Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cronicasrevista escriba una noticia?

Discurso de aceptación de la condecoración al merito ciudadano 2014

14/07/2014 12:15 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

image

Gerardo Herrera Pérez

Discurso de Aceptación de la CONDECORACIÓN AL MERITO CIUDADANO 2014.

Vivimos un mundo complejo, vivimos la posmodernidad; el alcance de los adelantos tecnológicos al servicio de la humanidad han cobrado con creces a la naturaleza y a la sociedad un costo muy alto: "la devastación de los recursos naturales, del agua, del suelo, el subsuelo, del aire, y de todo lo que hoy es progreso también tiene su lectura en un retroceso, dejamos de ver a la tierra como nuestra madre para verla como nuestra proveedora, y hemos abusado de ella, la hemos depredado, la hemos violado una y otra vez sin piedad y misericordia, todo por el desarrollo, todo a nombre del adelanto de la sociedad, del hombre, impulsando el etnocentrismo".

Hoy en nuestro país, tenemos a un hombre muy rico que no distribuye la riqueza, y a muchos pobres, a millones de pobres; mientras unos utilizan exagerados sistemas de seguridad y protección para cuidar de su vida y de sus intereses, la mayoría de la población caminamos solo con la bendición de dios, caminamos pensando en regresar con nuestros hijos, a nuestras casas, a vivir en el día a día, a resolver los problemas cotidianos con los pocos recursos que ganamos (aunque cientos no cuentan con un trabajo bien pagado, incluso, muchos no tienen trabajo).

La diferencia de trato social, la discriminación, la violencia, los feminicidios, los crimenes de odio por género, no han dejado de estar en los medios de comunicación y parece ser que no nos asombra nada; ni damnificados, muertos, heridos, robos, secuestros levantones, ni tampoco hambrunas; me pregunto, nos estamos acostumbrando?, o será que ya estábamos acostumbrados a la falta de atender la seguridad pública y la procuración de justicia desde el poder y a observar un verdadero desarrollo social o una impecable política de desarrollo social que por años no hemos logrado tener con un marco respeto de derechos humanos y no solo de asistencialismo.

Sin lugar a dudas, las asimetrías que hoy se guardan entre grupos adelantados y grupos vulnerados es más profunda que nunca; la falta de una correcta distribución de la riqueza, la diferencia de trato social, pero además, los graves problemas económicos de los amplios sectores poblaciones, nos demuestran que Marx Weber no estaba equivocado cuando diseño su teoría del cierre social.

Hoy, no ser o parecer igual al modelo homogenizante que se promueve desde hace cinco siglos por el occidente, el hombre blanco, católico, heterosexual, no indígena y sin discapacidad, nos ha hecho excluir y violentar los derechos humanos de grandes sectores de la población, se excluye por el origen étnico o nacional, el género, la edad, las discapacidades, la condición social, de salud, la religión, las opiniones, las preferencias sexuales, el estado civil, y hoy también, por un debate innecesario monotemático "la familia nuclear", un modelo sustentado en la norma sexual, que plantea el amor y la reproducción social, pero que a la vez se sustenta en el machismo y la misoginia, el sexismo y el androcentrismo y que está siendo promovida e impulsada por el poder conservador desde el poder legislativo federal, haciendo nugatoria la diversidad de familias.

Hoy el hombre y su posición androcéntrica continua planteando que hacer con el cuerpo de la mujer, es el hombre quien toma la decisión acerca de prohibir el aborto a la mujer, es el hombre, el mismo que violo, o que violento un cuerpo el que se erige para decir que hacer o dejar de hacer, poniendo en duda todo el marco normativo internacional suscrito por México y ratificado por el Senado de la República, sobre la decisión que tienen las mujeres de decidir sobre su cuerpo.

Nos damos cuenta que pese a los adelantos legislativos, hoy tenemos leyes para todos los grupos vulnerados, menos para los homosexuales, cada marco jurídico ha mandatado la creación e instalación de una estructura operativa que impulse la política pública, de mujeres, de jóvenes, de adultos mayores, de indígenas, de migrantes en el caso de Michoacán, pero ninguna estructura para atender las problemáticas de la llamada diversidad sexual, siempre se plantea como asimilable a otros rubros estructurales.

Sin embargo, todo este trabajo legislativo no ha tenido el impacto deseable, y es que desde el poder ejecutivo no se ha logrado que el diseño de las políticas públicas logre transformar las prácticas sociales, no ha logrado despojar y desenraizar las ideologías machistas, misóginas, clasistas, sexistas, racistas, xenofóbicas, neocolonialistas, androsentristas, misandricas que tanto daño han causado a la sociedad civil, y que lesionan y que hacen más trágico el reconocimiento de la sociedad para con el estado y su gobierno, que hacen más asimétrico la distancia del hartazgo, de la falta de credibilidad, de sentir la presencia de liderazgos y de sentir la protección del Estado que cumple con su papel de promotor y defensor de los derechos humanos de la población.

Por años he luchado en contra de los mecanismos de opresión que se aplican a transgresores de lo homogenizante, por años he venido coadyuvando en la construcción de las sinergias para la gobernanza, por años he impulsado los valores de la democracia, la igualdad, la libertad y el respeto a la dignidad humana.

Hoy, frente a la complejidad, continuamos trabajando: el gobierno en sus tareas administrativas y públicas y la sociedad civil organizada en sus funciones sociales, no obstante pareciera ser que ambas visiones no cruzan sobre un mismo eje, pese a que el discurso se sustenta en el respeto a los derechos humanos, el respeto a la igualdad, el respeto a la equidad de género, el respeto al debate de las ideas, el respeto a la multiculturalidad, el respeto a las diferencias, el respeto a la diversidad, a la transparencia y rendición de cuentas, a vivir una democracia sexual, con igualdad, con libertad y con respeto a la dignidad humana.

