Globedia.com

×
×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
cross

Suscribete para recibir las noticias más relevantes

×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Emiro Vera Suárez escriba una noticia?

Dignidad y disciplina social en Latinoamérica

13
- +
27/07/2019 23:49 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El pensamiento es perfecto, como puro lo que conlleva a su dignidad universal

Asidero

 

Nos estamos enfrentando a una sociedad ociosa que maneja su tendencia crítica y, de una manera constante busca superarla. Entonces, este grupo refleja una separación social entre el nivel o esfera intelectual y el núcleo de la producción material. Esta clase ociosa es la guardiana en que está estructurada el gobierno y se crea una función de alejamiento con respecto al verdadero Ser requerido para transformar la historia en ontología.

Ahora bien, Dios concibió al Ser de una manera libre con una objetividad independiente. Así que el sujeto enmarcado en una sociedad contemporánea no puede abdicar ante el populismo, más si la historia de esos pueblos que contemplan un Estado- Nación resultan hostiles y que restrieguen la libertad del sujeto.

El pensamiento es perfecto, como puro lo que conlleva a su dignidad universal. De allí, llegamos a la idea del conocimiento. El mismo, requiere su fuerza para disponer de su poder y, así nosotros reflejarnos en el contexto de las cosas que nos identifica con la verdad que creemos.

Necesitamos de una libertad y una razón perfecta para tener la oportunidad de vivir para reconocernos como Sociedad Civil.

Hoy, el hombre se ve controlado por una economía imperfecta que nos lleva a un Estado Fallido, donde se debe cambiar toda la estructura política del Estado, ya que son imberbes, quienes gobiernan, por lo tanto, la verdad suprema debe ser encontrada y buscada en otra forma de la realidad y enfrentarnos a esas verdades sociales para disciplinarlas, mediante la ley y los organismos competentes.

América Latina fue viciada por la irracionalidad y la esclavitud mental. Solo, Evo Morales tuvo que convocar y definirse a una serie de espectros para darle a Bolivia transparencia de crecimiento, donde observamos que el interés es común y universal, como sociedad que encarna la libertad en un principio idealista, pero, jamás comprometido como un derecho universal.

El pensamiento político establece una verdadera comunidad entre individuos en la medida en que somos universales. En Venezuela, es notable el avasallamiento y, las personas cohabitan distanciadas de su verdadera verdad.

Jamás, podemos ser ambiguos, la yuxtaposición de un yo real y un yo empírico, nos lleva a un dualismo muy significativo. Nos lleva a una zozobra efectiva de los hombres en sus respectivas agrupaciones, opuesto a lo real que exige la satisfacción de las necesidades y un remedio o solución a la inquietud política e ideológica. La filosofía fundamenta los escenarios y de ninguna manera busca restarle la razón y libertad en que el hombre fue criado.

Estamos compartiendo con ciudadanos falaces que tienen u carácter dual en sus actividades públicas, donde el valor propio no existe, porque hay carencias de ideología política, como ideología, aunado, como el cuerpo militar ha fracasado ante sus responsabilidades históricas, dadas por los presidentes de cada región en el Sur.

Es la crudeza de la ley

En consecuencia, debemos preservar los valores de una manera certificada que, hacen al ciudadano libre, responsable, conviviendo en igualdad y justicia ante una sociedad civil prevalente. Ahora bien, los británicos y los norteamericanos pueden considerarse en su forma histórica de Estado, los protagonistas de la realización de libertad y razón, pero, es un solo idealismo, son audaces en convertir falsas noticias en reales para someter a la sociedad. El gran mérito del libro de Hobhouse reside en el hecho de que expone la incompatibilidad entre la concepción de Hegel y las bases materiales del Estado existente, la filosofía de Bosanquet deja al individuo entre las garras de una sociedad como tal o del Estado en general, mientras que, en la realidad, el ciudadano tiene siempre que llevar su vida a cabo dentro de alguna forma histórica particular de esa sociedad en que convive que es la sociedad del Estado.

De tal forma, la sociedad venezolana, tal como se presenta, no puede reclamar para sí, la dignidad del Estado y encarar la razón. Esta cegada y recargada de la crudeza de la ley y posee elementos de egoísmo clasista. Ahora se oye a los satíricos sociales y al informe Bachelet, pero, quienes sobrepasaron la realidad de los individuos como un todo y su influencia en los intereses de las fuerzas de coacción del Estado.

Para comprender esta realidad, vayamos a la filosofía de Gentile, allí está todo escrito, lo demás es un extravío social donde la comprensión y el conocimiento nos puede dar un extravío al mundo fascista y esto, constituye un objeto disuelto en la conciencia del sujeto, porque acordemos que los militares han tenido protagonismo en América del Sur.

Nos encontramos entre el espíritu y la realidad, el alma no se toca, porque la conciencia es manipulada y nos hace olvidar el verdadero hacer. El presidente Maduro acorta los pasos, busca resumir el concepto de verdad con el concepto de hechos, donde el lenguaje es vital para darle lógica al espíritu ideológico de la concepción central del Estado con su relación a la sociedad civil.

Así que lean a Carlos Marx en un intento por definir la razón, solo necesitamos tener madures total de las fuerzas productivas que, implica la liberación del hombre. Esto, lo logro Evo Morales y saco a su pueblo de una esclavitud del pensamiento y Donald Trump jamás podrá atacarle, aunque Evo le ha dicho sus cosas sobre Venezuela. Aplica la negación del Capitalismo y asume la encarnación de viejos valores para hacerle entender al pueblo boliviano la noción de una relación histórica entre las condiciones previas de la libertad y su realización. En un sentido estricto, la liberación supone la libertad. Esta última, solo puede ser realizada, si es llevada a cabo y defendida por individuos libres, respecto a las necesidades e intereses de la dominación y represión.

La concepción marxista es que el proletariado debe ser libre y prerrevolucionario para transformar el Capitalismo y, en Venezuela nadie está preparado para ello, ni el presidente Maduro, porque fue tocado por el neoliberalismo y nadie ve a Rusia y a Venezuela como una transición hacia el socialismo. Sabemos que acá el capitalismo está organizado y muchos de sus protectorados son gente influyente del Proyecto Bolivariano que en su etapa de represión y dominación quisieron transmitirle a la sociedad, la fatal separación entre el interés inmediato y el verdadero y, donde el individuo será el administrador de sus propios decretos y libertad. La concepción marxista del proletariado libre como negación absoluta del orden social establecido pertenecía al esquema del capitalismo, el libre funcionamiento de las leyes y relaciones económicas básicas incrementaba las contradicciones internas y convertía al proletariado industrial en su víctima principal.

Iñigo Castejón, el dirigente español que fue parte de Podemos, por esto, nos habla de Venezuela, como un Estado fallido, porque nos olvidamos de las clases sociales y fuerzas productivas, todos usan como irracionalidad esas fuerzas que incluye la militar y de allí, el informe Bachelet. Hay que tener madurez para abolir las contradicciones del capitalismo. Evo Morales y Vladimir Putin supieron interpretarlas y de allí, que tienen a una sociedad organizada en constante crecimiento.

 


Sobre esta noticia

Autor:
Emiro Vera Suárez (1157 noticias)
Visitas:
168
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares
Presidentes
Empresarios

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.