Globedia.com

×

Error de autenticación

Ha habido un problema a la hora de conectarse a la red social. Por favor intentalo de nuevo

Si el problema persiste, nos lo puedes decir AQUÍ

×
×
Recibir alertas

¿Quieres recibir una notificación por email cada vez que Cultura escriba una noticia?

Edita FCE correrías bohemias del poeta chileno Jorge Teillier

04/12/2011 07:08 0 Comentarios Lectura: ( palabras)

El Fondo de Cultura Económica (FCE) reeditó el libro “Confieso que he bebido”, una de las obras más singulares del poeta chileno Jorge Teillier, en la que relata sus recorridos por bares “metafísicos”. Caracterizado con más de alguna razón como “una mezcla de bohemio irredento y poeta maldito”, Teillier dejó para la posteridad relatos evocadores de la noche santiaguina, los cuales refleja con maestría en “Confieso que he bebido y otras crónicas del buen comer”. La cuidada edición de la filial chilena del FCE es un compendio de artículos escritos por el vate, que fueron publicados bajo la convocatoria del escritor Enrique Lafourcade en un suplemento gastronómico del diario El Mercurio. Esos artículos, además de permitirle recibir algún ingreso económico que como poeta escaseaba, representaron para Teillier un buen pretexto para adentrarse en la bohemia santiaguina y sus encantos. “Buscaban a través de experiencias propias y conversaciones con amigos establecer una relación entre las comidas y la idiosincrasia popular”, escribió el cronista Pedro Pablo Guerrero en el prólogo del libro. En total, el bohemio vate chileno publicó 19 crónicas y tradujo varios poemas para una pequeña sección llamada “La lira gastronómica”, del mismo suplemento, algunos de los cuales fueron incluidas en la edición del FCE. Guerrero explicó en su prólogo que “parte de sus ingresos por estos artículos terminaban en las cajas registradoras de los mismos locales sobre los cuales escribía”. Para el poeta Ramón Díaz Eterovic, que hace la presentación de los escritos gastronómicos de Teillier, “leer estas crónicas es una nueva oportunidad para sentarse a la mesa (con el poeta), beber una copa de vino, y dejar que la charla fluya”. Las crónicas “recrean los itinerarios de Jorge Teillier por los bares y restaurantes de Santiago”, o las tertulias del “mítico Bar Unión”, que a juicio de Díaz Eterovic es de los pocos lugares que han desafiado el paso del tiempo en la capital chilena. Precisamente, Teillier dejó testimonio de ese bar en sus notas periodísticas bajo el título de “La increíble Unión Chica”, que persiste en recibir a sus parroquianos, a un costado del que fuera el exclusivo y oligárquico Club de la Unión. “Confieso que he bebido” recoge además crónicas del poeta, fallecido en 1996, a los 60 años, sobre la comida de su sur natal, incluida la culinaria mapuche y la herencia francesa mantenida por los migrantes que llegaron a Chile en el Siglo XIX. En el texto también está el recuerdo de sabores de Lima, Panamá, Honduras, o la reproducción de las bebidas de los piratas o de las cortes europeas, siempre bajo la premisa del poeta de que “la noche es mejor amiga” y “es mejor morir de vino que de tedio”.


Sobre esta noticia

Autor:
Cultura (17131 noticias)
Visitas:
38
Tipo:
Reportaje
Licencia:
Copyright autor
¿Problemas con esta noticia?
×
Denunciar esta noticia por

Denunciar

Comentarios

Aún no hay comentarios en esta noticia.