Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Guadalupe Lizárraga escriba una noticia?

Distracción, la jugada del PAN en Baja California

08/07/2009 17:16 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Ni partidos de oposición ni organizaciones civiles cuestionaron al PAN de Baja California por presentar las campañas del Gobierno Federal como propias, ni por postular a un candidato con una demanda por hostigamiento sexual

Las campañas de los candidatos del PAN a diputados federales por Baja California fueron una jugada de distracción, más que de información. Su propósito, evitar los golpeteos con otros partidos, como si se tuvieran ciertos acuerdos en no repetir las suspicacias y consecuencias del 2006, y extender sus lánguidas redes de poder para favorecerse con el voto de sus compadres, hermanos, amigos, primos y yernos.

Los partidos, en general, intentaron distraer la atención de los ciudadanos con lemas de campañas inocuas, absurdas y hasta ridículas, para que no se reparara en quiénes son realmente los candidatos, cuáles son sus méritos y trayectorias políticas, por qué su partido los designó candidatos, y qué es lo que pudieran representar dentro y fuera para los ciudadanos de a pie. Más todavía, se nos conmina a pasar de largo el por qué debemos tolerar que nuestros impuestos mantengan tan jugosos salarios de quienes ni siquiera entienden para qué van a estar ahí.

Las campañas locales consistieron en un bombardeo televisivo con personajes variopintos mostrando siglas de colores y recitando lemas de escuela primaria. Una falta total de talento político para diseñar estrategias de comunicación política de alta conciencia social, también una ofensa a la inteligencia ciudadana que sin opción se transforma en apatía por coraje, por impotencia, por desánimo, o porque “no nos dejan de otra”.

Organizaciones civiles y partidos de oposición guardan silencio

El Partido de Acción Nacional de Baja California ha adoptado el viejo estilo priista y nadie cuestiona organizada y públicamente. Los candidatos se supeditaron a la campaña de los “nacionales”, jactándose del poder que se amasa cuando se es el partido del gobierno mexicano. La estrategia de los candidatos del PAN local fue atraer la atención de los bajacalifornianos al ámbito nacional, a las campañas del gobierno federal: obra pública, vacunas, seguridad, seguro popular, créditos para PYMES, entre otras, olvidándose de los problemas públicos locales, que seguramente ignoran los propios candidatos.

Pero, además, ello resultó de manera exitosa para candidatos que no tienen un récord limpio en materia ética, como Javier Orduño, quien fue candidato por el segundo distrito de la ciudad de Mexicali, señalado por tener una demanda de hostigamiento sexual a la que se respondió sólo como argumento contundente el que “no había procedido”. No hubo partido que, apelando a un mínimo de ética pública, exigiera una explicación pública al partido que postula un candidato con antecedentes de esa calaña, no hubo organizaciones ciudadanas de apoyo a víctimas de violencia que abiertamente señalaran el caso, no hubo grupo de universitarios que investigaran sobre el asunto ni siquiera que se interesaran en él, no hubo nada que lo cuestionara. El PAN y su candidato acusado de acosador apostaron a la memoria corta y frágil del elector, así como al miedo de las organizaciones civiles a perder los escasos recursos económicos que les suelta el propio gobierno para “hacer su trabajo”. El PAN local no hizo más campaña que la del gobierno federal, como en los viejos tiempos del PRI. Lo que llama la atención es que conociendo las “mañas y artimañas”, los partidos de oposición no protesten en absoluto (ya no digamos que contra-argumenten) por irregularidades, por los antecedentes de los candidatos, por la falta de propuestas mínimamente racionales al bienestar público ciudadano. Estas elecciones revelaron una gran falta de compromiso ético y político de los partidos y las organizaciones civiles para dejar pasar y dejar hacer al PAN-gobierno, a cambio, suponemos de regalías, seudo estabilidad y empleo burocrático: y a eso le seguimos llamando democracia, como si fuese normal. Mientras, la responsabilidad se la atribuyen a los ciudadanos no organizados por su falta de voluntad política para ir a votar. Si con estas organizaciones civiles y políticas nuestra democracia no crece, ¿por qué se piensa que los ciudadanos de a pie haríamos la diferencia?

De las elecciones, en Baja California no se dieron sorpresas. Tampoco se esperaban. La sorpresa es que el mapa electoral se haya modificado en todo el país, menos en nuestra entidad. Lo dramático es que todavía confundamos los conceptos básicos a estas alturas, después de tan atropellado pasado político: Le llamamos Acción responsable postular a un candidato que se presume con antecedentes penales por acoso sexual, y democracia a extraños procesos políticos que mantienen a un solo partido en el poder durante 20 años sin hacer mella el cúmulo de votos en contra en cada elección.

En Baja California, nadie cuestiona resultados en favor total del PAN ni que haya postulado a candidato con demanda por acoso sexual

* Guadalupe Lizárraga es periodista y profesora universitaria.


Sobre esta noticia

Autor:
Guadalupe Lizárraga (28 noticias)
Visitas:
837
Tipo:
Opinión
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.