Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Discuten futuro del edificio metabolista de Kisho Kurokawa

11/10/2011 04:02 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

A cuatro años de la muerte del arquitecto japonés Kisho Kurokawa, ocurrida el 12 de octubre de 2007, se ha asentuado el debate sobre el futuro de una de sus más importantes obras: el edificio metabolista Nakagin Capsule Tower. Fue en los años 70 que este arquitecto diseñó y creó esta edificación vanguardista, la primera en su tipo en el mundo, la cual influenció notablemente la arquitectura de los Capsule-hotels, frecuentes en Japón. Este año, el Museo de Arte Mori, en Roppongi Hills, montó su exposición “Metabolismo”, como parte de los eventos del Congreso Mundial de Arquitectos 2011, que integra en la muestra una reproducción fiel de una de las cápsulas de Nakagin. No obstante, la falta de mantenimiento y la obsolescencia del inmueble ha causado un ardiente debate entre quienes quieren preservar este icono del paisaje urbano de Tokio y entre los que quieren derribarlo para construir una nueva torre para sus ocupantes, reporta una revista en línea, especializada en arquitectura. Kisho Kurokawa nació el 8 de abril de 1934, en Nagoya, Aichi, Japón. Estudió en la Universidad de Kioto y obtuvo una licenciatura del departamento de Arquitectura en 1957. Continuó sus estudios en la Escuela de Arquitectura en la Universidad de Tokio, bajo la supervisión de Kenzo Tange, consiguiendo dos años después un master y en 1964 un doctorado. Pero, para 1960, junto a algunos colegas, cofundó el Movimiento Metabolista. Siendo éste un movimiento radical “avant-garde” japonés que perseguía la combinación y el reciclaje de los estilos de la arquitectura alrededor de una filosofía asiática. Esta tendencia fue muy exitosa, destacando cuando sus miembros recibieron la alabanza por el Takara Beautillion de la Expo Universal de Osaka de 1970. El grupo se rompió después de eso. Kisho Kurokawa tuvo una hija de su primer matrimonio, la cual siguió sus pasos en la arquitectura y trabajó en esta profesión inclinada hacia el paisaje. Su segundo matrimonio fue con la actriz Ayako Wakao, notable en los años 50 y 60. Para el 8 de abril de 1962, Kurokawa creó la compañía Kisho Kurokawa Architect & Associates, siendo así su presidente por vario tiempo. El consorcio tiene su oficina principal en Tokio y delegaciones en Osaka, Nagoya, Astaná, Kuala Lumpur y Pekín. La compañía está registrada por el gobierno japonés como Oficina de Arquitectos de Primera Clase. Pero, además de la práctica de su profesión, tienen escrita una gran cantidad de trabajos referidos a la filosofía y la arquitectura. Él escribió que hay dos tradiciones inherentes a cualquier cultura: la visible y la invisible. Su trabajo, solía asegurar, lleva la tradición invisible de Japón. Se dice que es difícil demandar que las tecnologías y el material modernos usados (en la corriente metabolista) hayan heredado la tradición japonesa, y que las formas tradicionales de arquitectura japonesa pueden ser reconocidas en tus torres modernas de acero. Sin embargo, la arquitectura de Kurokawa se desarrolla desde la tradición japonesa y uno puede detectar el detrás de la estética nipona en su trabajo. Este arquitecto se centró en guardar las tradiciones japonesas de los conceptos invisibles, especialmente materialidad, impermanencia, receptividad y detalle, cuatro puntos que fueron discutidos específica y arduamente por Kurokawa en su explicación para una nueva onda de la arquitectura japonesa. Esto porque Kisho Kurokawa, observó que con excepción de Kioto y de Kanazawa, la mayoría de las ciudades japonesas fueron destruidas durante la Segunda Guerra Mundial. Mostrando que las ciudades de Japón eran edificadas sobre todo de los elementos de madera y naturales que se convierten fácilmente en cenizas desapareciendo totalmente. Ello debido a la idea de la temporalidad de sus ciudades y edificios. Las construcciones eran lo más naturales posible para estar en armonía con el resto de la naturaleza, pero, la guerra y destrucción cambió de cierta manera la manera de asentarse en la tierra y permitió un concepto de vivienda temporal pero… manejable, flexible. Esta idea se refleja en el trabajo de Kurokawa durante el Movimiento Metabolista, ya que los edificios fueron hechos tan sólo para ser desprendibles, permutables y adaptables. El concepto de la impermanencia provino de su trabajo para hacer sistemas abiertos al tiempo y espacio. Kurokawa creyó que mientras la arquitectura y las ciudades occidentales se han organizado con una jerarquía de la infraestructura a las piezas y al detalle, su onda nueva de la arquitectura japonesa contemporánea se centró en la autonomía de las piezas. Así que el metabolismo se basa en la noción de la vida y de cada aspecto intrincado y pequeño de ella. Es una tentativa de usar tecnología muy moderna para adaptarse a una sociedad siempre cambiante. Su trabajo puede, por una parte, nunca parecer “japonés”, pero por otra, después de un análisis cuidadoso, uno se da cuenta de que la tradición japonesa fundamental está expresada en sus obras. Este profesional de la arquitectura dejó este mundo a los 73 años de edad el 12 de octubre de 2007.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
137
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.