Qué propongo para transformar estas realidades, para hacer espacios sin discriminación, sin violencia, sin estigmas, prejuicios y estereotipos:

1.- necesitamos impulsar acciones por la igualdad, por el respeto a las diferencias y por la tolerancia, sensibilizar a las poblaciones, a los servidores públicos, a las familias, a los funcionarios;

2.- necesitamos impulsar una agenda antidiscriminatoria que realmente toque el poder y permita una mejor distribución de la riqueza, y no solo dadivas o una agenda de buena fe;

3.- necesitamos impulsar un modelo de educación científica integral, y laica, que promueva los valores de la democracia (igualdad, libertad y respeto a la dignidad humana) y las virtudes del ser humanos, sí, la fe, la esperanza, la caridad, la templanza, la fuerza, la justicia y la mesura.

Cómo hacerlo, cómo provocarlo, cómo instrumentarlo, cómo hacer que la población vuelva a creer en la autoridad, en el político, en el servidor público, cómo hacer para que crea en el gobierno, un gobierno desacreditado por la impunidad y por la corrupción, SIMPLE, con el ejemplo, con la humildad, promoviendo los valores y las virtudes, promoviendo con la atención y el respeto a la población, haciendo más equitativa la distribución de la riqueza, generando empleos, impulsando un Planes y Programas de alto impacto social.

Son muchos los actores políticos y sociales que me han acompañado y a quienes he acompañado en estas tareas desde la sociedad civil; con agrado recuerdo siempre la apertura del exrector de la UMSNH, el Doctor Jara, con quien inicié el proyecto de la Gira por la Paz en la Universidad; la apertura de diversas facultades, de Derecho, de Psicología, de Medicina, de Ingeniería, de Salud Pública.

Pero también con los órganos autónomos, el Itaimich, con el Nuevo Sistema de Justicia Penal con quien ya capacitamos a cerca de seis mil personas, con la Comisión Nacional de Derechos Humanos, con el Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (con quienes en el 2012, nos permitieron que presentáramos de manera conjunta la Guía de Acción Pública contra la Homofobia, que fue apoyada desde Michoacán por Grupo de Facto y que a nombre de la sociedad civil, nos permitieron dirigir un mensaje para la inclusión y no discriminación desde el Alcázar del Castillo de Chapultepec, siendo el único michoacano desde la sociedad civil organizada en el marco de la cultura de la igualdad en haber pisado esa tribuna).

Con los Poderes Legislativo y Ejecutivo, con la Secretaria de Política Social, de la Mujer, de los Jóvenes, con el Inmujer, a la Junta de Asistencia Privada, la Secretaria de Salud, en fin.

Pero lo he hecho con la emoción y pasión con que un sujeto puede abrazar a la población, a través de los ayuntamientos de Churintzio, Pátzcuaro, Ario de Rosales, La Piedad; gracias Juan Luis Contreras, Salma Karrum, Irma Moreno, Tatiana Ayala, por permitirme ser parte de este trabajo social y llegar a las poblaciones marginadas y vulneradas de los municipios que gobiernan.

Gracias Juan Luis, alcalde de Churintzio, por compartir la visión de integrar un Consejo Municipal de la Cultura de la Igualdad y no Discriminación, que se adelantó a las reformas legales en Michoacán y que es el primero de este tipo en México, con una clara agenda antidiscriminatoria, recuerdo, que fue el Lic. Víctor Silva, delegado de SEDESOL, quien nos tomó protesta.

Gracias también a las organizaciones de la sociedad civil con las que he trabajado de la mano, con las que atienden a la discapacidad, a la diversidad sexual, a los adultos mayores, a las mujeres violentadas, a los jóvenes, a las cuestiones de salud, el maltrato animal; gracias Prueba para la Vida, gracias Anita, gracias Cilia, Irma Nora Valencia, Gloria, Saúl, Liz, José y Manolo, Eréndira, Luisa, Melchor, Teresa Da Cunha Lopes, Orestes, Rosy de la Torre, Rosy, Elvia Higuera, Viridiana, Margarita G., Elia, Edgar, Sergio Omar, Mar, Marco T., Thalía C.; también a Hugo, Raúl, Javier M, Pamela, Estrella, Sandra, Lola, Queta, Juan Jacobo, Ticha; Carmela (qepd), Lalo C. (qepd), Alfredo (qepd), Alejandro (qepd), a ellos, los llevo ya en mi corazón.

Gracias también a los medios de comunicación, a la prensa escrita y electrónica, a Cambio de Michoacán, al Sistema Michoacano de Radio y Televisión, a Canal 22, a Radio Nicolaita y sus noticieros.

Gracias a quien me asesora, me ayuda profesionalmente, gracias Doctor Gumesindo García Morelos, con usted hemos librado varias batallas, hemos hecho dupla, usted en lo jurídico yo en lo social, y hemos visto a familias felices, esa es la recompensa, más allá del reconocimiento social, una sonrisa, un apretón de manos, una mirada de respeto.

Gracias a mi familia, a los muchos hijos putativos que mi dios siempre bueno me ha dado y gracias a Cambio de Michoacán que abrió su puerta para que Grupo de Facto hiciera las narrativas de un devenir social y hoy este ahí plasmado en más de 250 editoriales el ideario político social: muchas gracias a todos y todas las que están aquí.

Termino diciendo, "un estado que discrimina y solo asimila no es democrático, en la democracia todos cabemos, sólo basta acomodamos".

Gracias Cambio de Michoacán. Gerardo A. Herrera Pérez.


Sobre esta noticia

Autor:
Cronicasrevista (4993 noticias)
Fuente:
grupocronicasrevista.org
Visitas:
317
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Creative Commons License
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.