Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Disertan cronistas en torno a sus experiencias profesionales

06/03/2012 06:39 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Dentro del periodismo, la crónica es un género muy complicado de limitar, aseguró la mexicana Laura Emilia Pacheco al presidir la mesa “Cronistas”, esta tarde en el Palacio de Bellas Artes, dentro del II congreso internacional “La experiencia intelectual de las mujeres en el siglo XXI”. Pacheco, titular de la Dirección General de Publicaciones (DGP) del Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (Conaculta), charló con las periodistas, escritoras y cronistas Cecilia García Huidobro (Chile), Gabriela Wiener (Perú) y Faride Zerán (Chile), quienes narraron sus experiencias personales y profesionales. Sobre la crónica, el Nobel de Literatura Gabriel García Márquez sostiene que es “un cuento que es verdad”. Y a partir de esa premisa, las invitadas al encuentro, que se desarrolla a lo largo de la presente semana, expusieron sus puntos de vista, ocupaciones y preocupaciones en torno a la crónica y su devenir social. Cecilia García refirió que “tenemos muchos cronistas que son considerados como tales, como José Donoso” y, por otro lado, dijo que el cronista es un cierto tipo de voyeurista que debe tener una capacidad de asombro sin duda. “La construcción de identidad es algo en lo cual la crónica tiene un aporte amplísimo”, abundó. La cronista chilena explicó que más que como un ornitorrinco, como dice Juan Villoro, “la crónica podría verse como un “guanaco”, animal americano que suele escupir”. Sin embargo, reconoció, la crónica tiene amenazas muy claras, como la desaparición de espacios donde se pueda publicar ampliamente. Antes de recibir el diploma y la escultura que los organizadores del Congreso internacional dan a todas las participantes, subrayó que hoy, la crónica tiene que contar con estándares como el rigor de la información y que en un mundo globalizado la crónica tiene un rol significativo, porque va a la peculiaridad. Por su parte, Gabriela compartió que el tipo de periodismo que ha hecho a lo largo de su carrera es el de inmersión, del tipo de nueva crónica que se vive ahora. “La literatura personal me atrae y dentro de ella, la crónica. El cronista trabaja con su cuerpo, es una experiencia física cada una de mis crónicas”. Por su parte, Faride sentenció que la crónica es un género híbrido. “Todo entra en ella porque evidencia elementos estéticos que le dan una vuelta de tuerca al periodismo. A pregunta de Pacheco, ella respondió: “¿Qué más que subversión que la crónica, si es un hecho verdadero, real, escrito con un lenguaje literario?. Luego, a la interrogante ¿De quién es la tradición de grandes cronistas?, contestó que “es un género al que las mujeres tenemos que llegar con más fuerza y reconquistar. El desafío de los cronistas es llevar las cosas cotidianas al lector, capturarlo al develar aquello que otros intentan tapar aunque sean evidentes y puntuales”. Para ella, son los temas cotidianos que la gente quiere y debe conocer. “La forma como se transmite es tema clave en el periodismo de hoy en día; en la crónica, no es tanto el qué sino el cómo”, dijo, para luego lamentar la desaparición de los espacios culturales, en prensa y televisión, “un tema que debe ocupar a nuestras sociedades”. En ese contexto y antes de dar por concluida su participación en el encuentro, pidió a los presentes “usar las redes sociales para publicar crónicas y darle densidad a los nuevos formatos, porque indudablemente, la crónica es un género que captura, ya que es un género autor”.

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
131
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Organizaciones

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.