Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Salud Y Medicinas escriba una noticia?

Dolor ocasionado por cáncer: lucha sin tregua

08/11/2012 11:04 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Dolor ocasionado por cáncer: lucha sin tregua Karina Galarza Vásquez

Años atrás era síntoma inevitable; hoy, el manejo del dolor persistente ocasionado por tumores malignos es opción que, basada principalmente en el uso de medicamentos, permite al paciente contar con mejor calidad de vida para enfrentar su enfermedad.

Quienes padecen cáncer pueden sentir dolor por diferentes causas, siendo la principal la enfermedad en sí misma. Dicho síntoma aparece por la presión que genera el tumor sobre nervios, órganos y huesos, así como cuando el padecimiento se propaga en el organismo (metástasis). Del mismo modo, puede estar asociado al tratamiento que sigue el paciente, como radioterapia y quimioterapia (respectivamente, uso de radiación y fármacos para destruir células malignas).

"El dolor por cáncer puede definirse, dependiendo de su relación temporal, en agudo, crónico o incidental, o según su mecanismo fisiológico, en somático, visceral o neuropático", refiere la Dra. Alicia Kassian Rank, quien se desempeña como jefa de la Clínica del Dolor del Hospital General de México, ubicado en la capital del país.

A detalle, la entrevistada explica las características de los diferentes tipos de dolor:

  • Agudo. Se presenta de manera repentina, es fuerte y dura relativamente poco tiempo.
  • Crónico. Puede variar de leve a fuerte y está presente, en algún grado, durante periodos prolongados.
  • Incidental. Aparece al hacer cierto movimiento y está asociado a la presencia de metástasis óseas, es decir, cuando el cáncer se ha extendido a los huesos.
  • Somático. Se manifiesta en tejidos como piel, músculo o hueso y, por lo general, se presenta en área específica. Se describe como punzante, continuo, que pulsa o presiona, y su causa más común es la metástasis.
  • Visceral. Resulta de la infiltración, compresión o distensión de vísceras torácicas o abdominales. El afectado lo percibe como retortijón, calambre fijo y continuo; también se asocia con propagación del cáncer a otras zonas.
  • Neuropático. Ocurre por daño al sistema nervioso central o periférico a causa de crecimiento del tumor, o bien, por el tratamiento aplicado. Los pacientes refieren que es similar a sufrir quemaduras.

Formas de control

En cuanto al tratamiento de dicho síntoma, la entrevistada indica que se requiere equipo multidisciplinario, el cual es dirigido por el oncólogo (especialista en el tratamiento de tumoraciones), quien es asesorado y ayudado por varios médicos. "Para realizar el control correcto del dolor por cáncer es necesario efectuar evaluación completa del mismo, pues es de vital importancia individualizar el manejo que se le proporcionará a cada paciente".

Así, el abordaje de la enfermedad no sólo se restringe al tratamiento del tumor cancerígeno (enfermedad primaria), sino que se combina con terapia analgésica, anestésica (ambas aminoran el dolor), neuroquirúrgica (relativa al sistema nervioso), psicológica, psiquiátrica y de rehabilitación física.

"Por lo general, los pacientes canalizados para controlar el dolor maligno padecen cáncer avanzado, y sus únicas opciones son el alivio de este malestar y cuidados paliativos, lo que les ayuda a vivir mejor. No obstante, cabe destacar que hay casos de personas que tienen cáncer en etapa inicial, pero experimentan dolencias muy severas", señala la Dra. Kassian Rank.

La Organización Mundial de la Salud (OMS), en un enfoque general, recomienda el uso de medicamentos y propone terapia escalonada (gradual) en la elección de fármacos, basándose en que los requerimientos de analgesia a lo largo de la evolución del padecimiento son paulatinamente mayores, y que el resultado es mejor cuando se emplea la droga adecuada en la dosis e intervalo correctos.

Así, el esquema terapéutico se planifica a modo de "escalera" conformada por analgésicos, y "pasamanos" constituido por otras medidas descritas más adelante, donde los fármacos contra el dolor son incrementados en potencia, partiendo desde productos simples hasta llegar a fuertes narcóticos (sustancias que provocan sueño o estupor y, en la mayoría de los casos, inhiben la transmisión de señales nerviosas):

  • Nivel 1. Por principio, se emplean antiinflamatorios no esteroideos (AINES), por ejemplo, ácido acetilsalicílico, con coadyuvantes.
  • Nivel 2. Se agrega narcótico débil.
  • Nivel 3. Se agrega narcótico potente.
  • Nivel 4. Se administran narcóticos por vía epidural (inyectados en la parte baja de la espalda).
  • Nivel 5. Técnicas neuroquirúrgicas.

Otros métodos

De acuerdo con la Dra. Alicia Kassian, en el tratamiento para aliviar el dolor oncológico hay otras medidas, las cuales incluyen:

  • Radioterapia o quimioterapia. Indicadas para disminuir la masa tumoral. Sus síntomas locales y, en algunos casos, conservar la funcionalidad e imagen corporal (tumores en rostro o cuello, mama, pulmón, ginecológicos, urológicos y colorrectales). Son especialmente útiles en el dolor óseo o por infiltración de tejidos blandos.

    "Es importante considerar que la radioterapia, inicialmente, puede aumentar el dolor, lo que hace necesario incrementar la dosis de analgésicos. Este método ejerce su acción máxima aproximadamente en tres semanas, y sólo es eficaz en cerca de 60% de casos", advierte la especialista.

  • Bloqueos. Se inyectan anestésicos locales en torno al nervio afectado, como si fuera la anestesia que administra el odontólogo antes de extraer alguna pieza dental. Su efecto dura alrededor de seis meses.
  • Neurocirugía. Consiste en cortar los nervios que transmiten dolor; en la actualidad, es raro que se utilice esta técnica.
  • Cirugía. Se usa para extraer parte o todo el tumor y lograr alivio en la presión sobre órganos y/o huesos.

Por último, la Dra. Kassian Rank recomienda "Es sumamente importante que el paciente tenga conocimiento del padecimiento y las condiciones en las que se encuentra. En ocasiones los familiares se oponen a ello, pero no sabemos si este individuo quiere hacer algo o cumplir ciertos proyectos al final de su vida". Además, de esta forma puede llevar mejor el tratamiento, tanto para cáncer como para mantener bajo control los dolorosos síntomas.

SyM

Última actualización: 11-2012


Sobre esta noticia

Autor:
Salud Y Medicinas (358 noticias)
Fuente:
saludymedicinas.com.mx
Visitas:
249
Licencia:
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.