Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Echó Barro Rojo una mirada a su pasado para divisar su futuro

22/08/2012 01:56 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

Con un programa que incluyó las composiciones “En tu ausencia… como luz en mi camino” y “Esto no es una coreografía”, la compañía de danza contemporánea Barro Rojo celebró anoche sus 30 años de vida. Para ello, echó una mirada a sus raíces y pasado, para divisar su futuro. El Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) cobijó, dentro de su “Ciclo de Danza en el Palacio”, de Bellas Artes, a la compañía nacida en 1982 y que a 30 años de distancia mantiene viva su creatividad, como lo demostró con su programa “Tres décadas y seguimos…”, que el público generoso le encomió. La función inició con “En tu ausencia… como luz en mi camino”, una suerte de homenaje a la figura materna que permanece a pesar de las mudanzas y las distancias, de los clamores y los reclamos. Es una coreografía de Laura Rocha, y Francisco Illescas, directora y coreógrafo de la compañía, respectivamente. Esa rica pieza escénica fue montada con la asesoría de Armando García y la coordinación general de Juan Manuel Cano, e interpretada por la mismísima Laura Rocha con música de Susana Harp con la Orquesta Infantil y Juvenil de la Sierra Mixe de Oaxaca, una banda sonora en la que destacó “La Llorona”. Ante un público integrado básicamente por la comunidad dancística radicada en esta ciudad, que apenas ocupó una parte de la gradería, siguió “Esto no es una coreografía”, pieza creada por Francisco Illescas, donde el autor asume el riesgo de experimentar con una pieza que no quiere ser “algo convencional”. Illescas desea, en cambio y en lugar de una coreografía convencional, ofrecer un documento que permita abrir una nueva etapa creativa en la historia de la compañía artística. Eso “porque el programa completo fue concebido como un cierre y renovación de ciclos”, explicó el coreógrafo en el programa de mano. “Esto no es una coreografía” pretende, al mismo tiempo, y de acuerdo con el autor, “un testimonio de 30 años de labor incansable. Una síntesis de lo que la compañía ha creado y expuesto en ese tiempo, observado desde la perspectiva de Illescas, y contextualizada en el México de las últimas tres décadas. No es una obra de ficción, como normalmente se acostumbra en la danza de concierto, el autor pretende lograr un documento escénico que tenga validez artística. Es decir, crear una obra que hable sobre lo que ha sido Barro Rojo, su posición ideológica, sus propuestas estéticas y también coreográficas. La coreografía es de Francisco Illescas pero colaboró Laura Rocha y ambos contaron con la coordinación general de Juan Manuel Cano para que fuera interpretada por Serafín Aponte, Julio Hernández, Francisco Illescas, Felipe Landa y José Ortiz, con textos de Mardonio Carballo y Carmen Aristegui. La noche concluyó con “Paisaje interior”, de Laura Rocha, una obra intimista que escudriña en emociones humanas profundas, donde la coreógrafa hace una visita a una obra del pasado, “Paisaje en blanco”, que data del 2003, y reelabora el discurso, producto de la contundente madurez creativa de la creadora. “Paisaje interior” es una pieza coordinada por Juan Manuel Cano interpretada anoche por Erika Canseco, Stephanie García, Julio Hernández, Felipe Landa, Lorena López Aguado, José Ortiz y Yaroslav Villafuerte. Una vez presentada esa coreografía, la compañía en pleno agradeció a los asistentes su simpatía.

Más sobre

Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
268
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Etiquetas
Lugares

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.