Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Difunden en Guadalajara leyendas de la época colonial

28/12/2010 04:42 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

La Secretaría de Cultura de Jalisco dio a conocer que existen muchas historias y leyendas alrededor del Hospicio Cabañas y una de ellas es la conversación que el obispo Juan Cruz Ruiz de Cabañas y Crespo tuvo con el Diablo. En un comunicado, la dependencia relató que el obispo tenía por costumbre recorrer, por las noches, las pocas calles que por aquellos entonces tenía Guadalajara con la finalidad de reunir a los niños que dormían a la intemperie y darles refugio en la Casa de la Misericordia. En esos tiempos, lo que hoy se conoce como Calzada Independencia, era el Río San Juan de Dios que dividía a Guadalajara en dos. Sobre el río había un puente que mandó hacer el prelado y es donde vio a una persona que vestía túnica y sayal que le cubrían de los pies a la cabeza y que le impedía llegar al otro extremo. Se saludaron y esa extraña figura preguntó a Cabañas sobre su identidad. También le advirtió que aquella Casa de la Misericordia sería tomada por la milicia como cuartel y posteriormente destruida. Le dijo que ahí habría una de las luchas más sangrientas del país, en la que morirían miles de inocentes y caerían derrumbadas muchas construcciones, entre ellas la Casa de la Misericordia, por lo que quedarían desamparados todos los niños que ahí habitaban. Para evitar la desgracia, el interlocutor de Cabañas le ordenó que se hincara frente a él y lo adorara, entonces, el abad comprendió que era Satanás quien le dijo que nunca lo había tentado porque lo protegía un crucifijo que el obispo portaba, sin embargo, ese día no lo llevaba consigo. El sacerdote se negó, enfatizando que sólo frente a Dios y la Virgen podría hacerlo. Luzbel desapareció y simultáneamente los perros de la ciudad comenzaron a aullar al unísono, mientras que el ambiente se impregnaba de olor a azufre. Pasaron los años y aunque la Casa de la Misericordia no fue destruida, si fue ocupada por los realistas durante la Independencia de México. Este hecho se relaciona uno de los murales de la Capilla Mayor del Hospicio Cabañas, pintado por el jalisciense José Clemente Orozco, quien seguramente conocía la leyenda. Por ello, el artista plasmó la imagen del obispo Cabañas con un crucifijo de oro pendiendo del cuello y debajo de éste, con los pliegues del ropaje se forma la cara de un demonio sonriente.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
320
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.