Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Disfruta Carlos Fuentes cercano encuentro con sus lectores mexicanos

23/03/2011 13:53 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El escritor mexicano Carlos Fuentes tuvo esta noche un gozoso encuentro con sus lectores de la Ciudad de México, al ofrecer una sesión en la que dedicó autógrafos, posó para la foto del recuerdo y firmó libros de su autoría que desde hoy, valen el doble para sus dueños. Las croniquillas indicaron que desde las 10 de la mañana ya había algunas personas aguardando la llegada del reconocido literato y diplomático, quien en punto de las 19:00 horas apareció para dar gusto a la legión de seguidores quienes, con uno, dos, tres y hasta 10 libros bajo el brazo, lo recibieron felices. “La región más transparente”, “La muerte de Artemio Cruz”, “Gringo viejo” y “Aura” fueron los títulos recurrentes sobre los que Fuentes estampó su firma y, en ocasiones, escribía algunas palabras adicionales; no fueron pocos los lectores que ahí mismo compraron el libro de su gusto, La librería localizada en Miguel Angel de Quevedo, en el sur de la capital del país, fue el punto de reunión entre el escritor y quienes han seguido su obra, la cual ha sido traducida a más de una docena de idiomas, en naciones de los cinco continentes del planeta. Al inicio de la sesión, más de 300 personas integraban la fila. “¿Se quedará hasta que el último de sus lectores salga de aquí, maestro?”. “¡Por supuesto, no puedo dejar a nadie! Sobre todo, porque este es un encuentro afortunado para mí, es convivir y estar muy cerca de quienes me hacen el gran favor”. Carlos Fuentes se mostró contento, tranquilo, sereno, afable y sonriente. Con un atuendo informal, jeans y suéter, recibió a grupos de 50 personas cada uno en el espacio que la librería dispuso para tal efecto. Las mujeres, sonrientes, algunas hasta coquetas con el escritor; los hombres, serios y ceremoniosos. Ellas le decían “Don Carlos” y ellos se dirigían a él como “señor”. En tanto, Carlos Fuentes sonreía sin distingos, a todos y todas por igual. A todos quería complacer, agradecer el favor de su preferencia y el mantenerlo vigente a sus más de 70 años de edad y medio siglo inmerso en el mundo de las letras. Así lo manifestó una y otra vez: “Gracias… gracias, de veras muchas gracias”, decía a cada uno de quienes le pidieron el autógrafo, la foto o la firma. No fueron pocos los lectores que lo miraban hacia arriba, como quien mira al ídolo, al ser admirado por las horas de felicidad producidas por sus obras. De entre la multitud surgió de pronto la imagen de alguien a quien Carlos Fuentes reconoció de inmediato. “Hola Vicente. ¿Qué haces tú aquí?, preguntó el escritor a Vicente Rojo, hoy por hoy el diseñador gráfico y pintor más importante de México, quien se sumó a la lista de seguidores del personaje. “Encontré la primera edición de uno de tus libros y quise venir a que me lo dedicaras”, dijo Rojo, a lo que Fuentes terció: “Pero si tú puedes ir a la casa cuando quieras, somos amigos, hombre…”, y se lo firmó. El encuentro de esos dos personajes fue un plus para quienes estaban frente a la inusual escena. “¿Cuál de sus libros recomendaría a los jóvenes que apenas se acercan a sus obras?”, se le preguntó en un instante entre firma y firma, a lo que pronto y jocoso respondió: “Todos, porque todos son como mis hijos, unos grandes, otros chicos, otros derechos y otros torcidos, pero todos, todos, son míos”.

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
99
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.