Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Disertan especialistas sobre ciudades de Mesoamérica

17/01/2011 07:12 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Las ciudades en Mesoamérica, Historia de los Códices Mexicanos, (Códice Tudela), El origen mítico de las ciudades, Monte Albán y Teotihuacan. La ciudad con una cosmovisión mesoamericana, son algunos de los artículos que publica la revista especializada "Arqueología mexicana" en su más reciente número. En “Las ciudades en Mesoamérica”, el prominente arqueólogo mexicano Eduardo Matos Moctezuma, escribió que coinciden diversos investigadores dedicados al estudio de las ciudades antiguas en que el surgimiento de éstas marcan el comienzo de la civilización en diferentes latitudes. Añade que en efecto, hasta el momento se han aceptado seis áreas en el mundo en las que se presentó el fenómeno de la ciudad con la complejidad que esto implica. Fueron ellas: Egipto, Mesopotamia, China y el valle del Indo (Pakistán) en lo que a África y Oriente se refiere, y en el continente americano, los Andes y Mesoamérica. Precisa que en estas sociedades originarias -así llamadas porque alcanzaron la civilización como parte de un proceso de desarrollo propio, sin influencia externa- vemos ya una serie de características que las identifican, si bien en cada una son peculiares. El doctor en Estudios Mesoamericanos, Manuel A. Hermann Lejarazu, comenta en “Historias de los Códices Mexicanos” (Códice Tudela), que desde que fue dado a conocer el mundo científico en 1947, el Códice Tudela o Códice del Museo de América, ha aportado numerosa transformación sobre el calendario, religión y costumbres de los antiguos mexicanos. Precisa que si bien, en un principio, se consideraba una copia de un manuscrito hoy perdido, actuales investigaciones han postulado que en realidad el Códice Tudela dio origen a diversos documentos y pictografías que hoy conforman al grupo denominado Magliabechiano. Comenta que es muy poco lo que se conoce sobre la historia del códice antes de su adquisición por el Ministerio de Educación del Gobierno de España en 1948. La información que se manejaba en aquel entonces estaba relacionada con una mujer de nombre Pilar Bermúdez de Castro y Feijoo, quien había mostrado el códice a José Tudela de la Orden, subdirector en ese momento del Museo de América de Madrid. Según datos de Pilar Bermúdez, el códice había sido llevado a España por Pedro de Castro Salazar, virrey de Nueva España entre 1740 y 1741. En “El origen mítico de las ciudades”, Diana Magaloni Kerpel, directora del Museo Nacional de Antropología, comenta que las antiguas ciudades mesoamericanas son un reflejo sintético y simbólico de principios ordenadores, del pensamiento indígena desde tiempo inmemorial: Los dioses construyeron el mundo en un orden que debe ser seguido e imitado por los seres humanos. Añade que de entre la gran variedad de historias de la creación en las distintas tradiciones indígenas son dos mitos principalmente los que resultan pertinentes para comprender y leer simbólicamente las ciudades prehispánicas. La creación de la tierra como un ser vivo al principio del tiempo y, la erección del árbol cósmico, que separa los cielos de la tierra y permite que el Sol -y su recorrido por la superficie espacial- den inicio al tiempo. El Popol Vuh, libro sagrado del pueblo maya-quiché, describe que en el tiempo anterior a la creación existía solamente un "mar solitario, contenido debajo de todo el cielo quieto", precisa. Subraya que las dos regiones, celeste y acuática, estaban habitadas por fuerzas creadoras opuestas. Quetzalcóatl y Tezcatlipoca se transformaron a sí mismo en dos grandes serpientes que asieron al monstruo por las extremidades y lo estiraron hasta desgarrarlo por la mitad, opina. Añade que una parte sirvió para formar el firmamento, aún sin luz de día; la otra, para hacer la tierra. Luego, los dioses hicieron con las partes del cuerpo de ese fantástico animal-montaña, deidad de la tierra, todas las cosas de la vida. La arqueóloga Nelly M. Robles García expresa en “Monte Albán”, que entre las manifestaciones urbanas del México antiguo destaca la ciudad zapoteca de Monte Albán. Agrega que no sólo es la fundación más antigua (500 a. C), sino que trascendió por al menos 13 siglos . Para ella, fue la urbe más longeva del territorio mesoamericano, donde se concentró el poder de un Estado expansivo en oda su expresión. Los estudios arqueológicos, iniciados en la década de 1930 por Alfonso Caso y los proyectos subsecuentes que han involucrado a renombrados arqueólogos, nos muestran que la ciudad de Monte Albán fue el producto de dos condiciones fundamentales. Por un lado, una verdadera planeación urbana y una organización social en la que fundamentalmente la clase de mayor jerarquía tomó el control y convocó, a través del discurso religioso, a grandes masas de personas que aportaron el trabajo, los materiales, la fuerza y energía necesarias para llevar a cabo las construcciones. Finalmente, Saburo Sugiyama, antropólogo, y Alejandro Sarabia, arqueólogo, en “Teotihuacan. La ciudad con una cosmovisión mesoamericana”, señalan que recientes descubrimientos proporcionaron nuevos datos cruciales con perspectivas novedosas de la Ciudad de los Dioses. Las excavaciones de túneles hacia el corazón de las pirámides mostraron que los teotihuacanos estuvieron obsesionados con rituales de sacrificio para proclamar su poder político y militar sagrado. Teotihuacan fue una antigua ciudad situada en la parte noreste de la cuenca de México, una región lacustre con abundantes recursos naturales. Fue la primera metrópoli en Mesoamérica que tuvo capacidad para albergar a más de 100 mil habitantes, y cuya zona residencial se extendía más de 20 kilómetros cuadrados. Teotihuacan fue al parecer una ciudad que se fundó desde una época muy temprana como centro religioso, donde las poblaciones que ahí se concentraban eran atraídas por su empatía con la ideología manifestada mediante las construcciones monumentales y la planificación urbana simbólica. Los gobernantes, como máxima autoridad, proclamaron su poder divino por medio de los rituales celebrados en ese monumento.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
178
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.