Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Raul Peniche escriba una noticia?

Lo que no hace el estado no nos disculpa de lque podemos hacer por Nosotros por Alberto Fochezatto Educación Vial

01/07/2013 06:09 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Que el estado NO actúa como corresponde, que NO asume la “Seguridad Vial” como política de estado, que NO educa a nuestros hijos en las escuelas para prevenir los accidentes viales, ES CIERTO, en mayor o menor medida

LO QUE NO HACE EL ESTADO NO NOS DISCULPA DE LO QUE PODEMOS HACER NOSOTROS

Que el estado NO actúa como corresponde, que NO asume la “Seguridad Vial” como política de estado, que NO educa a nuestros hijos en las escuelas para prevenir los accidentes viales, que NO controla eficientemente el tránsito, que NO otorga con la seriedad que merece las habilitaciones para los conductores, ES CIERTO, en mayor o menor medida.

Sin embargo lo que NO hace el estado, NO NOS DISCULPA DE LO QUE PODEMOS HACER CADA UNO DE NOSOTROS. Y sin perjuicio de continuar EXIGIENDO al estado el cumplimiento de su función, cada uno, desde su “rol” puede y DEBE hacer algo para paliar los efectos de esta tremenda enfermedad social y cultural que padecemos.

Cuando nosotros, los hoy adultos, éramos niños, jugábamos en la calle. Hoy nuestros hijos y nietos “se juegan” la vida en la calle.

Mueren y se lesionan severamente muchos más de ellos por accidentes viales que por HIV, cáncer, o cualquier otra causa.

Y a muchos los lastimamos nosotros mismos, con nuestra falta de conciencia de riesgo, con nuestro “fatalismo”.

Es cierto que el “estado” es la sociedad organizada, pero también es cierto que cada uno de nosotros es la sociedad.

Y algo podemos hacer. Algunos dirán que es una gota de agua en el mar. Si, es verdad, pero también es cierto que sin esa gota no es el mismo mar.

Por todo ello hemos sumado a nuestro conocimiento como miembros de la ACIDEP, nuestra preocupación como integrantes simples de la sociedad y nuestro desasosiego como personas de familias en riesgo, para convocar a cada uno, en su “jurisdicción natural” a reflexionar y actuar, para forzar “los malos hábitos” que poseemos por nuestra falta de educación el comportamiento social del tránsito.

Hemos seleccionado algunas premisas y conductas que han probado sobradamente su eficiencia en otras sociedades para mejorar la calidad de vida en la vía pública, y por sobretodo, incrementar las posibilidades de sobrevida ante el accidente.

Ha muchas otras, desde ya. No pretendemos discutirlo. Si Ud. las conoce o las considera más importantes que algunas de las que exponemos, APLÍQUELAS también.

Las que proponemos son muy pocas, pero su aplicación generalizada resulta un excelente primer paso y el cambio paulatino de “nuestra actitud” frente al problema lo que no es poco.

Hoy nuestros hijos y nietos “se juegan” la vida en la calle

COMO PEATÓN

Oblíguese a cruzar siempre por las esquinas, mirando el tránsito circulante. Imagine a la calzada como un enorme foso o abismo y a la senda peatonal o a la prolongación ideal de la vereda en la esquina como “puentes”.

COMO PASAJERO

USE el instrumento de seguridad personal previsto para el tipo de vehículo (cinturón de seguridad en autos y taxis y el casco en motos y ciclomotores). Evite en la medida de lo posible viajar en vehículos que no los posean.

Imagine que a 40 km/h Ud. está caminando por una cornisa de un tercer piso. Si se cae el impacto sería igual al del choque de su vehículo.

COMO CONDUCTOR (Considere que Ud. es el que aporta el Riesgo)

No permita que nadie viaje en su vehículo sin colocarse el instrumento de seguridad (cinturón o casco según corresponda).

Controle siempre la velocidad a la que se desplaza y modérela en áreas urbanas.

Piense que a partir de los 100 cms/h en un impacto su vida y la de los que lo acompañan “está echada a la suerte”, aún con cinturón y airbag.

Respete y PROTEJA siempre al peatón y ciclista, aún cuando se equivoque al actuar.

Imagine con ellos a sus seres queridos. Es muy probable que ellos enfrenten esa situación cotidianamente.

COMO USUARIO (en cualquier rol)

Sea cortés y suponga siempre “error” antes que la “mala intención” en el comportamiento del otro.

¿ACASO UD. NUNCA SE EQUIVOCA?

Mire siempre más allá de la “punta de su nariz”

Transitar es una actividad compleja y de muchos actores. No son sólo Ud. y quien lo precede. Observe todas las circunstancias y anticípese a los problemas.

Le pedimos que reflexione sobre estas premisas y conductas que lo proponemos.

Si las comparte, aplíquelas y transmítalas (no le será fácil, años de malas costumbres conspiran contra ellas).


Sobre esta noticia

Autor:
Raul Peniche (106 noticias)
Visitas:
356
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.