a servir al rey hasta su muerte en 1660. Luego de realizar el retrato del joven Felipe IV, fue nombrado pintor de cámara por lo que en contadas ocasiones salió de Madrid. En el nuevo ambiente de la corte, famosa por su extravagancia ceremonial y su rígida etiqueta, pudo contemplar y estudiar las obras maestras de las colecciones reales y, sobre todo, los Tizianos. Velázquez se dedicó a pintar retratos de la familia real, de cortesanos y distinguidos viajeros, contando, sin duda, con la ayuda de un taller para hacer las réplicas de las efigies reales. Su primer retrato ecuestre del rey, expuesto en la calle Mayor según Pacheco, fue colocado en el lugar de honor, frente al famoso retrato ecuestre de “El emperador Carlos V, a caballo, en Mühlberg”, por Tiziano, en la sala decorada para la visita del cardenal Francesco Barberini en 1626. No obstante su talento, su retrato del cardenal no gustó por su índole melancólico y severo, y al año siguiente se le tachó de sólo saber pintar cabezas. Acusación que provocó un concurso entre Velázquez y tres pintores del rey, el cual ganó el pintor sevillano con su “Expulsión de los moriscos”. En 1629 viajó a Italia, al parecer, con la idea de fortalecer sus estudios. Cuenta Pacheco que copió a Tintoretto en Venecia y a Miguel Ángel y Rafael en El Vaticano. En 1631 regresó a Madrid para continuar haciendo retratos, esta época se le conoce como un periodo de grande y variada producción, donde además dirigió o participó en los dos grandes proyectos del momento y del reino: la decoración del nuevo palacio del Buen Retiro en las afueras de Madrid, y el pabellón que usaba el rey cuando iba de caza, la Torre de la Parada, donde pintó retratos del rey, su hermano y su hijo, vestidos de cazadores, con fondos de paisaje. Por esta época, Velázquez pintó también retratos de bufones y enanos, de los cuales sobresalían las cuatro figuras sentadas, por su matizada caracterización y la diversidad de sus posturas, adaptadas a sus deformados cuerpos. Luego de realizar el retrato “Felipe IV en Fraga” para celebrar una de las más recientes victorias del ejército, no volvió a retratar al rey durante más de nueve años, quien a pesar de sus muchos problemas militares, económicos y familiares no perdió su pasión por el arte ni sus deseos de seguir enriqueciendo su colección, por lo que le encargó a Velázquez que fuera a Italia a buscarle pinturas y esculturas antiguas. En 1649 partió a Italia, de donde llevó pinturas para el Papa Inocencio X en su Jubileo. En ¬este segundo viaje a Italia de Velázquez tuvo, en Roma, a un hijo natural, llamado Antonio, y dio la libertad a su esclavo de muchos años, Juan de Pareja. Su mayor triunfo por entonces fue retratar al Papa, en el verano de 1650, lo que le valió más adelante el apoyo del pontífice a la hora de solicitar permiso para entrar en una de las órdenes militares. A esta estancia en Italia se atribuye también, por su estilo, originalidad e historia, “La Venus del espejo”, el único desnudo femenino conservado de su mano. En 1652 regresó a Madrid y con el nuevo cargo de aposentador de Palacio, Velázquez se entregó al adorno de las salas del Alcázar, aprovechándose en parte de las obras de arte adquiridas en Italia, entre las cuales, según los testimonios conservados, había alrededor de 300 esculturas. En los últimos años de su vida, pese a su conocida flema y sus muchas preocupaciones, Velázquez añadió dos magistrales lienzos a su obra, de índole original y difíciles de clasificar: “Las hilanderas o la fábula de Aracne” y “Las meninas o la familia de Felipe IV”. Su último acto público, en 1660, fue el de acompañar a la corte a la frontera francesa y decorar con tapices el pabellón español en la isla de los Faisanes para el matrimonio de la infanta María Teresa y Luis XIV. Pocos días después de su vuelta a Madrid cayó enfermo y murió el 6 de agosto de 1660. Su cuerpo fue amortajado con el uniforme de la orden de Santiago, que se le había impuesto el año anterior. Fue enterrado, “con la mayor pompa y enormes gastos, pero no demasiado enormes para tan gran hombre”, cita su biografía.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
256
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.