Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Roberto Díaz Ramírez escriba una noticia?

Discurloquios de Calderonia: México en la frontera del caos

31/05/2009 17:57 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

En los sótanos presidenciales del reino un día, El Padrino, Fillippo Calderone, entre ángeles y demonios se debatía... ¡Oh Dios mío, qué agonía!

En los sótanos presidenciales del reino un día, El Padrino, Fillippo Calderone, entre ángeles y demonios se debatía, pues no acertaba a gobernar como quería, ya que problemas su gobierno tenía, de más está decirlo, en demasía.

Que si administraba un estado fallido, que si en su gobierno todo el pueblo sufría, que si los narcos eran eternos, porque contra ellos nada más no se podía, ¿para qué mandarlos a la cárcel?, se decía; para qué si más después un comando los liberaría.

Elba Esther Gordillo, con aire presuntuoso, la palabra epidemiológica muy mal leía, se hizo bolas reclamando que del estado de derecho, su aplicación nada más no la veía, dijo ella, la gran ogra del reino de Calderonia.

Desdibujado todo el escenario, en el reino del CHAparrito, PEloncito y de LENtes, dicen que lo que priva es la mentira; mienten los políticos, miente hasta la mentira y miente la influenza cochina; sí, también esos hermanitos Salinas.

Alguien juró que con la amenaza influenzaria, dizque nos íbamos a olvidar de la mala economía, resulta que de eso ni para qué engañarnos, pues al pueblo el estómago le chilla y le chilla, porque la hambrita trae loca a la Solitaria.

Y es que no son unos poquitos los desempleados, cuya chamba la recesión puso en agonía, ahí sí que pagan justos por pecadores, porque de éstos últimos el castigo no se avizora, entre la inflación y lo caro del dólar, esto huele a monetaria sequía.

Una chancita pide el pobre, al menos eso le dice a la carestía, mientras ésta sople y sople, amenaza con azotarlo contra la quilla, en este barco que ya hizo agua, aunque lo niegue el tesorero Carstens de Calderonia; será porque él come bien y de todo, todo el día.

Delirantes los candidatos buscan una curul, con su elocuencia penitenciaria, a los electores ofrecen con valentía, sabedores que prometer no empobrece, que cumplirle al pueblo es lo que les aniquilaría.

Desdibujado todo el escenario, en el reino del CHAparrito, PEloncito y de LENtes (CHAPELEN), dicen que lo que priva es la mentira..

Asunto grave éste de la recesión, que tiene al pueblo encrespado, pensando que si carne come, sólo será porque se ha ganado la lotería y de esto último, ¿con qué ojos?, dice con ironía, si pal boleto del Melate dinero ya no había.

Por eso, en este flojito mes de mayo, provisto de puentes vacacionales por doquier, la sombra de todos nuestros males olió a rancia apatía, es el tiempo que venir ya se veía, provisto del calores infernales y sus hijitos, los cobros de eléctrica energía.

Vienen los meses de junio, julio y agosto, en medio de terribles noticias de corte ingrato, aunque mientras no regresen la influenza porcina y los temblores algo habremos ganado, el calor con un poco de sudor, al menos acá en Calderonia del Norte, digamos que nos sale hasta barato.

En medio de estos escenarios, que más bien parecen de guión apocalíptico, en Los Pinoles lucen algo atarantados, pues no aciertan a decir si hay alguna salida, debe ser que ya hasta la trompa guardaron, no sea que con tantos asaltos, los dejen medio "des-bocados".

Se fue el quinto mes de este año, en medio de hartos brincos y pataleos, mientras los azules panistas, no se permiten el más mínimo parpadeo, no sea que en Los Pinos también los vean muy ojones y los acusen de administrar narcolavaderos, con eso de que los felipistas son bien “camiones”, al fin herederos de Fox, El Trinquetero.

Mas suerte tienen los pitufos de Calderonia, que elecciones federales haya dentro de un mes, pues en Los Pinos grande será la decidia, para a los narcopolíticos azules aplicarles la ley; hágase en los bueyes de mi compadre la justicia, es un refrán que ahora se aplica muy bien.


Sobre esta noticia

Autor:
Roberto Díaz Ramírez (122 noticias)
Visitas:
5156
Tipo:
Opinión
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.