Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Disfrutan capitalinos de objetos de la época de Moctezuma

08/04/2012 07:00 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Una ambientación acústica y aromática, acompañada de rezos en náhuatl, dan vida a la exposición “Humo aromático para los dioses” que con gran éxito se presenta en el Museo del Templo Mayor en el Centro Histórico de esta ciudad. Durante un recorrido se constató que la muestra, que reúne un total de 72 piezas arqueológicas, entre punzones, figurillas de copal, guajes y sahumadores de más de 500 años de antigüedad que fueron usados por los mexicas para consagrar lugares sagrados, imágenes divinas y participantes de ceremonias, tiene buena respuesta entre los visitantes. La exhibición, con la que inician las actividades conmemorativas por el 25 aniversario de la creación de este recinto, atrapa las miradas de jóvenes y adultos, principalmente. En el vestíbulo principal, personas quedan asombradas al apreciar, 36 sahumadores, cerca de 40 herramientas para manufactura de sahumadores e instrumentos usados por los restauradores para su reconstrucción. Al igual que 50 imágenes de códices y fotografías que ejemplifican el uso de dichos contenedores de copal por parte de deidades y sacerdotes tenochcas. Un modelo a escala natural de un sacerdote mexica vestido con el típico chaleco ritual o xicolli (en náhuatl), braguero o máxtlatl, y sandalias o cactli, portando un sahumador y acompañado de guajes para tabaco, navajillas de obsidiana y una bolsa con copal, da la bienvenida al visitante. Enseguida se aprecian diversos objetos encontrados, así como sahumadores de diferentes estilos y tamaños, algunos de ellos con restos de copal quemado, algo sorprendente. Para Juan Pablo Carrasco, del Distrito Federal, la muestra representa un gran descubrimiento arqueológico, además, reconoció el trabajo de restauración del equipo de investigadores y restauradores del Instituto Nacional de Antropología e Historia. “La exposición está muy bien, lo que más me asombra es que este tipo de objetos fuera utilizado por los mexicas para rituales y ceremonias; algo sorprendente que tras varios años se conserven bien”, expresó. De acuerdo con información del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), los sahumadores de cerámica, llamados en náhuatl tlemaitl, que significa “mano de fuego”, fueron recuperados a lo largo de más de un siglo de investigación en torno a la antigua Tenochtitlan. En ese rubro se exhibe una de estas piezas prehispánicas descubierta en 1900 en lo que hoy es la calle de Guatemala, por el arqueólogo Leopoldo Batres (1852-1926). Cinco más hallados en los años 80, en la Zona Arqueológica de Tlatelolco, por el arqueólogo Salvador Guilliem, y 31 encontrados en 2009 en el predio de Mayorazgo de Nava Chávez, en la Ofrenda 130, asociada al monolito de la diosa Tlaltecuhtli. Mientras que en el exterior del museo un grupo de danzantes con penachos realiza sus purificaciones y limpias con copal, al compás de danzas prehispánicas con las que invocan a los ‘Dioses’, en el interior del recinto, una ambientación sonora sobre rezos en náhuatl revive los rituales que realizaban los aztecas. Isabel Díaz, de la ciudad de Los Ángeles, California, calificó la exposición de “maravillosa” y pugnó porque este tipo de exhibiciones sean llevadas al extranjero, a fin de apreciar la cultura mexicana. “Soy mexicana y la verdad me enorgullece ver como mi cultura florece; como es que cada vez se dan este tipo de hallazgos, es impresionante”, consideró. Entre las piezas que se presentan, destaca la reconstitución de la ofrenda 130, en la que se aprecian 21 de los 31 sahumadores recuperados; las piezas se exhiben restauradas y colocadas exactamente en la posición relativa en la que fueron encontradas por los arqueólogos. Del mismo modo, destacan los remates de sahumadores descubiertos en Tlatelolco y que representan tres tipos de serpientes: las de fuego, las de tierra y las de agua. En el recorrido, jóvenes acompañados de sus parejas, son los más atraídos por estos objetos de la época de Moctezuma, pues con celular o cámara fotográfica, se llevan a casa el recuerdo de cada una de estas piezas, en su mayoría elaboradas en barro. Mientras que los adultos hacen lo propio al leer minuciosamente, la información respecto a los procesos de restauración a los cuales fueron sometidas cada una de las piezas. Los sahumadores exhibidos, además de ser instrumentos funcionales propios de la vida ritual mexica, son objetos simbólicos cuya decoración hace referencia al universo conceptual de este pueblo. La mayoría de los motivos representados en sus cazoletas, mangos y remates, aluden al fuego y a su poder de transformación, dice uno de los textos que se presentan en esta muestra que estará abierta al público hasta agosto próximo. Se complementa con un ciclo de conferencias que comenzarán el sábado 12 de mayo, con “Los portadores del fuego: descubrimiento y análisis de una ofrenda de sahumadores del Templo Mayor”.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
101
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.